MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Como en tantos otro aspectos de la vida diaria, las dietas son objeto de profundas mitologías y falsas esperanzas. Algunas no solo carecen de efectividad, sino que pueden ser francamente perjudiciales para algunas personas. Por ello la recomendación general es que no hagamos una dieta que no esté avalada por un médico y esté indicada para las necesidades de nuestro cuerpo.

María Magdalena Ziegler

(Mayo 10, 2018). No, nada más lejos. Las dietas no son algo con lo que debamos jugar, pues podríamos poner en peligro nuestra salud.

Antojos. Probablemente esa sea la palabra que mejor calza a aquellos se obligan a entrar en una estricta dieta para bajar de peso y ganar “buena salud”. Andamos por ahí soñando con ese postre que no podemos comer, porque engordamos nada más verlo. Siempre tenemos hambre y nuestra ansiedad se dispara. Es lo que suele pasar cuando decidimos que nuestros kilos de más se van con esa dieta de moda.

Las imágenes de los supermodelos en las portadas de las revistas seguramente no ayudan a que nos sintamos bien con nuestro peso. Las presiones sociales suelen ser muy crueles. Pero ¿son buenas realmente todas las dietas?

Lo primero es distinguir entre una buena alimentación y una dieta. Suprimir alimentos de nuestra ingesta diaria podría ocasionar que estuviéramos eliminando no sólo calorias sino nutrientes esenciales para una buena salud. La buena alimentación es la ingesta equilibrada y armónica de vitaminas, minerales, proteínas y carbohidratos necesarios para el funcionamiento de nuestro organismo. Una dieta sin más podría desarticular el desempeño de las funciones de nuestro cuerpo.

Por ello la recomendación general es que no hagamos una dieta que no esté avalada por un médico y esté indicada para las necesidades de nuestro cuerpo. Para entender por qué es preciso que repasemos cuatro mitos muy extendidos sobre las dietas.

1. Hay alimentos perfectos y otros absolutamente perjudiciales

Ningún alimento es perjudicial en sí. El conjunto y la variedad son los que determinan que exista una dieta sana y equilibrada. Lo correcto es establecer las proporciones concretas en el consumo de alimentos que permiten conseguir un peso adecuado, pero garantizando el mantenimiento de una buena situación nutricional.

2. Comer un buen desayuno me hará engordar más de la cuenta

Comer un desayuno saludable puede ayudarle a manejar el hambre más adelante en el día y ayudarle a decir “no, gracias” a los refrigerios poco saludables. Ningún estudio científico ha mostrado que omitir el alimento matutino lleve directamente a un aumento de peso. Si no tiene hambre al despertar, hágale caso a su cuerpo. Cuando se sienta listo para comer, consuma una opción saludable como avena con moras frescas.

3. Saltar las comidas ayuda a perder peso

No es cierto. Las consecuencias de esta medida es que te sientas más hambriento, lo que a su vez lograría que consumieras más alimentos en tu próxima comida. De hecho, según algunos estudios existe una conexión entre la obesidad y saltarse el desayuno. Varias organizaciones, entre ellas el Instituto Nacional de Enfermedades Digestivas, del Riñón y la Diabetes, en EE.UU, están de acuerdo en este punto.

4. Es necesario tomar suplementos vitamínicos cuando se está a dieta:

Normalmente es suficiente la cantidad de vitaminas y minerales que se aportan a través de una dieta variada y equilibrada. No hay evidencias científicas de que el aporte de vitaminas en personas sanas mejoren el cansancio, el apetito, etcétera. Si no existe una deficiencia clara, un suplemento de vitaminas sin necesidad no tiene efectos positivos. Se recomienda el consumo de suplementos sólo bajo prescripción médica.

Estar saludable no es el objetivo de todas las dietas. De hecho la mayoría buscan tan sólo que luzcamos un buen cuerpo. Por ello debemos tener cuidado al decidir embarcarnos en alguna de ellas sin previa consulta médica. Nuestras necesidades alimenticias podrían no estar siendo cubiertas por esa dieta fabulosa que nos recomienda una revista.

No todo lo que brilla es oro. Tengamos cuidado con las dietas milagrosas. Las portadas de las revistas son siempre muy malas consejeras en este sentido. Sentido común y disciplina podrían ser los mejores aliados de un cuerpo saludable y en buena forma.

 


Imágenes: Pixabay.com.

¿Tiene información sobre esta noticia?

4 + 12 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook