fbpx

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Las polémicas y enfrentamientos con el vicefiscal Rod Rosenstein y con el Fiscal General Jeff Sessions son solo la punta del iceberg de un claro enfrentamiento entre el Presidente y su Departamento de Justicia. Varias fuentes, no solo el libro de Bob Woodward, informan de desacuerdos importantes.

(Septiembre 25, 2018). Este lunes amaneció con una noticia bomba: según el portal político Axios, el vicefiscal Rod Rosenstein, el número dos del Departamento de Justicia, había renunciado verbalmente y se dirigía  a la Casa Blanca para presentar su renuncia ante John Kelly, jefe de gabinete.

Al final Sarah Sanders, portavoz de Trump, desmintió la información publicando un comunicado en donde se decía que Rosenstein y el presidente se reunirían el jueves, cuando este último volviera de la Asamblea General de las Naciones Unidas, “para discutir recientes informaciones”.

El fin de semana el New York Times publicó que Rosenstein había propuesto en 2017 grabar a Trump en secreto con miras a invocar una enmienda constitucional y expulsarlo de la Casa Blanca.

Con todos los rumores que han surgido a raíz de la publicación a principios de septiembre en el New York Times de un alto funcionario (anónimo pero cuya identidad conoce el rotativo)  que afirma que en la propia administración Trump existen personas que boicotean las decisiones del presidente que van en contra de la seguridad nacional (que además confirma el libro que sobre Trump escribió el periodista Bob Woodward, ganador de dos Pulitzer), el ambiente dentro de la Casa Blanca debe ser hoy muy pesado, con todos los funcionarios desconfiando entre sí y mirándose encima del hombro.

Pero las diferencias de Trump con Rosenstein son todavía más antiguas, y datan del momento en que éste, a mediados de 2017,  decide poner a Robert Mueller, respetado jurista, al frente de la investigación de presunta colusión entre el equipo de campaña de Donald Trump y el gobierno ruso para interferir en las elecciones presidenciales de 2016, algo que reiteradamente el presidente ha llamado “una cacería de brujas”.

Lo cierto es que Mueller abrió desde entonces un proceso de gran alcance que amenaza al círculo íntimo de Trump y que parece estar muy lejos de terminar. De su investigación han surgido otras, como el pago a dos mujeres para que no hablaran de su relación amorosa con Trump, un delito de financiamiento ilegal.

Sessions también bajo la mira

¿Pero qué pasa con el fiscal general, Jeff Sessions? ¿Por qué tomó Rosenstein una decisión que dependía de su superior inmediato? Porque Sessions hizo en marzo de 2017 algo que Trump no ha parado de criticarle: se inhibió de participar en la investigación sobre la trama rusa luego de que el Washington Post publicara que había mentido bajo juramento en esta materia ante el Senado.

En una entrevista en agosto en Fox News Trump llega a decir: “Designé a un fiscal general que nunca tomó control del Departamento de Justicia”. Sessions le respondió que no se dejaría presionar.

Más recientemente, el presidente ha vuelto a las andadas contra Sessions, criticándolo por presentar cargos contra dos congresistas republicanos, justo a pocos días de las elecciones de medio término de noviembre.

“Dos victorias fáciles ahora en duda porque no hay tiempo suficiente. Buen trabajo Jeff”, escribió Trump en su cuenta de Twitter.

Y si a alguien le quedan dudas de este enfrentamiento de Trump contra su propio departamento de Justicia, este viernes, durante un mitin en Missouri, el primer mandatario prometió acabar con el “persistente hedor” que allí impera.

 


Imagen inicial: Pixabay.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

15 + 14 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook