fbpx
Julian Assange, el huésped indeseable

Julian Assange, el huésped indeseable

La conducta del australiano en la Embajada ecuatoriana en Londres echa por el suelo lo (poco) auspicioso y virtuoso que quedaba de él.

Ahora se enfrenta a una posible extradición a EE.UU., donde sus presuntos delitos serían ventilados en una corte de ley.

(Abril 20, 2019 – Javier Brassesco). El programador y pirata informático australiano Julian Assange, fundador de Wikileaks (no es periodista, por más que hasta Wikipedia lo presente de esa manera) y hoy detenido por las autoridades británicas luego de que el pasado 11 de abril el gobierno de Ecuador pusiera fin a un asilo de casi siete años, fue siempre un huésped muy incómodo.

Las imágenes e informaciones que han salido a la luz sobre sus casi siete años de asilo en la embajada ecuatoriana en Londres, donde se refugió en 2012 para evitar ser extraditado a Suecia (era solicitado por delitos sexuales en el país escandinavo) no lo dejan muy bien parado y no hacen más que agrandar su leyenda negra.

Entre otras cosas, se ha sabido que:

-Manchaba las paredes con heces fecales y se trasladaba en patineta por los pasillos de la sede diplomática, dañando pisos, paredes y puertas.

-Mostró a un reportero que fue a entrevistarlo las instalaciones más confidenciales del lugar.

-Llegó a gritar y a empujar a guardias de la embajada.

-Bloqueó cámaras de seguridad, instaló equipos electrónicos e intentó acceder a archivos de seguridad.

-Tenía prohibido hacer declaraciones públicas pero nunca dejó de realizarlas, y por eso desde marzo de 2018 se limitó su acceso a internet.

-Desde allí fue que publicó, presuntamente en colusión con el gobierno ruso, los miles de correos privados que tanto perjudicaron a Hillary Clinton en la campaña presidencial de 2016.

-Assange trataba como criados al personal de la embajada. Entre los empleados y guardias de seguridad era muy poco estimado.

-Contrató al conocido jurista español Baltasar Garzón y presentó una demanda contra el gobierno ecuatoriano en sus propios tribunales y una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

-Filtró documentos sobre el tren de vida del presidente Lenin Moreno. Assange niega este último cargo, aunque promovió esta historia en su cuenta de Twitter.

¿Un ícono de la libertad de expresión?

Hoy Assange está en manos de las autoridades británicas y corre el riesgo de ser extraditado a Estados Unidos, donde es imputado por conspiración. Suecia cerró en 2017 las dos causas que le seguía por violación y acoso sexual, aunque la fiscalía aclaró que no lo hacía porque se hubiera aclarado su inocencia sino como un gesto de colaboración con el gobierno de Ecuador.

Muchas personas, sobre todo desde la izquierda, han tratado de convertir a Assange en un símbolo de la libertad de expresión. Matthew Ingram, del Columbia Journalism Review, cree que su caso “constituye un riesgo considerable para los periodistas estadounidenses, pues significaría que el Departamento de Justicia puede ir detrás de ti por hacer cosas que son habituales en la profesión”.

Sin embargo, el propio Ingram no cree que los medios se vayan a involucrar demasiado en su defensa, precisamente porque no se trata de una figura respetable. Las cosas que en lo personal ha hecho Assange juegan en su contra: “A muchos medios les repugna (la figura de Assange), y ha hecho cosas con las que no están de acuerdo”.

Peter Greste, fundador y vocero de la Alianza para la Libertad de los Periodistas (Alliance for journalists’ Freedom) y director de información y periodismo de la Unesco, dijo que como periodista que ha estado preso por publicar material que no agradaba al gobierno, él siente cierta solidaridad con Assange, pero hasta ahí.

Y luego de aclarar que ni Assange es periodista ni Wikileaks una agencia de noticias, pasa a detallar la gran irresponsabilidad que ha mostrado el australiano en el manejo de información.


Imagen inicial: VK

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

3 + 2 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Medicare para todos: más dudas que certezas

Medicare para todos: más dudas que certezas

INICIO  MAPA  CONTACTO

Lo que parece una idea potencialmente popular, resulta tener poca tracción política en Washington y, quizá, demasiadas objeciones técnicas que la tildan de inviable.

(Abril 13, 2019 – Javier Brassesco). El “Medicare for all” fue lanzado por Bernie Sanders a principios de 2017 años y esta semana presentó una nueva versión de esta propuesta de ley.

En el papel suena muy bien: seguro médico para todos. En la práctica, sin embargo, la propuesta se encuentra con muchos obstáculos no solo políticos sino también prácticos.

¿Qué es, qué pretende?

La idea es que una vez que esté implementado, el Medicare for all, como lo dice su nombre, cubra a todos los que vivan legalmente en Estados Unidos, algo que jamás ha pasado en la historia del país. Reemplazaría a los seguros privados, y también a los Medicaid y Madicare actuales. El llamado Obamacare (The Affordable Care Act) también desaparecería.

Cubriría todo, desde visitas médicas de rutina hasta cirugías, incluso problemas relacionados con la visión y la salud dental. También incluye el gasto en casas de retiro. No tiene deducibles salvo en algunos casos de algunas drogas con prescripción médica, pero incluso en ese caso el deducible sería de unos 200 dólares anuales. La única excepción son las cirugías cosméticas.

No se tratra de una simple extensión del Medicare actual, que está dirigido a estadounidenses de más de 65 años; es un cambio radical del sistema de salud.

¿Cuánto costaría?

He aquí no solo el problema sino la gran interrogante. En un lapso de diez años los cálculos varían entre 25 y 32 billones de dólares (billones españoles de 12 ceros, no ingleses. Es decir: entre 25.000.000.000.000 y 32.000.000.000.000).

¿De dónde vendría el dinero?

Tampoco esto Sanders lo termina de explicar con claridad, solo ha esbozado algunas ideas, como crear un impuesto al bienestar (wealth tax) dirigido al 0,1% de la población con mayores recursos, y también elevar los impuestos a quienes ganen más de 250 mil dólares al año, llegando hasta 52% a aquellos que ganen más de 10 millones.

Aspira además que con el gobierno controlando la salud los costos serán menores. Esto, en la visión del analista de la universidad de Emory, Kenneth Thorpe, es demasiado optimista.

Otros como Drew Altman, quien dirige la fundación Kaiser, alertan que eximir a la población de cualquier costo en materia de salud lo que haría sería disparar hasta el absurdo la solicitud de servicios. Y deja claro que “ninguna nación desarrollada tiene un sistema de salud en donde el paciente esté eximido de cualquier gasto”.

¿Es viable políticamente?

En Verifikado creemos que no lo es. En el pasado Congreso, la propuesta de Sanders solo contó con el apoyo abierto de 17 senadores demócratas de 48 y de 125 miembros de la Cámara Baja de casi 200. Ningún congresista o senador republicano la apoya.

Nancy Pelosi, quien dirige la Cámara de Representantes, hoy con mayoría demócrata, ha declarado que esta propuesta de ley se discutirá igual que otras, pero tampoco ha expresado su apoyo.

No creemos que sea una legislación viable en la teoría pero aún menos en la práctica: el escollo del Senado luce por ahora insalvable, y ni siquiera entre las filas demócratas el apoyo es unánime ni está cerca de serlo. El Medicare for All no será otra cosa que un estandarte de campaña, un eslogan a lomos del cual Bernie Sanders intentará ganar la candidatura demócrata.


Imagen inicial: VK

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

11 + 5 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Coalición, invasión e intervención militar en Venezuela

Coalición, invasión e intervención militar en Venezuela

INICIO  MAPA  CONTACTO

Intervención, coalición e invasión son términos que suelen usarse indistintamente, pero hay clara diferencias que en muchos casos los hacen mutuamente excluyentes.

(Abril 4, 2019 – Javier Brassesco). En el caso venezolano muchos invocan la necesidad de una intervención militar para derrocar al régimen de Maduro, hoy aferrado al poder pese a tener en contra a casi todas las democracias del planeta. Pero otros hablan de invasión. Y los de más allá invocan una coalición. Veamos las diferencias entre cada término.

Intervención militar

En este mismo momento existe en Venezuela una intervención militar, solo que no la lidera Estados Unidos sino Rusia, y se ha llevado adelante con el beneplácito del régimen de Maduro. Incluso en la OTAN se iba a tratar este tema, según contó a EFE un alto representante diplomático de Estados Unidos, quien utilizó precisamente este término: intervención. En efecto, habló de “la intervención (de Rusia) en Siria y ahora su intervención en Venezuela”.

También se podría decir que Cuba tiene intervenida militarmente a Venezuela, pues se ha denunciado hasta la saciedad la presencia de agentes cubanos en puestos clave del anillo de seguridad de Maduro y los principales órganos de inteligencia: el Dgcim y el Sebin. Cuba, sin embargo, ha negado estas acusaciones.

Una intervención militar de Estados Unidos pudiera darse en la forma de bombardeos selectivos, por ejemplo, pero es una opción muy costosa para la población civil. En Libia se dio recientemente (2011) una intervención de este tipo, y si bien se puede decir que fue exitosa al terminar derrocando a Gadafi, lo cierto es que la misma no trajo la paz a este país. Además hay algo que no se dice mucho: fueron siete meses de bombardeos antes de que cayera el dictador.

Coalición militar

La coalición militar se refiere a la alianza de varios países para realizar una operación militar conjunta. A veces incluso puede tratarse de una misión de paz, como sucedió recientemente en Venezuela: el Tribunal Supremo de Justicia en el exilio autorizó “si fuera necesario” la conformación de una coalición militar en misión de paz para ayudar a ingresar la ayuda humanitaria.

Pero esa vez quedó claro que eso de la coalición militar internacional depende justamente de la voluntad de los países extranjeros, no es potestad de Juan Guaidó, como muchos creen.

Pese a las excelentes relaciones que Estados Unidos mantiene con vecinos de Venezuela como Colombia y especialmente Brasil, esta es una opción que no parece muy probable en el cercano plazo.

El grupo de Lima,  cuyos integrantes rechazan de plano a Maduro, se ha pronunciado siempre en contra de la opción militar en el caso venezolano.

Invasión militar

La invasión militar es la entrada de fuerzas armadas de un país o una coalición de países en un territorio controlado por otra entidad geopolítica.

Como decíamos que es poco probable que se forme una coalición militar para llevar adelante una invasión, esta iniciativa caería entonces solo en las espaldas de Estados Unidos. ¿Qué tan probable es que la primera potencia mundial decida actuar en este sentido?

Para el tema venezolano parece haber coincidencia entre los dos grandes partidos del país y también la opinión pública. Sin embargo, y aunque seguramente sería una acción bastante rápida (las fuerzas armadas venezolanas no parecen tener la moral muy alta y es dudoso que se inmolen por alguien tan repudiado en lo interno como Maduro), involucraría la movilización de al menos cien mil marines. ¿Está dispuesto Trump a dar este paso?

Lo vemos muy difícil: Trump es una persona impredecible, pero hasta ahora se ha mostrado reticente a comprometer tropas estadounidenses en misiones en el exterior, e incluso ha retirado tropas de Siria y tiene planes para hacer lo mismo en Irak y Afganistán.


Imagen inicial: VK con insumos de Pixabay.

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

13 + 4 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Cerrará Trump la frontera con México esta semana?

¿Cerrará Trump la frontera con México esta semana?

INICIO  MAPA  CONTACTO

Donald Trump puede ordenar ese cierre, pero hay muchos obstáculos económicos e incluso legales (el comercio bilateral, el Congreso, la Corte Suprema) para que lo haga.

(Abril 3, 2019 – Javier Brassesco). El pasado viernes el presidente Donald Trump amenazó, a través de su cuenta de Twitter, con cerrar esta semana la frontera con México, o largas secciones de la misma, si su vecino del sur no detiene a los inmigrantes ilegales que se dirigen a Estados Unidos a través de su frontera sur.

Cerrar la frontera entre México y Estados Unidos traería tantos problemas a Trump que la verdad es que creemos que se trata de una bravuconada más que de una amenaza seria.

La frontera entre ambos países ha sido cerrada en algunas ocasiones, pero siempre se trató de medidas puntuales, con muy poca duración en el tiempo: tras la muerte de Kennedy, para evitar el tráfico de cannabis, un caso de secuestro con un agente de una patrulla fronteriza y luego de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Trump podría invocar la seguridad nacional para hacerlo, pero encontrará muchos problemas legales y es probable que un tribunal le ordene reabrirla con una orden judicial. Para empezar estaría violando principios constitucionales como el libre tránsito a sus propios ciudadanos, o el derecho a reunión pacífica consagrado en la Primera Enmienda.

Seguramente enfrentaría además demandas de parte de compañías estadounidenses que adquieren en México algunas piezas y repuestos (cuando se cerró en septiembre de 2001 muchas compañías estadounidenses de automóviles sufrieron por una fuerte escasez de repuestos, por ejemplo).

Parar de golpe un comercio que diariamente mueve casi dos mil millones de dólares no es algo nada sencillo y tendría muchas repercusiones.

Nuestra validación

En octubre y noviembre del año pasado ya Trump había realizado esta amenaza de cerrar la frontera con México, y creemos que esta vez tampoco pasará de las palabras. Al menos por ahora.

Aunque la cerrara lo más probable es que muy pronto tuviera que reabrirla por una orden judicial, y eso podría ser visto como una derrota para el republicano.

Además que ya este martes Trump parece haberse reconciliado de alguna manera con las autoridades mexicanas, pues a través de un tuit

reconoció que por primera vez en años (o décadas) el gobierno mexicano está deteniendo a muchas personas, provenientes sobre todo de Guatemala, Honduras y El Salvador, en su frontera sur.


Imagen inicial: VK

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

8 + 6 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Se podrá eliminar el Colegio Electoral para las elecciones de 2020?

¿Se podrá eliminar el Colegio Electoral para las elecciones de 2020?

INICIO  MAPA  CONTACTO

Es difícil el camino hacia la eliminación de los Colegios Electorales y no se ve una voluntad clara en el futuro inmediato. Si ocurriera sería para elecciones muy alejadas en tiempo y ni pensar en las de 2020.

(Marzo 28, 2019 – Javier Brassesco). Elizabeth Warren, precandidata demócrata para las elecciones presidenciales de 2020, volvió a plantear un tema que cada cierto tiempo retoma el partido Demócrata: la eliminación del Colegio Electoral, de modo que en Estados Unidos se ponga en vigor el voto universal como en casi todo el mundo.

De hecho el congresista por Tennessee Steve Cohen presentó a principios de año en la Cámara de Representantes un proyecto de ley que busca precisamente la eliminación del Colegio Electoral. Él sacaba a colación un hecho cierto: en dos de las últimas cinco elecciones el candidato con menos votos a nivel nacional terminó siendo presidente de Estados Unidos (George W. Bush y Donald Trump).

Recordemos que según el peculiar sistema de votación estadounidense, su presidente es escogido por 538 grandes electores, que se reparten entre los estados según su población. Esto hace que los aspirantes se “olviden” de hacer campaña en estados seguros para uno u otro bando (California para los demócratas, Texas en los últimos tiempos para los republicanos, por ejemplo) y se centren en aquellos llamados “swing states” que están más poblados y por tanto tienen más votos, como Florida, Ohio o Pensilvania.

Fue así que en 2016 Trump obtuvo 304 votos electorales contra 227 de Hillary Clinton, aunque perdió la elección general por casi tres millones de votos.

Pero… ¿Se puede cambiar hoy?

¿Pero cambiar hoy este sistema es verdaderamente viable? No creemos que lo sea, no en el cercano plazo y en ningún caso para las elecciones de 2020. Además de que se trata de un sistema de votación que está muy arraigado en el estadounidense, y más allá de lo que pueda argumentarse en favor o en contra, existen disposiciones legales que no favorecen a los demócratas.

El camino para hacerlo es largo. Primero ambas cámaras del Congreso deben aprobar una enmienda a la constitución, y el partido republicano, que domina el Senado (53 senadores contra 45 demócratas y dos independientes), está negado de plano a hacerlo. Ni siquiera existe consenso entre los demócratas en este punto.

Y para que una enmienda sea tan solo propuesta, deben respaldarla dos tercios de cada una de las cámaras. Además la enmienda deben ratificarla al menos 38 de los 50 estados (tres cuartas partes) a través de sus asambleas legislativas.

Son obstáculos imposibles de sortear para las elecciones del próximo año.


Imagen inicial: Juramentación del Colegio Electoral de Maryland, 2012.

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

2 + 9 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.