fbpx
¿Trump fue irrespetuoso en el aniversario del 11 de septiembre?

¿Trump fue irrespetuoso en el aniversario del 11 de septiembre?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Se le atribuyeron a Trump posturas y gestos irrespetuosos respecto a la conmemoración del aniversario del 11S, pero fueron realizadas fuera de contexto o con intención manipuladora. Vea el expediente.

(Septiembre 17, 2018). En las redes sociales circularon varios memes en donde se muestra a Trump haciendo un emocionado gesto en el 17 aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, e incluso se llegó a decir que su actitud fue la de un “niño megalómano y narcisista”

La cantante Holly Figueroa O’Reilly incluso se burló diciendo: “Estamos siendo muy duros con Trump, pues al fin y al cabo ¿Quién de nosotros no se ha comportado así en un homenaje a las víctimas del 11 de septiembre?”

Además se hicieron otras comparaciones tratando de hacer quedar mal a Trump, y para eso se contrastaron, por ejemplo, dos tuits que al respecto escribieron el hoy presidente y su predecesor, Barack Obama.

Primero que nada hay que aclarar que la foto de Trump es real y fue tomada en el último aniversario del 11 de septiembre. También son auténticos los dos tuits del meme en cuestión, tanto el de Obama como el de Trump.

Sin embargo, debemos aclarar algunas cosas, pues ciertamente hay manipulación en la forma de presentar estos hechos.

Solo un saludo

La foto de Trump no fue tomada en el homenaje que en Shanksville, Pensilvania,  se hizo a las víctimas del vuelo United Airlines 93 que murieron allí el 11 de septiembre de 2001, sino en el aeropuerto de Johnstown (Pensilvania) antes de dirigirse a Shanksville, y su gesto se debe a que estaba saludando a varios seguidores y a un grupo de soldados.

Esa imagen de Trump con los dos puños en alto puede parecer ridícula o infantil, pero la verdad es que cualquiera de nosotros, captado en el momento exacto, puede lucir de esa manera cuando saludamos a alguien con efusividad.

En este tema en particular sucedió algo curioso, pues quienes defienden a Trump argumentaron (con razón) que los memes eran tendenciosos, y no tuvieron mejor idea que diseñar otros memes… también tendenciosos. Así, según algunos que también circularon por las redes, la causa del gesto de Trump era su alegría al reconocer a un niño víctima del cáncer, al que inmediatamente después abraza.

Pues no, tampoco. Primero que nada, en realidad Trump no lo abraza, sino que le estrecha la mano y luego se acerca a él para escuchar mejor lo que le dice.

Pero sobre todo, el presidente no hace el gesto luego de saludar a esta persona, sino después, es decir, su gesto no tiene nada que ver con la alegría por ver a un niño con cáncer a quien supuestamente ya conocía desde hace tiempo. En este video se puede ver la secuencia de los hechos (a partir del minuto 7, y hace el gesto en cuestión en el minuto 8:34):

En cuanto al tuit…

Como dijimos, tanto el tuit de Trump como el de Obama son genuinos y fueron publicados ambos este 11 de septiembre.

Pero ese no fue el único tuit de Trump ese día con respecto al 11 de septiembre, pues también publicó un video de cuando salía de Washington a Shanksville y otro sobre el acto de homenaje en dicha ciudad. Pero además publicó una reflexión en video (filmado en los jardines de la Casa Blanca)  sobre ese día y sobre el acto al que asistiría en Pensilvania:

Nos parece entonces tramposa la comparación de tuits realizada en el susodicho meme.

 


Imagen inicial: Composición de VK.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

9 + 5 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Se han registrado sitios web falsos, robo de cuentas y falsificación de grupos y agendas. Las alarmas se han encendido y las empresas de tecnología y plataformas están en guardia, para que no se repita la comprometida situación de 2016.

(Agosto 21, 2018). De cara a las elecciones de “mid-term” en EE.UU., este año, se han intensificado los ataques de hackers rusos, algunos -según fuentes- ligados al régimen de Putin. A continuación algunos recuentos:

Hackers ya atacan elecciones estadounidenses de mitad de mandato

Por lo menos tres candidatos a legisladores ya han sufrido ataques de phishing que guardan un fuerte parecido con el sabotaje ruso de la campaña 2016. Entre ellos está la senadora demócrata Claire McCaskill de Missouri, que participa en una de las contiendas más reñidas del año.

Facebook ha cerrado decenas de cuentas y páginas para detener lo que parecía ser una campaña coordinada de desinformación.

Tres meses antes de las elecciones, los principales funcionarios de seguridad nacional del presidente Donald Trump están haciendo sonar la alarma. Cinco de ellos ocuparon el podio de la Casa Blanca la semana pasada para advertir sobre la interferencia y delinear los preparativos del gobierno, aun cuando el mismo Trump sigue planteando públicamente dudas sobre la injerencia rusa en la elección de 2016 que él ganó.

Microsoft descubre más ataques rusos de cara a las elecciones de “midterm”

La compañía dijo que un grupo de piratas informáticos vinculado al gobierno ruso creó dominios falsos de Internet que parecían imitar a dos organizaciones conservadoras: el Instituto Hudson y el Instituto Republicano Internacional.  Otros tres sitios falsos se diseñaron para que parecieran pertenecer al Senado de EE. UU.

Microsoft afirma que estas páginas web fueron creadas por un grupo de hackers llamado APT28. Precisamente, los servicios de inteligencia estadounidenses afirman que este grupo estuvo implicado en lo sucedido en las pasadas elecciones del país.

Hackers rusos se apropian de cientos de cuentas de Instagram

Cientos de usuarios de Instagram reportaron en los últimos días que sus cuentas fueron hackeadas, perdiendo acceso a las mismas.

En todos los casos, el “modus operandi” es el mismo, según lo reportó Mashable: primero descubren que se cerró la sesión en sus dispositivos móviles, pero al intentar restablecer la contraseña, se dan cuenta que su mail fue modificado a uno con la extensión .ru, de Rusia, y ya no tienen acceso.

Facebook afirma haber eliminado una red de hackers rusos electorales

Facebook ha anunciado este martes que ha eliminado 32 páginas y cuentas que estaban involucradas en un «comportamiento coordinado» de desinformación, una medida tomada por la compañía a escasos meses de que en noviembre se celebren en Estados Unidos las elecciones legislativas de medio mandato. “Este tipo de comportamiento no está permitido en Facebook porque no queremos que la gente o las organizaciones creen redes de cuentas que engañen a otros sobre quiénes son o lo que están haciendo”, dijo Facebook en un comunicado de prensa.

(…) Públicamente, Facebook dice que no sabe con certeza quién estaba detrás de la red, pero dice que ha “encontrado pruebas de algunas conexiones entre estas cuentas” y las cuentas que habían sido ejecutadas por trols rusos en el período previo a la elección presidencial de 2016. La compañía también dijo que había informado sobre la red a la policía y al Congreso.


Imagen inicial: Pixabay.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

11 + 6 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Quién es el funcionario de alto rango  que enfureció a Trump?

¿Quién es el funcionario de alto rango que enfureció a Trump?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Muchos sospechosos ¿habituales? pero pocos indicios firmes de que pueda ser del círculo más cercano o de algún outsider. El caso es que la búsqueda sigue y las quinielas engordan por acertar quién fue el informante que le dio el polémico material a The New York Times.

Por los momentos, la K amarilla indica que no hay razones para apuntar el dedo hacia este o aquel personaje del entorno presidencial.

Javier Brassesco

(Septiembre 11, 2018). Un funcionario de alto rango de la administración Trump escribió hace cinco días y en condición de anonimato un artículo en el New York Times que enfureció al presidente, quien exigió al diario que revelara la identidad de este misterioso personaje, hoy mismo el más buscado por el propio gobierno.

Incluso pidió a Jeff Sessions, fiscal general, que investigue quién escribió ese incendiario artículo, que ha sido calificado por Steve Bannon, ex funcionario de la administración Trump, como la prueba de un golpe de Estado en contra del presidente.

Se han lanzado todo tipo de teorías en cuanto a quién puede ser este “alto funcionario” (la única pista dada por el diario), y de las sospechas no escapa ni siquiera el vicepresidente Mike Pence, aunque éste ha hecho y dicho todo lo posible para deslindarse de esta posibilidad

No existe una definición precisa de lo que es un “alto funcionario”, y las posibilidades son muy grandes. Lo que sí está claro es que no debe tratarse de un burócrata de rango medio, pues es improbable que el NYT publicase algo tan grave si parte de un funcionario de peso en la administración.

La lista es larga. Pasen y vean

Mike Pence. Como dijimos, ni siquiera el vicepresidente está fuera de sospecha, al menos no para los analistas. Se resalta el hecho de que Pence defendió a Sessions cuando Trump atacó a este último por no poner fin de una vez a la investigación sobre la colusión entre el equipo de campaña de Trump y Rusia para interferir en las elecciones presidenciales de 2016. Aparte de ese, muy pocos otros puntos de desencuentro han existido entre Trump y su vicepresidente. Entre las pistas que vincularían a Pence con el artículo existe una palabra a veces utilizada por él y que aparece en dicho texto: “lodestar” (estrella polar, literalmente, pero utilizada cuando se quiere hablar de un punto de referencia).

James Mattis. En el libro que el periodista Bob Woodward (conocido por destapar en los 70 el escándalo de Watergate junto a su colega Carl Bernstein) escribió sobre la administración Trump se revela que el secretario de Defensa estaría muy inconforme con el desempeño de Trump al frente de la presidencia, y que llega a afirmar que su jefe tiene el nivel de entendimiento de un niño de quinto o sexto grado.

John Kelly. En el mencionado libro, el jefe de gabinete llega a llamar “idiota”y “desquiciado” a Trump (entre otras cosas), lo que le convierte en uno de los principales sospechosos.

Kellyanne Conway. Jefa de campaña de Trump y hoy una de sus principales asesoras, ha sido señalada como la culpable de que la versión del presidente no aparezca en el referido libro de Woodward (el periodista le pidió una entrevista con el presidente pero la misma nunca tuvo lugar, cosa que Trump lamenta). Además su esposo, el conocido abogado George Conway, es un acérrimo crítico de Trump.

Don McGahn. Consejero y asistente de Trump, tiene sus días contados en la Casa Blanca, y por eso algunos analistas lo han señalado. Por eso y porque ha sido una de las personas que más ha entrevistado el fiscal especial Robert Mueller, quien dirige la investigación sobre Rusia. McGahn conoce bien los intríngulis de esta administración.

Dan Coats. El director de Inteligencia se mostró molesto por la decisión de Trump de reunirse a solas con Putin en julio, solo con la presencia de traductores, pues consideró que podía ponerse en peligro la seguridad nacional. Precisamente la “seguridad nacional” fue invocada en el misterioso texto como un motivo de fuerza mayor para oponerse a las decisiones de Trump. Coats ha señalado además que la interferencia rusa en las elecciones de 2016 es “innegable”.

Jeff Sessions. Como dijimos, Trump instruyó a Sessions para que exija al New York Times que revele la identidad de este misterioso funcionario. Pero el propio fiscal general figura entre los sospechosos.  Sessions es uno de los funcionarios que más ha tenido que recibir críticas e insultos del presidente, sobre todo por su decisión de inhibirse de supervisar la investigación sobre la posible colusión con Rusia hace ya más de un año.

Kirstjen Nielsen. La secretaria del Departamento de Seguridad Nacional estuvo muy cerca de dimitir el pasado mayo cuando Trump le reclamó por la falta de resultados a la hora de impedir la entrada ilegal de indocumentados a Estados Unidos. ¿Qué medio filtró esta noticia entonces? Pues el New York Times.

Nikki Haley. Durante la campaña por la nominación republicana, la hoy embajadora de Estados Unidos en la ONU fue una de las principales detractoras de Trump. Su nombramiento el 25 de enero de 2018 fue muy sorpresivo, y desde entonces incluso se le ha ligado sentimentalmente al presidente.

 


Imagen inicial: VK.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

8 + 4 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Sufre Trump un “golpe de Estado administrativo”?

¿Sufre Trump un “golpe de Estado administrativo”?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Hay demasiado prestigio en juego para que Bob Woodward, con su nuevo libro y The New York Times, publicando la carta de un funcionario de la Casa Blanca bajo anonimato, se arriesguen a difundir información falsa.

Nuestra K verde no significa que damos por hecho que hay caos administrativo en la Casa Blanca sino que: a) Woodward recibió esas impresiones de las fuentes que cita en su libro, incluso las de segundo grado (las que dicen que otro dijo) y b) La fuente anónima cuya carta publicó The New York Times está verificada por esa publicación. Esto hace la posibilidad de un metafórico “golpe de Estado administrativo” mucho más plausible.

(Septiembre 6, 2018). En el libro que el veterano periodista Bob Woodward escribió sobre Trump (saldrá a la venta el 11 de septiembre, pero ya CNN adelantó parte del mismo), se dice que gente dentro del propio gobierno le está propinando al presidente lo que define como un “golpe de Estado administrativo”.

En aras de la seguridad nacional (que muchos en su entorno creen que se pone en peligro con algunas decisiones de Trump) burlan sus órdenes e incluso le esconden documentos para cambiar o retrasar sus decisiones.

Este miércoles el New York times tomó una decisión que no es usual en el diario estadounidense: publicó una carta anónima de un funcionario del gobierno de Trump que confirma lo que dice Woodward y asegura que él mismo forma parte de lo que denomina “la resistencia”, aunque  aclara que no tiene que ver con la tradicional resistencia de izquierda: “Queremos que el gobierno tenga éxito y pensamos que muchas de sus políticas han convertido a Estados Unidos en un país más seguro y más próspero. No obstante, nuestro primer deber es con nuestro país, y también creemos que el presidente continúa actuando de una manera perjudicial para la salud del mismo”.

No se trata, según queda claro en la carta, de los esfuerzos solitarios de un idealista, pues allí se afirma que “muchos funcionarios designados por Trump nos hemos comprometido a hacer lo que esté a nuestro alcance para preservar nuestras instituciones democráticas y al mismo tiempo frustrar los impulsos más erróneos de Trump hasta que deje el cargo”.

Se dice que la raíz del problema es la “amoralidad” del presidente, y que aunque fue electo como republicano, no muestra aprecio por los valores de ese partido como libertad de pensamiento, libertad de mercado y personas libres. También critica la afirmación de Trump de que la prensa es “el enemigo del pueblo”.

Otro punto en el que coincide lo escrito por Woodward con lo que afirma este funcionario es que la conducta “errática” de Trump es la causa de mucha exasperación en su entorno más cercano, pues nadie sabe a qué atenerse con un presidente que cambia de opinión de un momento al otro.

Trata de tranquilizar al pueblo estadounidense diciendo que ellos saben lo que está ocurriendo y tratan de hacer lo correcto aun cuando Trump no lo haga. “Hay adultos a cargo”, dice.

Nuestra validación

El libro de Woodward aún no ha sido publicado y solo se puede opinar tomando como insumo lo que CNN decidió adelantar. Pero lo que allí se afirma es perturbador y muestra a un presidente que es enfrentado por parte de un grupo de colaboradores que él mismo designó.

Ni qué decir que Bob Woodward es de los periodistas más respetados y con una trayectoria más impecable en todo Estados Unidos: ganador de dos Pulitzer, ha escrito libros sobre ocho presidentes y sus investigaciones hicieron caer a uno (Nixon). Él asegura que tiene grabaciones y respaldo de todo lo que afirma en su libro, que allí no hay prácticamente nada que no esté sustentado. Y si a alguien se le puede creer cuando afirma eso es a Bob Woodward.

También el New York Times es uno de los periódicos más serios de ese país, y asegura que tomó la decisión (inusual y en contra de la línea editorial del propio medio) de publicar esa carta anónima por pedido del propio autor, un funcionario de alto rango cuya identidad es conocida por el diario. Y lo hizo luego de muchas investigaciones para corroborar que lo que allí se cuenta es cierto. El New York Times se está jugando su credibilidad y trayectoria, que no es poca cosa, haciendo pública esa carta sin firma.

Creemos que tanto lo que describe Woodward como lo que se relata en esa carta del New York Times es cierto: dentro del propio equipo de Trump se ha formado un grupo (qué tan numeroso es algo que todavía no puede saberse a ciencia cierta) que no está de acuerdo con muchas de sus decisiones y de su manera de conducirse y que por lo tanto se ha dedicado a sabotear muchas de las decisiones que, consideran ellos, ponen en peligro la seguridad de Estados Unidos.

 


Imagen inicial: Pixabay.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

15 + 5 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿John Kelly describió a Trump como “desquiciado” y su Sec. de Defensa como “con el entendimiento de un niño” ?

¿John Kelly describió a Trump como “desquiciado” y su Sec. de Defensa como “con el entendimiento de un niño” ?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Bob Woodward, uno de los dos periodistas que develó el escándalo de Watergate hace más de 40 años, dice tener grabaciones y, en su defecto, testimonios de primer grado para todas las declaraciones que publicó. Es muy poco probable que para publicar un libro que cuestiona seriamente nada más y nada menos que al Presidente de EE.UU., no haya sido así.

Damos 75 puntos a esta convicción, justo en el límite entre lo que consideramos cierto y lo indeterminado.

Javier Brassesco

(September 5, 2018). El próximo 11 de septiembre caerá una bomba en Estados Unidos. Ese día saldrá publicado un libro que sobre Donald Trump ha escrito el  legendario periodista Bob Woodward, ganador de dos premios Pulitzer, el mismo que junto a Carl Bernstein llevó adelante en los 70 la investigación sobre el escándalo Watergate, que terminaría provocando la renuncia de Richard Nixon.

El libro de 448 páginas se titula “Miedo: Trump en la Casa Blanca” (Fear: Trump in the White House)” y solo lo que se ha filtrado sobre el mismo ha causado escándalo, pues describe una casa de locos y cómo el círculo íntimo de Trump se relaciona con el presidente, quedando al descubierto que incluso sus asesores más cercanos lo ven como un peligro para la seguridad nacional y tratan de eludirlo.

Fruto de una investigación de 19 meses, el libro documenta, a través de cientos de entrevistas confidenciales, las peleas casi diarias que el presidente de Estados Unidos tiene con sus colaboradores más cercanos. Se detalla cómo los ex funcionarios y los funcionarios activos se exasperan con el comportamiento errático e imprevisible de Trump, con su ignorancia y su inclinación a la mentira.

Idiota, desquiciado, un jodido mentiroso…

Woodward llega a informar algo tan grave como que su actual Jefe de Gabinete, el general John Kelly, ha descrito a su comandante en jefe como un “idiota” y un “desquiciado”. Su secretario de Defensa, John Mattis, ha dicho que Trump tiene “el entendimiento de un niño de quinto o sexto grado”, y uno de sus exabogados, John Dowd, lo describe como “un jodido mentiroso” (“a fucking liar”).

Dowd afirma que si llega a testificar ante el fiscal Robert Mueller, quien dirige la investigación sobre la posible colusión del equipo de campaña de Trump y Rusia para interferir en las elecciones presidenciales de 2016, va a terminar “con un traje naranja” (el uniforme de los presidiarios). Y así mismo se lo dijo a Trump, recomendándole que no testificara ante Mueller bajo ningún concepto: “Es eso un traje naranja”.

“Es un idiota, no tiene sentido tratar de convencerlo de algo. Se ha descarrilado (…) ni siquiera sé por qué estoy aquí, es el peor trabajo que he tenido”, llega a decir Kelly (siempre según Woodward).

Pero eso no es nada: cuando Gary Cohn, asesor principal del presidente, le expresó su decisión de renunciar debido a unos comentarios racistas que había hecho el presidente tras los sucesos de Charletosville en 2017, Trump no se la aceptó y le dijo que eso era traición. Cohn le comentó sobre ese incidente a Kelly, y éste le respondió: “Yo hubiera agarrado esa carta de renuncia y se la hubiera metido por el [trasero] seis veces” (“I would have taken that resignation letter and shoved it up his ass six different times”).

El libro, del cual CNN obtuvo una copia, revela además cómo muchos de sus asesores le esconden documentos al presidente de Estados Unidos para proteger la seguridad nacional, para cambiar o retrasar sus decisiones, algo que Woodward describe como un “golpe de Estado administrativo”.

Trump llama a Woodward

Trump incluso llegó a llamar al veterano periodista el 14 de agosto, seguramente temeroso de lo que iba a contar en su libro, y la conversación fue grabada por Woodward con el permiso de Trump (en inglés):

 

Woodward le dice que el libro presentará una mirada “severa” sobre el presidente y su administración y éste le responde que asume que será un libro “negativo” pero que “estoy “50% acostumbrado a eso, está bien. Algunos son buenos, algunos son malos. Asumo que este será de los  negativos”.

Trump asegura que nunca recibió el mensaje de que Woodward quisiera hablar con él para el libro, y el periodista le responde que lo intentó por todas las vías, y que habló con seis personas de su círculo cercano para tratar de llegar al presidente (entre éstas el senador Lindsey Graham, el vicesecretario de prensa Raj Shah y Kellyanne Conway, jefe de campaña de Trump durante la campaña). Trump llega a reconocer que Graham le mencionó “rápidamente” el tema, y Conway es puesta al teléfono y reconoce que dos meses y medio antes Woodward le expresó su deseo de entrevistar al presidente para el libro que estaba haciendo, pero que ella siguió los protocolos y la solicitud fue rechazada y nunca llegó a su destinatario final.

Trump le reclama en todo momento que no lo hubiera llamado para entrevistarlo, y Woodward le cita a varias personas a través de las cuales trató de contactarlo. Curioso es lo que el presidente dice sobre Raj Shah, su vicesecretario de prensa quien le maneja toda la prensa: “Bueno, es que muchos de ellos tienen miedo de hablar conmigo… Raj… yo no hablo con Raj”.

Trump se lamenta de que no haya tenido lugar esa entrevista y le termina diciendo: “Bueno, vamos a tener un libro muy impreciso, y eso es malo. Pero no te culpo solo a ti por eso”.

El mismo desorden de la administración Trump que describe Woodward en su libro puede apreciarse en estos once minutos de conversación telefónica.

Woodward le asegura que tiene muchísima información y que algo ha aprendido sobre investigaciones de este tipo luego de haber escrito libros sobre ocho presidentes. Y le garantiza a Trump que ha sido muy cuidadoso, y que ha transcrito cientos de horas de entrevistas, pues todas las grabó (con permiso del entrevistado), que todo lo que está en el libro tiene un respaldo: “Creo que en este libro no hay nada que no venga de una fuente de primera mano”.

El título del libro se debe a algo que le dijo Trump a Woodward durante una entrevista conjunta que le hizo con su colega Robert Costa en 2016 para el Washington Post, cuando era candidato a la presidencia: “El verdadero poder es, no quiero ni siquiera usar esa palabra, el miedo”.

Simon and Schuster, la casa editorial que publicará el libro, afirma que se trata del “retrato más lúcido y penetrante jamás publicado sobre un presidente en funciones”.

 


Imagen inicial: VK.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

6 + 5 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Trump se negó a ir al entierro de McCain?

¿Trump se negó a ir al entierro de McCain?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

McCain dispuso por escrito que Trump no asistiera a su funeral. Lo más probable es que, de no haber sido así, el Presidente tampoco lo hubiera hecho. Pero es algo que no puede afirmarse, por eso le damos un K amarilla.

Javier Brassesco

(Septiembre 3, 2018). Donald Trump y el recientemente fallecido senador de Arizona John McCain nunca fueron muy cercanos a pesar de pertenecer al mismo partido.

La relación empezó torcida y jamás se enderezó: cuando Trump saltó a la palestra política como precandidato republicano en 2015, McCain dijo que su retórica contra los inmigrantes solo excitaba a los psicópatas. Y claro, Trump no tardó en responderle y negó que McCain fuera un héroe de guerra: “No es un héroe de guerra porque fue capturado” (…) “A mí me gusta la gente que no fue capturada”.

McCain pilotaba un avión durante la guerra de Vietnam que fue derribado en octubre de 1967 en Hanoi, y permaneció cinco años y medio en cautiverio, durante el cual fue torturado. Trump, por su parte, evitó participar en la guerra presentando cuatro prórrogas militares académicas y una médica, según datos de la Administración Nacional de Archivos y Registros de Estados Unidos que se hicieron públicos en 2011.

En una entrevista realizada en octubre de 2017, McCain se refirió a este tema, y dijo que algo que nunca pudo superar sobre la guerra de Vietnam fue que “enviamos personas con un bajo nivel de ingresos, pero los más ricos siempre encontraron un médico que dijera que tenían un problema óseo”. En un diagnóstico de 1968 que evitó que Trump fuera a la guerra de Vietnam  se aseguraba que el hoy presidente de Estados Unidos padecía un problema óseo.

La historia de desencuentros entre ellos habría de continuar durante los tres años siguientes, y tal vez la imagen más emblemática de esa rivalidad fue la mano alzada de McCain en el Senado diciendo “No” en julio de 2017 a la intención del partido conservador de derogar el Obamacare.

 

Cuando McCain murió el pasado 25 de agosto, muchos criticaron a Trump por su único, escueto y frío mensaje a través de Twitter:

También fue mal visto el gesto del presidente de rechazar publicar un comunicado de la Casa Blanca en donde se calificaba de “héroe” a McCain, según informó The Washington Post.

Pero luego ha sido criticado también por haberse ido a jugar golf en el momento en que comenzaron los funerales de McCain, que duraron cuatro días y a los que asistieron sus dos predecesores en la presidencia de Estados Unidos: Barack Obama y George W. Bush.

Sin embargo, existe aquí un malentendido. Es cierto que Trump no acudió al funeral ni al entierro de McCain, pero fue porque el veterano de guerra así lo dispuso: en efecto, McCain, que padecía un cáncer cerebral, dedicó sus últimos meses a preparar con minuciosidad sus propias exequias fúnebres, y expresamente dejó sentado su deseo de que Donald Trump no estuviese presente en los mismos.

Es posible que Trump igual no acudiera, pero eso nunca lo sabremos con certeza. Los funerales de McCain, según su propia disposición, no fueron públicos, y solo acudieron los que estaban en la lista de invitados. Y el nombre de Donald Trump brillaba allí por su ausencia.

 


Imagen inicial: Pixabay.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

8 + 6 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.