fbpx
¿Está el «dinero sucio» del chavismo mitigando el efecto de las sanciones?

¿Está el «dinero sucio» del chavismo mitigando el efecto de las sanciones?

Altamente probable.

¿Por qué las sanciones no han logrado la salida del régimen? Por el dinero producto de actividades ilegales. Un estudio acusiosamente investigado muestra la verdadera magnitud, no solo del inmenso conglomerado delictivo del chavismo, sino de los daños materiales y humanos causados, muchos de ellos irreversibles y otros que tomarán décadas en revertirse.

(Mayo 17, 2019 – Fernando Nunez-Noda). Si usted se pregunta porqué las sanciones impuestas por EE.UU. y otros países tardan tanto en surtir efecto, quizá aquí tengamos una respuesta. Como reporta el Washington Post:

Cuando se les pidió que explicaran por qué sus esfuerzos por derrocar al presidente venezolano, Nicolás Maduro, se han quedado cortos, los funcionarios de la administración de Trump suelen citar la influencia siniestra de Cuba y Rusia (…) De lo que no hablan tanto es un factor posiblemente más importante: el “Cartel de los Soles”.
.
Ese término colorido se refiere a la red de tráfico de drogas que cada año transporta cientos de toneladas de cocaína colombiana desde los aeródromos venezolanos a América Central y el Caribe para su distribución final en los Estados Unidos y Europa, y eso incluye a algunos de los funcionarios de mayor rango en el Régimen de maduro. Estos hombres [se aferran al poder] porque, a pesar de la implosión económica de Venezuela, todavía están cosechando millones, y es probable que sean encarcelados en Venezuela o los Estados Unidos si se alejan.

Estas conclusiones, y otras, se derivan de un estudio para la National Defense University con sede en Washington, presentado por IBI Consultants. El informe puede descargarse en este vínculo, del cual mostramos un mapa genérico de crímenes de esta red cuyo epicentro es el chavismo:

Una transnacional del delito

El informe muestra una verdadera integración horizontal y vertical de actividades ilegales. Entre ellas:

Relacionadas a PDVSA (la empresa pública venezolana de petróleo): Implica «falsificación de ventas petroleras», no solo con la empresa venezolana, sino con muchas otras en la que PDVSA es socia (PDV Caribe, Alba Petróleos en El Salvador y Albanisa en Nicaragua).

Por ejemplo, Alba Petróleos informó que no recibió ni vendió petróleo entre 2010 y 2017, y sin embargo esta subsidiaria salvadoreña registra ingresos de $1,2 mil millones. Dinero que jamás entró en el Tesoro público.

En Nicaragua la cantidad robada oscila entre $4 y $6 mil millones. Y así hubo cientos de operaciones más pequeñas que pasaron debajo del radar, pero dilapidaron al país a quienes debieron servir. Ningún poder legislativo registró y consolidó estos ingresos en las arcas nacionales.

 

Resto del Artículo: Otras Actividades Criminales y Efectos en la Población

Compra de activos fijos cíclicos: Tomemos como ejemplo el caso de Raul Gorrín, dueño del canal de TV Globovision, quien fue acusado de conspiración para violar la Ley (estadounidense) de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA), y de las cuales se declaró culpable. Consistía en “un sistema de cambio de moneda extranjera en el que la divisa bolivariana venezolana se negociaba por un precio fijo en dólares significativamente más alto que el tipo de cambio oficial. El esquema lavó entre $1,2 y $2,4 mil millones”. El dinero pasaba por Estados Unidos y, antes que pudieran investigar, llegaba a Suiza.

Y esto es solo uno de los muchos ejemplos.

Minería ilegal: Sobre todo para extraer oro ilegalmente. Dice el informe: “Solo en 2018, el estado venezolano vendió 73,2 toneladas de oro en Turquía y los Emiratos Árabes Unidos, con parte del oro terminando tan lejos como Uganda. Dado que las reservas de oro del Banco Central venezolano aumentaron 11 toneladas en 2018, a pesar de la venta masiva en curso, es probable que una cantidad significativa de la mercancía fue minada ilegalmente por grupos disidentes de las FARC y el ELN.” Lo que se mina y no se registra, es de uso exclusivo y secreto del chavismo.

Proyectos ficticios o sobrevaluados fueron también responsables de desviar miles de millones de dólares.

Otras fechorías, documentadas en el informe incluyen:

  • Proyectos de Infraestructura Falsificados.
  • Transferencias de banco a banco.
  • Proyectos de Infraestructura Falsificados.

Efectos

Para terminar,  citaremos un par de párrafos de las conclusiones de la investigación, sobre las consecuencias concretas y la falacia o, en todo caso, sobreestimación de las sanciones de EE.UU. y otros países:

«Impacto humano y económico

“Los costos humanos de las acciones de la «Empresa Criminal Conjunta Bolivariana» (sic, «Bolivarian Joint Criminal Enterprise» son inmensos, pero al menos hasta cierto punto medibles. En 2018, la tasa de inflación de Venezuela superó el millón por ciento y el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que esta tasa se elevará más allá del 10 millones por ciento (10.000.000%) para el final de 2019. Además, un estudio venezolano que cubría 2017 estimó que el ciudadano de ese país en ese año, perdió en promedio 24,1 libras (10,8 kg) debido a la escasez de alimentos del país. Baje el PDF del estudio de Encovi.

“Finalmente, la Comisión de Derechos Humanos (IAHCR) estimó que solo el 20% de los medicamentos necesarios todavía era fácilmente accesible para los venezolanos en 2018. La falta sistémica de medicinas es solo uno de los abusos a los DD.HH. cometidos por el régimen de Maduro.”

“Algunas personas han culpado a las amplias y crecientes sanciones de los Estados Unidos contra empresas estatales de Venezuela y asociadas por la catástrofe humanitaria.

“Sin embargo, los efectos de estas acciones en el promedio venezolano probablemente han sido marginales. (…) Una estimación encontró que entre septiembre de 2017 y septiembre de 2018, las sanciones de los Estados Unidos resultaron en aproximadamente $6 mil millones en pérdidas venezolanas.

“Si bien son significativas, estas pérdidas son marginales comparadas con los costos explorados en esta sección.»

Solo en deuda, el estudio fija la responsabilidad del chavismo como empresa delictiva en más de $100 mil millones que no generaron ni beneficio, ni alimentos, medicinas o infraestructuras para el país.

El informe menciona a los 3,7 millones de venezolanos que han emigrado (mucho antes de las sanciones) como una prueba del colapso económico, así como pérdidas globales, desde que Maduro es presidente, que suman unos $500 mil millones.

Más que impericia, clientelismo o corrupción interna, es la actividad delictiva del chavismo la que mantiene en pie financiero a un régimen que ya es indivisble de esta infraestructura criminal que lo sustenta.


Imagen inicial: VK con insumos de PIxabay.

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

1 + 10 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Las sanciones son responsables de 40 mil muertes en Venezuela?

¿Las sanciones son responsables de 40 mil muertes en Venezuela?

Sección de VerifiKado en el portal La Patilla con análisis que refutan noticias y  afirmaciones que el aparato comunicacional chavista distribuye como ciertas, pero no lo son. Aquí entrega # 7, sobre un informe co-creado por Jeffrey Sachs sobre supuestos efectos de las sanciones estadounidenses.

(Mayo 5, 2019 – Fernando Núñez-Noda, publicado en La Patilla en Abril 28, 2019). Hasta diciembre de 2018, en Venezuela morían unas +23 mil personas al año por violencia (81 de cada 100 mil habitantes, la mayor tasa del mundo) y una cantidad similar por falta de medicinas o atención médica. Desde 2010 Venezuela  –presidencia Hugo Chávez 1998-2012- se convirtió en el país más violento del mundo y el más desatendido en términos de sanidad pública.

Es decir, los decesos por causas no naturales han sido responsabilidad de la administracion chavista que controla: los servicios públicos (electricidad, agua, +70% de la conexión de internet y otras utilidades públicas); la red pública de hospitales; proveedurías y canales de distribución de equipos médicos y medicinas. No hay grandes operadores privados.

Pero según reporta Sputnik, la agencia del régimen ruso: “Alrededor de 40.000 venezolanos murieron en menos de dos años como resultado de las sanciones ilegales de EEUU diseñadas para efectuar un cambio de régimen, reveló un estudio en coautoría por el reconocido economista, Jeffrey Sachs.” Para el estudio, estas 40 mil muertes ocurren desde agosto de 2017. Pongámosle una lupa a este reporte, hecho público en abril de 2019.

Sobre Sachs                   

Antes de analizar el contenido es necesario comentar algo sobre Jeffrey Sachs, no por afán de promover el argumento ad hominem, sino de advertir que no es un académico neutral. Sin duda es un prestigioso economista estadounidense, pero hacen levantar cejas dos circunstancias: su estrecha relación con el multimillonario George Soros y oposición a Donald Trump (y viceversa).

Soros, como es bien conocido, ha dedicado miles de millones de dólares capitalistas a promover muchas actividades políticas anti sistema y reaccionarias. Sus críticos señalan que “su dinero financia a grupos extremistas” y que su agenda anti establishment (léase, “potencias de occidente”) no puede ser otra cosa que radical. Y su relación con Sachs es pública y notoria. Por ejemplo, en 2006 Soros donó $50 millones al proyecto Promesa del Milenio de Sachs. Perfectamente legítimo, pero deja ver el compromiso de una agenda geopolítica muy concreta y no favorable precisamente a la oposición venezolana, apoyada vigorosamente por la Administración Trump.

A Soros y a Sachs (a la derecha, en foto de la Open Society Foundation) los une este aspecto tan poderoso: una antipatía sin igual por Donald Trump que, según quien escribe, podría ser la principal causa de un reporte tan parcializado por el régimen chavista. No hay duda de que Trump polariza a sus enemigos como pocos y, al no ser precisamente el rey de las noticias verificadas, lo atacan con las mismas armas.

Un asunto político, no legal

El reporte es sumamente ambiguo a la hora de separar la responsabilidad chavista en el colapso general de Venezuela y las supuestos efectos concretos de las sanciones desde 2017. Repite que “nunca podemos saber cuál habría sido el dato contrafactual”, es decir, qué hubiera pasado con los indicadores sin las sanciones. Pues le ayudamos con esto: ¡nada! Los números sería prácticamente los mismos y enteramente responsabilidad de un régimen que ya se define como “dictadura”.

El argumento fundamental es que las sanciones son “ilegales”, según sus propias palabras. Desde esa perspectiva puede contabilizar la cantidad de fallecidos que le plazca y atribuirlos a las sanciones como efectos que no se explican suficientemente. Es decir, no se señala con mucho detalle la correlación directa entre sanciones y efectos económicos negativos.

Pero respecto a la ilegalidad de las mismas, ocurre que desde la perspectiva de +55 países democráticos, como EE. UU., el Parlamento Europeo, Argentina, Colombia y Brasil y organizaciones como la OEA o el BID, que apoyan a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, el “ilegal” es el régimen chavista. Desde ese punto de vista, hasta el 4 de enero de 2019 -cuando fue nombrado presidente de la AN- las muertes son responsabilidad primaria y casi total de un régimen ilegítimo.

Y después del 5 de enero más aún, porque el régimen de Maduro no deja a Guaidó ejercer el gobierno, de modo que son doblemente culpables de todas las muertes causadas por fallas del Estado: las anteriores y posteriores al 5 de enero. Y las sanciones, más bien, son un esfuerzo por remover un régimen ilegítimo.

Ahora, según el criterio de las mayores dictaduras del mundo: China, Rusia, Corea del Sur o pequeñas pero tiránicas, como la turca o la cubana, las sanciones son en efecto “ilegales”, no Maduro usurpando la presidencia. Es pues una cuestión política y no legal. Sachs obviamente se basa en el criterio ruso, chino y cubano. Y todo lo que confronte a Trump.

Es una falsa atribución de culpas a un gobierno (i) que no controla el país todavía y un régimen que sí y que ha fallado en todos los terrenos de gestión pública. Con represión y propaganda se defienden como pueden y también con estos “estudios” que son en esencia atajos para lavarle la cara a un régimen repudiado por la comunidad democrática mundial.

Argumentos adicionales

Resulta curioso que una búsqueda en Google del informe de Sachs, hecha el 28 de abril de 2019, arroja resultados muy peculiares. Los primeros 7 resultados son de medios chavistas o propios de la esfera de izquierda radical pro rusa: Aporrea, RT (medio oficial del régimen ruso), Guerrillero (de Cuba), portal Alba. No está reseñado por El País, CNN, O Globo o BBC. Parece una matriz de opinión apoyada, premeditadamente o no, por el circuito de medios propagandísticos de la órbita rusa.

Ya para 2015 se hablaba de “El legado de la revolución en Venezuela: 252.073 muertos en 16 años de régimen chavista. (…) En el primer año de gobierno del fallecido Hugo Chávez, se registraron casi 6.000 muertes violentas. Cuando falleció, entregó un país con más de 21.000 víctimas fatales al año. Maduro lo hizo aún peor”. El chavismo es, sin duda, la mayor máquina de muerte que se ha visto en el mundo contemporáneo.

Se ha insistido hasta la saciedad en que las sanciones, hasta 2018, fueron dirigidas casi exclusivamente a individuos, no al país. Muy poco impacto pudieron haber tenido hasta enero de 2019 cuando Juan Guaidó pasó a ser presidente interino (obviamente no reconocido por la órbita rusa y por Sachs). Solo a partir de entonces, cuando las sanciones apuntaron más agresivamente a frenar la liquidación  de los activos de Venezuela en exterior por parte de la Administración de Maduro, podría hablarse de efectos, que jamás justificarían 40 mil decesos los cuales, evidentemente, venían de las lamentables condiciones generadas por el chavismo.

En 2017 (sin sanciones al régimen) The New York Times titulaba “Venezuela colapsa y sus niños mueren de hambre” y señala: “Durante cinco meses, The New York Times dio seguimiento a veintiún hospitales públicos donde los doctores dijeron ver cifras récord de niños con desnutrición severa, cientos de los cuales han muerto. (…) El gobierno venezolano lo sabe, pero no lo reconoce.”

Ya para 2018 un reporte del medio mexicano Debate afirmaba: “Faltan 88% de medicamentos en hospitales venezolanos. Según la investigación, 21,9% de las salas de emergencia están fuera de operación, mientras 70,7% tienen fallas”.

El chavismo ha convertido a Venezuela en el país más corrupto del mundo, según reporta DW sobre datos de Transparencia Internacional. Prácticamente todos los días se detectan, incautan o congelan propiedades y cuentas bancarias cuantiosas cuyo origen es dinero robado por el chavismo y sus asociados.

Algunos cálculos de la Asamblea Nacional señalan que solo bajo el régimen de Maduro se han robado cerca de 400 mil millones de dólares. Otra cifra de la AN indica que en Venezuela se han lavado unos 800 mil millones de dólares. Cifras y circunstancias que, por supuesto, el informe de Sachs no menciona. No hace falta explicar que con esos recursos en el Tesoro Nacional y la voluntad de invertirlo, la seguridad ciudadana y la sanidad pública habrían podido prevenir las decenas de miles de muertos bajo Chávez, Maduro y el chavismo en general.

Los cálculos de la AN cubren dinero presupuestado que fue malversado o redirigido. Pero hay otras cientos de formas de robar: empresas fantasmas, sobreprecios, “acuerdos internacionales”. Por ejemplo, solo en supuestos proyectos eléctricos, Hugo Chávez “donó” más de $20 mil millones a aliados como Cuba, Nicaragua y Bolivia. Extraño, porque esos países siguen teniendo serios problemas de infraestructura eléctrica. ¿A dónde se fue el dinero?

Las sanciones, por el contrario, han salvaguardado miles de millones de dólares que hubieran sido malgastados y robados por Maduro y su entorno. La recuperación de Citgo y el congelamiento de activos que le han sido o serán devueltos al gobierno de Guaidó, garantizan a futuro que ese dinero sea invertido y gastado como corresponde.

Conclusiones

El informe de Sachs es un ejercicio de malabarismo para desviar culpas al régimen de Maduro y atacar a Donald Trump. Es superficial, ambiguo y muy tendencioso. Acoge la narrativa ruso-cubana, acérrima enemiga de los EE. UU., por cierto. Maximiza causas poco sustentadas e invisibiliza culpas grotescas y dignas de la Corte Penal Internacional. Al menos es honesto al reconocer que no puede estimar qué hubiera pasado sin los supuestos efectos de las sanciones, ignorando voluntariamente la inocultable responsabilidad del régimen más corrupto de los últimos tiempos y quizá de todos los tiempos.


Imagen inicial: VK

Artículos Relacionados



¿Tiene información sobre esta noticia?

13 + 11 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Congeló un banco ruso las cuentas de Pdvsa?

¿Congeló un banco ruso las cuentas de Pdvsa?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

De algo que informó Reuters, pasamos a ambigüedades de funcionarios rusos, silencio del banco y refutaciones del chavismo. Lo damos como indeterminado, hasta nuevo aviso, porque lo único que se ha congelado es la confirmación.

(Febrero 18, 2019 – Javier Brassesco). La agencia Reuters informó el domingo que Gazprombank, el tercer banco de Rusia, había congelado las cuentas de la petrolera estatal venezolana Pdvsa para que la entidad no sufriera las sanciones estadounidenses.

La compañía venezolana, sin embargo, desmintió esta información y la calificó de “fake news”.

 Nuestra validación

Primero que nada hay que ver dónde se origina esta noticia. Se trata de la agencia Reuters, una agencia internacional muy confiable, con sede en el Reino Unido y con más de siglo y medio de fundada. La periodista que firma la noticia es Tatiana Voronova, experta en la región.

Ella cita “una fuente” de este banco (el tercero de Rusia), aunque explica que también intentó conseguir, sin éxito, una versión oficial de la institución.

Este banco es a donde Pdvsa habría movido sus cuentas a finales del mes pasado tras las sanciones estadounidenses del 28 de enero. Pdvsa por su parte, desmintió categóricamente esta información y la tachó de “mal intencionada”.

Sin embargo Reuters, en la última actualización que hizo a su noticia (domingo a las 15:00, en horario de la costa este), mantuvo su información sin cambiar el título, agregó la versión de Pdvsa y explicó que la compañía venezolana también se negó a dar su versión, a pesar de que la agencia la contactó para que aclarara el desmentido.

Si bien hay muchos indicios para pensar de que se trata de una noticia verdadera, habrá que esperar el desarrollo de los acontecimientos y una información oficial de la propia institución, seguramente atrapada entre dos opciones indeseables: seguir la línea del Kremlin –aliado de Maduro- y exponerse a las sanciones o librarse de las sanciones pero quedar expuesta a sufrir el peso del estado ruso.

La agencia rusa Sputnik tituló que Gazprombank desmiente la supuesta transferencia de las cuentas conjuntas de PDVSA. Pero la nota en su portal señala que: «Un representante de la entidad financiera precisó al portal RBC que la información divulgada por Reuters «no es cierta».»

De modo que atribuye el comentario a un supuesto funacionario no identificado, lo mismo que hizo Reuters. Dado que Sputnik es una agencia noticiosa del gobierno ruso, ante las informaciones divergentes de Reuters y Sputnik, optamos sin duda alguna por primera.

Le damos, sin embargo, una K amarilla por los momentos.

Enlaces de Interés


Imagen inicial: VK.

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

9 + 9 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿España propuso levantar las sanciones a Venezuela a cambio del diálogo?

¿España propuso levantar las sanciones a Venezuela a cambio del diálogo?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

No es correcto decir que Joseph Borrell pidió “cambiar diálogo por sanciones”, tal y como publicaron tantos medios de comunicación.  Por su parte, Federica Mogherini, Alta Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, confirmó que no hay ninguna intención de levantar las sanciones al régimen de Nicolás Maduro.

(Septiembre 15, 2018). Fue más que un rumor y no se expandió solo por las redes: varios portales de noticias vienen asegurando desde el fin de semana que el gobierno español propondría ante la Unión Europea levantar las sanciones económicas que pesan sobre el régimen venezolano a cambio de un proceso de diálogo entre las partes en conflicto.

La propuesta sería hecha por el gobierno español a través de su canciller Josep Borrell ante el consejo de ministros de Asuntos Exteriores de la UE que se celebró este lunes.

Dice la noticia, replicada por varios medios, que el gobierno español se mantendría firme en la exigencia de mejorar la situación de los derechos humanos en Venezuela, así como en el fortalecimiento de su democracia, pero que haría énfasis en el diálogo como la vía para superar la crisis, lo que sería un giro completo con respecto a la política que hacia Venezuela mantuvo el gobierno de Mariano Rajoy.

Esta posición sería además contraria a la que ha adoptado la administración de Donald Trump, que ha apostado por el endurecimiento de las sanciones.

Si hay alguien interesado en ese levantamiento de sanciones de Venezuela es José Luis Zapatero, ex presidente español muy cercano al régimen chavista. Desde hace años ha sido el promotor de mesas de diálogo entre el régimen y la oposición que a nada han llegado. Según Rafael Ramírez, ex presidente de PDVSA:

“(…) Hasta Zapatero ha recibido contratos petroleros». El ex funcionario del gobierno del fallecido presidente Hugo Chávez explicó que Zapatero presuntamente funge como representante de empresarios españoles que recibieron un contrato en la Faja Petrolífera del Orinoco.

De ser cierto, explicaría mucho sobre el afán de Zapatero por convocar diálogos como estrategia dilatoria.

Pero, volviendo al punto ¿Es cierto lo publicado en tantos medios? ¿Suavizará el gobierno que encabeza Pedro Sánchez la línea dura por la que apostó Rajoy para Venezuela?

Borrell aclara

En la rueda de prensa posterior a este consejo de cancilleres, Borrell tuvo que salirle al paso a este rumor y aclaró que la UE “no abandonará” las sanciones a Venezuela.

Aseguró que no se trataba de cambiar la política que hacia ese país mantiene la UE, sino de intentar “no una mediación” sino más bien una “facilitación” del diálogo y que se busque una “solución pactada democráticamente”.

Para él el diálogo es necesario porque en Venezuela “la tensión social no puede aguantar más”.

Así que no es correcto decir que Borrell pidió “cambiar diálogo por sanciones”, tal y como publicaron tantos medios de comunicación. Borrell dijo que el gobierno español buscaría facilitar el diálogo en Venezuela entre los principales actores políticos, sí, pero en ningún momento dijo que éste podría ser utilizado como una moneda de cambio ni habló de levantar sanciones.

Por su parte, Federica Mogherini, Alta Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, confirmó que no hay ninguna intención de levantar las sanciones al régimen de Nicolás Maduro.

Sanciones que en el caso de la Unión Europea, vale la pena aclararlo, no consisten más que en un embargo de armas  y equipos de represión interna, la prohibición a las empresas europeas a financiar actividades militares del gobierno venezolano y una lista negra que hasta ahora cuenta con 18 funcionarios. Pero no son sanciones financieras, no tienen mayor efecto sobre la economía venezolana.

Videos

 

 


Imagen inicial: VK.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

6 + 11 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Las sanciones provocaron la crisis económica en Venezuela?

¿Las sanciones provocaron la crisis económica en Venezuela?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Venezuela lleva cuatro años seguidos en recesión económica y con una inflación que ha ido aumentando de forma exponencial. A finales de ese cuarto año de crisis es que llegan las primeras sanciones financieras por parte de Estados Unidos, y son impuestas por la elección de una Asamblea Constituyente que en la práctica usurpó las funciones de una Asamblea Nacional.

Estas medidas tienen un alcance limitado: Venezuela no puede renegociar ni emitir deuda pública en bancos estadounidenses, pero sí en bancos rusos, chinos o incluso europeos (las sanciones de la Unión Europea no son financieras).

Venezuela puede seguir importando y exportando y el mercado petrolero no ha sido afectado con ninguna sanción. No tiene ningún sentido la afirmación de que las sanciones (que además son muy limitadas, como hemos visto) han provocado la crisis económica de Venezuela. Las mismas fueron impuestas cuando el país llevaba ya cuatro años en crisis.

Javier Brassesco

(Septiembre 18, 2018). Desde el gobierno venezolano se ha vuelto rutinaria la afirmación de que la crisis económica que atraviesa el país se debe a las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea.

Para analizar esa afirmación, iremos por partes. Primero que nada hay que determinar cuándo comenzó la llamada “crisis económica” de Venezuela.

La recesión económica venezolana comenzó a principios de 2014, cuando ya en el primer trimestre el BCV registró (la información la dio a finales de ese año) una caída de la economía por el orden del 4,8%. La caída se mantendría y en el segundo trimestre sería de 4,9%. Ese año de 2014 la inflación, que en 2013 cerró en 56%, llegó a 68%.

Desde entonces todos los índices económicos no harían sino empeorar para 2015, cuando la inflación saltó de repente a 181%, una cifra sin parangón en toda la historia venezolana, pues solo una vez había pasado de 100% (en 1996, cuando se ubicó en 103%). En 2015, además, el PIB se contrajo en un 5,7% (el PIB del sector petrolero decreció 0,9% y la economía no petrolera 5,6%).

Para 2016 ya el Banco Central de Venezuela dejó de emitir datos oficiales, pero se supo que la inflación que este organismo reportó al Fondo Monetario Internacional fue de 274%, si bien economistas independientes hablaron de 550%. La caída del PIB fue la peor desde 2003 (año del paro petrolero), con una contracción de 18,6%

En 2017 la inflación continuó desbocada y la firma financiera Ecoanalítica (pues el BCV sigue sin dar datos oficiales) la calculó en 2.735%

La caída del PIB fue de 9,5%. Con eso se completaban cuatro años de contracción económica continuada, desde 2014 a 2017.

Y llegan las sanciones

Es en este panorama de crisis económica aparecen en abril de 2017 unas protestas a nivel nacional contra el gobierno que en cuatro meses dejaron un saldo de entre 135 y 157 muertos.

La represión a estas protestas es lo que provoca la aparición de las primeras sanciones por parte de Estados Unidos, pero éstas fueron dirigidas a funcionarios del régimen, no tenían ningún impacto en la economía. Las primeras sanciones financieras impuestas a la nación son realizadas en agosto de 2017 tras la elección de una Asamblea Constituyente oficialista calificada como fraudulenta por Estados Unidos y muchos países de la región.

Es decir, las sanciones financieras, que prohibían renegociar o emitir deuda pública, fueron impuestas tras cuatro años seguidos de recesión económica.

Diputado y economista José Guerra: «Venezuela puede emitir deuda en Rusia, en China, incluso en Europa”. Foto: Wikicommons.

El economista y diputado José Guerra, consultado por Verifikado, aclara además que este impedimento aplica solo para bancos estadounidenses: “Venezuela puede emitir deuda en Rusia, en China, incluso en Europa”.

¿En Europa? ¿Y qué pasa con las sanciones de la Unión Europea? En efecto, la Unión Europea aprobó en noviembre de 2017 un conjunto de sanciones pero las mismas no consisten más que en un embargo de armas y equipos de represión interna, la prohibición a las empresas europeas a financiar actividades militares venezolanas y la creación de una lista negra  para sanciones a futuro a los responsables de violaciones a los derechos humanos.

Hasta ahora, esa lista cuenta con 18 funcionarios del gobierno de Maduro, incluyendo a su vicepresidenta Delcy Rodríguez y a Diosdado Cabello, hombre fuerte del régimen.

Pero no son sanciones financieras las que impuso la Unión Europea, no tienen ningún efecto sobre la economía venezolana.

Guerra aclara además que no se ha realizado un embargo al petróleo venezolano: “No se ha tocado el petróleo, ninguna sanción habla del petróleo”.  El diputado cree que las medidas han agravado la crisis pero en ningún caso la provocaron.

Aclara que incluso el gobierno podría solicitar créditos de organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial, que las sanciones no se lo impiden, pues el brazo de Estados Unidos no es tan largo.

Sin embargo, aquí el gobierno de Maduro se encuentra con un problema causado por el propio régimen: “Para tener acceso al financiamiento del Fondo Monetario Internacional, éste exige el artículo IV de su convenio constitutivo la revisión y supervisión de las políticas económicas del país que solicita una ayuda, y hace ya diez años que Venezuela no permite que el FMI pueda supervisar sus políticas económicas”.

Nuestra validación

Venezuela lleva cuatro años seguidos (2018 será el quinto) en recesión económica (con crecimiento negativo y contracción del PIB) y con una inflación que ha ido aumentando de forma exponencial. A finales de ese cuarto año de crisis es que llegan las primeras sanciones financieras por parte de Estados Unidos, y las mismas son impuestas por la elección de una Asamblea Constituyente que en la práctica usurpó todas las funciones de una Asamblea Nacional que ya estaba en funciones y era dominada por la oposición.

Estas medidas tienen un alcance limitado (aunque ciertamente importante) pues Venezuela no puede renegociar ni emitir deuda pública en bancos estadounidenses, pero sí en bancos rusos, chinos o incluso europeos (las sanciones de la Unión Europea no son financieras).

Venezuela puede seguir importando y exportando y el mercado petrolero no ha sido afectado con ninguna sanción.

No tiene ningún sentido la afirmación de que las sanciones (que además son muy limitadas, como hemos visto) han provocado la crisis económica de Venezuela; las mismas fueron impuestas cuando el país llevaba ya cuatro años en crisis.

 


Imagen inicial: VK.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

8 + 7 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.