¿Cambia el ADN humano en el espacio?

¿Cambia el ADN humano en el espacio?

35%. Falso porque no hay mutaciones del ADN de Scott Kelly comparado con el de su gemelo Mark, pero sí hay un cambio auténtico en la expresión de los genes, lo cual lo hace un acontecimiento menos espectacular, pero cambio al fin. Le damos una flecha ascendente porque más hallazgos podrían abrir la puerta a diferencias más relevantes que las aceptadas hasta ahora.

Redacción VK

Sorprendió a la comunidad científica la información según la cual Scott Kelly, astronauta de la NASA, estuvo casi un año en el espacio y su ADN habái presentado cambios al compararlo con el de su gemelo idéntico (y por tanto con el mismo ADN) Mark Kelly, quien también es astronauta pero había permanecido en nuestro planeta. Gizmodo lo reporta así:

«¿Cómo cambiaría nuestra fisiología si estableciéramos una colonia en la Luna o emprendiéramos un largo viaje por el espacio para llegar a otro planeta? En un intento por averiguarlo, la NASA envió a Scott Kelly a la EEI (Estación Espacial Internacional) durante un año y comparó su ADN con el de su hermano gemelo Mark.

Según los resultados del estudio, el ADN de Scott —que estuvo en la Estación Espacial Internacional desde marzo de 2015 hasta marzo de 2016— cambió un 7% en el espacio y no volvió a la normalidad tras aterrizar. Los cambios no están presentes en Mark, quien nació con los mismos genes pero se quedó en tierra durante la última misión de su hermano en la ISS.»

El mismo Scott Kelly lo anunció:

De hecho la prensa dio como hecho la increíble mutación del ADN de Scott comparada con el de su gemelo idéntico (ahora no tanto). Quizá lo impactante del hallazgo estimuló un legítimo asomo de sensacionalismo. Por eso, suponemos, algunos factcheckers captaron las sutilezas de la genética y fueron más cautos con sus titulares:

Factcheckers y periodistas se han movido para confirmar ese “cambio” en el ADN y, en caso de que no lo fuera, qué habría ocurrido realmente.

The Verge señala enfáticamente:

«No, el espacio no alteró permanentemente el 7 por ciento del ADN de Scott Kelly
Hay grandes fallas de comunicación por ahí

Varias noticias de esta semana han proclamado que el ADN del ex astronauta de la NASA Scott Kelly cambió durante un año viviendo en la Estación Espacial Internacional. Las historias dicen que 7% de sus genes no volvió a la normalidad cuando regresó a la Tierra. Parece que el entorno espacial modificó permanentemente su código genético. ¿El problema? Eso no es cierto.

(…) Y sí, sí experimentó cambios genéticos. Las capas protectoras en los extremos de sus hebras de ADN, conocidas como telómeros, aumentaron en el espacio. Pero el espacio no alteró en forma permanente el 7%de su ADN.

(…) Lo que está causando el alboroto, sin embargo, es que la NASA encontró un cambio en la forma en que se expresaron los genes de Scott. Eso es algo completamente diferente a ver un cambio en el ADN de una persona. (…) Entonces el ADN permanece igual; solo se está comportando de manera diferente.»

Dean Horton, un microbiólogo, hizo su precisión en Twitter: “¡No 7% de su ADN! Sino 7% de los genes analizados no volvieron a la normalidad. Si 7% de su ADN cambiara, se hubiera convertido en otra especie…”

CNN titula con alta precisión: “NASA encuentra que la expresión genética del astronauta no es igual a la de su gemelo idéntico”.

Y National Geographic desmonta de esta forma en título y sumario: “No, Scott Kelly’s Year in Space Didn’t Mutate His DNA (Decenas de historias sobre que el ADN de Kelly es sustancialmente diferente ahora carecen de algunos hechos básicos sobre cómo funciona la biología.)

De modo que un cambio en la expresión de un 7% de los genes de Scott Kelly estudiados, en contraste con los de su gemelo idéntico Mark, no es lo mismo a decir que hubo una mutación de 7% en su ADN. VerifiKado considera el enunciado original falso, pero le asigna una flecha ascendente, lo cual significa que puede haber más hallazgos que puedan inclinar ligeramente la balanza hacia un cambio, si bien menor del que se esperaba, ligeramente mayor que la consideración actual. Esto último de manera puramente conjetural de nuestra parte.


Imagen: NASA.

¿Tiene información sobre esta noticia?

4 + 1 =

(Puede ser confidencial)



NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

El hombre que ha refutados casi todos los avistamientos

El hombre que ha refutados casi todos los avistamientos

James Oberg – jamesoberg.com

Cuenta la revista Science AF que fanático de los ovnis y extraterrestres han quedado impactados y decepcionados por las declaraciones de un ex ingeniero de la NASA, James Oberg, según las cuales él mismo ha descartado científicamente todos o los principales avistamientos de objetos o fenómenos (previamente) no identificados. Lo hizo como parte del  staff de la agencia espacial.

Science AF cuenta que:

“(…) Un astronauta en la ISS (Estación Espacial Internacional) solo tiene que atrapar imágenes de una bola de fuego sobre la Tierra, y los teóricos de la conspiración tienen un día de campo. Ya se trate de nubes que parecen naves espaciales o meteoritos, internet adora una buena conspiración alienígena.

Pero el ex ingeniero de la NASA se ha encargado de revisar todos los avistamientos e historias registradas y cortésmente los desacredita, usando la ciencia.

“¿Conclusión? La mayoría de los “avistamientos de OVNI insanos” son poco más que “caspa espacial”, o el cerebro no entiende bien cómo se ve el viaje espacial en realidad”, dice Oberg.

(…) A finales de los 90, Oberg se convirtió en periodista espacial e historiador. No fue hasta hace unos años que comenzó a tomar en serio los avistamientos de ovnis.

(…) Está interesado en descubrir qué está sucediendo en estas imágenes y videos, y tratar de descubrir por qué las personas están reaccionando tan fuertemente ante ellas.

¿Su hipótesis? Nuestros sentidos humanos están tan acostumbrados a centrarse en objetos de movimiento relativamente lento, como en ciertas condiciones de luz y atmósfera, que cuando las cosas cambian, nuestros cerebros se confunden.”

La mayoría de las teorías conspiratorias apuntan a supuestos avistamientos de astronautas de la NASA que “supuestamente se ven obligados a guardar silencio”. Oberg califica estas conjeturas como producto del exceso de ciencia-ficción y de no entender cómo funcionan los fenómenos en el espacio exterior.

“He tenido suficiente experiencia con vuelos espaciales reales para darme cuenta de que lo que se ve en muchos videos no es más que la circunstancia de fenómenos completamente mundanos que ocurren en entornos sobrenaturales”, comenta.

 

¿La historia real? Caspa espacial, que son objetos que se han desprendido de los vehículos espaciales durante el vuelo, como escamas de hielo, virutas de pintura o fragmentos de material de aislamiento. Son diferentes a la basura espacial, porque no representan una amenaza real para las naves espaciales, explica Oberg en su sitio web.

Estas manchas de caspa son bastante comunes, pero la razón por la que nos parecen tan extrañas es que no estamos acostumbrados a la forma en que estos objetos se ven cuando se caen mientras la estación espacial viaja por el espacio.

Es la misma razón por la cual la gente ve tantos OVNIS en las imágenes filmadas por las cámaras adjuntas a las antiguas misiones del transbordador espacial de la NASA.

En estos videos, la gente suele enloquecer porque las manchas parecen bailar dentro y fuera de la vista, o aparecer y desaparecer de repente. Lo cual es bastante espeluznante si estás sentado en tu computadora en la Tierra, pero no es extraño si estás en un transbordador espacial que viaja a 28,000 km/h. Nada va a permanecer en tu visión por mucho tiempo.

Y si la nave espacial está en la posición correcta en relación con el Sol, también puede proyectar su sombra sobre estos objetos para hacerlos desaparecer y reaparecer, lo que se conoce como “sombreado del crepúsculo”.

Lo declarado por Oberg no cierra el tema, dirán los fans de los visitantes extraterrestres, pero desmonta buena parte de los avistamientos cercanos, digamos desde superficie terrestre, montañas o aviones. Más allá de las falsificaciones con efectos especiales, los ufólogos tendrán que afinar sus instrumentos para captar evidencias que sí resulten convincentes…

Y que pasen el filtro de Oberg.