fbpx
¿Se acerca Nicaragua a una guerra civil?

¿Se acerca Nicaragua a una guerra civil?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

40%. Aunque el desenlace del período de protestas y violenta represión todavía no se ha develado, parece improbable que se desate una guerra civil como la vivida en ese país entre los años 1970s y 80s. No obstante, tampoco se descarta.

Por lo momentos, le otorgamos una K amarilla (indefinido) con tendencia a la baja, es decir, previendo que el régimen de Ortega logrará enfriar la amenaza con maniobras dilatorias (diálogo) o algunas concesiones políticas.

 

Javier Brassesco

(Junio 4, 2018). Dos meses y medio de protestas, más de 220 muertos (más de 300 según la Asociación Nicaragüense pro Derechos Humanos), violencia descontrolada, la economía en caída libre, un diálogo que no conduce a nada… el diputado opositor Eliseo Nüñez lo acaba de advertir: “Si el gobierno mantiene su postura de no ceder en la democratización, “estamos corriendo el riesgo de una guerra civil”.

Cuando las protestas apenas comenzaban (dieron inicio como manifestaciones por reformas en el sistema de seguridad social el 18 de abril), ya algunos anunciaron que se se avecinaba una guerra civil:

¿De verdad está cerca Nicaragua de una guerra civil?

El detalle es, como resalta la experta en seguridad Elvira Cuadra, que la gente no tiene capacidad ni logística, no tiene armas y menos de guerra como el gobierno “Policía y Ejército”.

Tampoco el abogado Mauricio Díaz cree que sea posible un escenario de guerra civil como la que en el país se vivió en los 70 y 80. En aquel momento fue posible pues se vivió en un contexto de guerra fría, en donde primero los sandinistas fueron apoyados por el bloque soviético a través de Cuba, y una vez en el poder (que conquistan en 1979), fueron combatidos a su vez por la recordada “Contra”, que fue armada y apoyada por Estados Unidos.

Todo esto lo sabe el gobierno y por eso apuesta al cansancio de la gente, a que la protesta vaya perdiendo fuerza y finalmente se desaparezca, tal y como sucedió en Venezuela.  Mientras tanto utiliza tácticas dilatorias como el llamado a un diálogo que difícilmente logre algún resultado concreto toda vez que Daniel Ortega no está dispuesto a ceder en la principal exigencia de la oposición: que las elecciones de 2021 se adelanten para principios de 2019.

El problema es que la economía es Nicaragua es mucho más débil que en Venezuela, y la presión que enfrenta el gobierno de Ortega ante un país paralizado es muy grande: ya las previsiones de crecimiento económico de este año fueron recalculadas por el Banco Central, pasando de 4,8% a apenas 1%.

Nuestra validación

Es muy difícil prever el fin que tendrá la crisis nicaragüenses, y lo único que se puede hacer es prever escenarios: la presión de las trancas y las protestas, sumada a la presión internacional, pudieran hacer que el ejército finalmente se decidiera a intervenir, bien directamente (golpe de estado) o, esto es lo más probable, a través de presiones para que Ortega adelante las elecciones.

También pudiera tener un fin parecido al venezolano, con el desmontaje paulatino de las protestas por cansancio de la gente. Aunque en Nicaragua las protestas parecen mucho más fuertes (tal vez por la mayor pobreza de sus habitantes  y a que tienen una larga historia de luchas intestinas), y por eso mismo ha sido más brutal la represión.

En cualquier caso, el escenario de una guerra civil propiamente dicha no parece posible, básicamente porque el monopolio de las armas en Nicaragua lo tiene el gobierno a través de sus militares y policías.

 


Imagen inicial: VK con insumos de WikiCommons.

REFERENCIAS

¿Tiene información sobre esta noticia?

8 + 4 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Nicaragua sigue el mismo libreto de Venezuela? Sí pero no

¿Nicaragua sigue el mismo libreto de Venezuela? Sí pero no

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

En lo general hay muchas similitudes, en lo particular los casos difieren en forma e intensidad. Liderazgo de las protestas, relación régimen-ejército y situación económica marcan importantes diferencias.

(Mayo 29, 2018). Desde que el 18 de abril comenzaron las protestas en Nicaragua, muchos lectores tienen una sensación de dejá vu: muertos, fuerte represión, grupos parapoliciales, denuncias a la violación de derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad, contramarchas de la juventud sandinista que convoca el gobierno, trancas en las vías, el llamado al diálogo y la condena a la violencia por parte de los militares… ¿Dónde fue que ya vimos todo esto?

Pareciera que en Nicaragua se está viviendo lo mismo que ya atravesó Venezuela el año pasado. Y sí, hay algunas similitudes, pero también muchas diferencias:

El origen: en Nicaragua las protestas comenzaron por impopulares reformas en la seguridad social (que aumentaban las contribuciones de los trabajadores al sistema), mientras que en Venezuela lo hicieron por el rompimiento del hilo constitucional que el 31 de marzo del año pasado denunció la fiscal Luis Ortega Díaz luego de que el Tribunal Supremo de Justicia asumiera funciones propias del poder legislativo.

Cantidad de muertos y represión: la actuación de grupos parapoliciales en Nicaragua y la fuerte represión han dejado una cifra de muertos que hasta el 27 de mayo se calculaba en 81 según la cuenta de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

Si calculamos que las protestas comenzaron el 18 de abril, el promedio sería de unos dos muertos por día. En Venezuela, donde también intervinieron grupos parapoliciales leales al gobierno, murieron entre 135 y 157 personas entre el 1 de abril y el 1 agosto del año pasado, poco más de un muerto por día. Si tomamos en cuenta que además la población de Nicaragua es cinco veces menor a la venezolana, nos damos cuenta de que en Nicaragua ha sido mucho más fuerte la represión (o más fuertes las protestas). También en Nicaragua existen múltiples denuncias de desaparecidos (las cifras varían entre 15 y 60 personas desaparecidas), algo que no sucedió en Venezuela.

Grupos parapoliciales: tanto el gobierno de Nicaragua como el de Venezuela se han valido de grupos parapoliciales para llevar a cabo las tareas más sucias: lo que en Venezuela son los colectivos, en Nicaragua son llamados grupos de choque.

Papel de los militares: en Nicaragua la represión se ha dejado en manos de la policía (y en la de grupos parapoliciales, como ya dijimos) y el ejército ha tratado de mantenerse al margen. El portavoz del ejército, Manuel Guevara, llegó a declarar que el ejército no reprimiría las protestas:

El diálogo es la única solución para resolver la actual crisis. (…) Somos el pueblo mismo uniformado, trabajando en su propio beneficio y consecuentes con esto, hacemos un llamado a detener la violencia y acciones que nos desestablizan.

Esto no quiere decir que haya un quiebre militar, pues desde las filas castrenses se repite el discurso del presidente Daniel Ortega: llamados al diálogo y condena a la violencia (como tratamos en un artículo anterior). Es solo que el ejército en Nicaragua tiene cierto prestigio y no quiere ponerlo en riesgo. En Venezuela la represión recayó sobre todo en manos de los militares, que hoy son el principal sostén de Nicolás Maduro.

Los líderes de la protesta: en Venezuela las protestas estuvieron lideradas sobre todo por los diputados opositores de la Asamblea Nacional y dirigentes opositores que el país conoce, pero en Nicaragua la oposición carece de eso. Las protestas no han tenido una dirección clara, aunque ya la población empieza a familiarizarse con los nombres de algunos líderes estudiantiles como Lesther Alemán o Víctor Cuadras. Desde el movimiento campesino también se empiezan a conocer algunas caras. La falta de una dirección clara en las protestas de Nicaragua es una de las fortalezas pero también una de las debilidades de este movimiento: impide que todos los manifestantes vayan en una sola dirección y anarquiza la protesta, pero también es más difícil para el gobierno controlarla. En Venezuela se persiguió a los líderes opositores, y muchos de ellos debieron irse al exilio, lo que contribuyó a acabar con las manifestaciones.

La iglesia: en Nicaragua la iglesia ha tenido un papel mucho más activo que el que tuvo la iglesia venezolana. La Conferencia Episcopal nicaragüense ha tenido un rol importante como mediadora, pero sin dejar nunca de defender el derecho a la protesta y de presionar para lograr reformas políticas. Muchos sandinistas la ven no como un autor neutral sino como parte de la protesta.

La OEA: las protestas en Venezuela tuvieron al secretario general de la OEA, Luis Almagro, como aliado, mientras que en Nicaragua los manifestantes lo ven con recelo. Esto se remonta a las elecciones presidenciales de 2016, cuando muchos opositores sintieron que le “perdonaron” a Ortega todas las irregularidades que allí existieron a cambio de reformas futuras en el poder electoral. La insistencia de Almagro de que la salida tiene que ser electoral ha hecho que se le vea como un aliado de Ortega, si bien recientemente dio a entender que no se opone a elecciones anticipadas.

Popularidad de Ortega: Ortega fue elegido en 2016 con el 72% de los votos, si bien es verdad que en un proceso muy cuestionado, donde no se permitió la presencia de observadores internacionales (una misión de la OEA fue a última hora y un día antes de las elecciones), sin una alternativa de oposición y con una alta abstención. La CID-Gallup publicó una encuesta recientemente según la cual 63% de los encuestados tienen una opinión desfavorable de Ortega.

El apoyo popular a Maduro durante las protestas en Venezuela fue incluso menor, pues siempre estuvo en torno al 20%.

FMI y Banco Mundial: a pesar de su discurso, Daniel Ortega ha sido un obediente alumno del FMI y el Banco Mundial. Las reformas al sistema de seguridad social que inician las protestas fueron de hecho una recomendación del FMI, aunque se realizaron de manera unilateral, sin consultar siquiera al sector privado. El gobierno venezolano, en cambio, se ha mantenido alejado de estos organismos, que prevén una escalada de la crisis económica.

Economía: aquí están las principales diferencias, pues el reducido tamaño de la economía nicaragüense hace que no sea una prioridad del gobierno estadounidense (como sí lo fue cuando Reagan, pero por motivos geopolíticos). Por más crisis que exista en Venezuela, Nicaragua no tiene ni de cerca los recursos ni la influencia política de su aliado. La modesta economía del país centroamericano hace que el gobierno tenga además mucho menor margen de acción a la hora de administrar una crisis, menos ahora que decrece la cooperación venezolana (cayó 60% en 2017).

Y como explica un corresponsal de BBC:

Todo esto “reduce los incentivos de un actor político con grandes intereses empresariales para quedarse en el gobierno a cualquier costo, así como los recursos para mantener la lealtad de su base y aliados (más ahora que se secó la cooperación venezolana).

 


Imagen principal: Google Images.

¿Tiene información sobre esta noticia?

3 + 3 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿El ejército nicaragüense le dio  la espalda a Daniel Ortega?

¿El ejército nicaragüense le dio la espalda a Daniel Ortega?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Declaraciones del ejército nicaragüense afirmando que no tienen que reprimir las protestas, hizo pensar a algunos observadores y medios que le habían “dado la espalda a Daniel Ortega”. No hay tal cosa todavía, a juzgar por testimonios posteriores en los cuales se alinean al lenguaje oficialista, por lo cual le damos una K roja como falso pero con una tendencia al alza que dependerá de los acontecimientos próximos: gobierno, protestas y reacción del ejército.

(Mayo 14, 2018). Luego de casi un mes de protestas que han provocado más de 50 muertos en Nicaragua, el portavoz del ejército, Manuel Guevara, dio unas declaraciones a la agencia AFP que han despertado todo tipo de especulaciones: “No tenemos por qué reprimir” (a la población que se manifiesta en las calles).

Dijo además que la posición de las fuerzas armadas en esta crisis está apegada al mandato constitucional de “proteger objetivos vitales para el funcionamiento del país” y que rechazaba “informaciones manipuladas que nos quieren hacer aparecer reprimiendo”. Asimismo, aseguró que la solución pasa por el diálogo.

La propia agencia AFP asegura que con estas declaraciones el Ejército de Nicaragua “toma distancia” del presidente Daniel Ortega, y una posición similar han adoptado otros medios a la hora de interpretar las palabras de Guevara.

Al mismo tiempo, el presidente de la asociación de ganaderos, Giovanni Capriotti, reveló en declaraciones a un canal privado que el 4 de mayo sostuvo, a petición del Ejército, una reunión con el general Oswaldo Barahona, jefe de operaciones de la IV región militar, y que éste le reiteró que la actuación del ejército se limita a combatir el narcotráfico, resguardar las fronteras, las reservas naturales y los bienes estratégicos del país.

Nuestra validación

Parece estar claro que el ejército quiere lavar su imagen y deslindarse de las acciones represivas, que ya han provocado más de 50 muertos en menos de un mes de protestas.

Las declaraciones de altos oficiales como Guevara o Barahona apuntan en ese sentido: reprimir protestas no es una las funciones propias de la fuerza armada. Que eso signifique un rompimiento con Ortega es hilar demasiado fino. Pudiera significar el comienzo de un quiebre, pero no hay por ahora elementos suficientes como para afirmarlo.

Ya el pasado 20 de abril el Ejército desmintió un rumor que se puso a circular por las redes (ya refutado por VerifiKado) y según el cual la institución le habría pedido la renuncia al presidente Daniel Ortega:

Además en la medianoche del sábado, posterior a las declaraciones de Guevara, el Ejército instó a “detener la violencia y otras acciones desestabilizadoras”, un lenguaje que va en la misma línea de Daniel Ortega.

Le damos una K roja como falso pero con una tendencia al alza que dependerá de los acontecimientos próximos: gobierno, protestas y reacción del ejército.

 


Foto: National Guard

¿Tiene información sobre esta noticia?

3 + 12 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Es cierto el comunicado del Ejército nicaragüense pidiendo la renuncia de Ortega?

¿Es cierto el comunicado del Ejército nicaragüense pidiendo la renuncia de Ortega?

MENÚ: INICIO — POSTS — CONTACTO

El Ejército nicaragüense  ha desmentido el cartel que ha circulado intensamente en redes. Por otro lado, ha reiterado su  adhesión al régimen de Daniel Ortega, protagonista de una brutal represión que ha costado la vida a más de 30 manifestantes.

(Abril 24, 2018). A pesar de haber sido desmentido por el Ejército nicaragüense, sigue circulando un cartel con la supuesta petición de renuncia al presidente Daniel Ortega. En Venezuela y posiblemente otros países, se comparte como un “ejemplo” a seguir por sus respectivos efectivos militares.

Lo cierto es que tal comunicado es falso. En vez de malestar por la represión del régimen sandinista (que ha costado la vida a +30 personas), el Ejército nicaragüense desmintió enfáticamente el comunicado fabricado y rodado en redes, con la siguiente declaración:

Incluso en el sitio oficial del Ejército hay un exhorto a resolver los problemas con diálogo.  No precisamente la forma en la que lo han resuelto las FF.AA. del país centroamericano hasta ahora.

¿Tiene información sobre esta noticia?

12 + 5 =

(Puede ser confidencial)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.