fbpx
¿Estaba borracha Nancy Pelosi?

¿Estaba borracha Nancy Pelosi?

Al comparar el video publicado en un sitio de tendencia conservadora con el video original, se nota la intervención en la imagen y el sonido. Y hay otros ejemplos.

(Mayo 28, 2019 – Javier Brassesco). Un video publicado en Facebook por Politics WatchDog y que desde allí ha sido compartido casi 50 mil veces, muestra a Nancy Pelosi, la demócrata que dirige la Casa de Representantes del Congreso estadounidense, hablando como si estuviese borracha.

Se trata del extracto de un programa realizado en Center for American Progress Ideas Conference, pero el detalle es que el video fue intervenido, simplemente bajando la velocidad de reproducción a 75%, lo que basta para que la congresista pareciera estar bajo los efectos del alcohol. El clip resultante dura 3 minutos y siete segundos, mientras que el original era de 2 minutos y 27 segundos (a partir de 3:44:50):

También el sonido del clip que apareció en Facebook fue intervenido, pues tiene un sonido de fondo que usualmente se agrega para que no se note el cambio de tono de la voz de la persona cuando se interviene la velocidad de reproducción.

Rudy Giuliani, abogado de Trump, compartió el video en Twitter pero luego lo borró. Aunque se refirió al incidente afirmando: “Nancy Pelosi exige una disculpa por el video en donde se exagera su ya vacilante manera de hablar. Primero ella debería retirar su afirmación de que Donald Trump necesita ser intervenido. Quienes viven en casas de vidrio no deberían lanzar piedras al vecino”.

Video editado

Aquí otro video de Nancy Pelosi en una conferencia de prensa el 23 de mayo en donde luce vacilante y tartamudea en varias ocasiones:

Este video no fue parece haber sido intervenido, pero sí editado para resaltar las partes que Pelosi se muestra dubitativa al contestar algunas preguntas.

Incluso el presidente Donald Trump publicó un tweet con el título “Pelosi tartamudea en una conferencia de prensa”:


Imagen inicial: Wki Commons, intervenida por VK

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

13 + 7 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Podrá Trump, ahora sí, construir el muro?

¿Podrá Trump, ahora sí, construir el muro?

Aunque ha habido algunos desarrolles menores, no hay masa crítica -ni económica, ni política- para que Trump construya su ansiado muro.

(Mayo 16, 2019 – Javier Brassesco). A pesar de que el debate sobre la construcción de un muro fronterizo provocó el cierre de gobierno más largo en la historia de Estados Unidos, Trump sigue insistiendo en esta idea, y asegura que lo construirá.

El Pentágono acaba de adjudicar 646 millones de dólares para un muro fronterizo, y al mismo tiempo se ha anunciado una iniciativa privada de recaudación de fondos para emprender esta obra que ya ha recolectado más de 20 millones de dólares. ¿Quiere decir entonces que el muro finalmente se construirá?

Una obra monumental

No, no es tan sencillo. Estamos hablando de una obra gigantesca cuyo costo ni siquiera se conoce a ciencia cierta, pero que oscila entre 25 mil y 40 mil millones de dólares. Una obra así no puede llevarse adelante sin la aprobación del Congreso, y los demócratas controlan la Cámara de Representantes desde el 3 de enero de este año.

Los fondos que acaba de adjudicar el Pentágono son solo para el diseño y construcción de un muro para reemplazar el que ya existe en una zona de Tucson, Arizona. Ni siquiera dio a conocer la longitud.

El muro que ha propuesto Trump implica la construcción de 1.870 kilómetros de muro para reemplazar estructuras que ya existen en la frontera (construidas sobre todo durante la administración Clinton) y 1.400 kilómetros de muro nuevo. El cálculo del coste en la última propuesta presentada al Congreso es de 33 mil millones de dólares. El dinero que adjudicó el Pentágono es menos del 2% de esa cifra. Y lo que se ha recolectado por iniciativa privada no constituye ni el 0,01% de los fondos que se necesitan.

Trump ha dicho que México lo pagará, y a pesar de todo insiste en esta idea. Incluso llegó a afirmar que ya México estaba pagando por él gracias al nuevo TLCAN. Pero la reestructuración de este tratado aún no está vigente (igual no está nada claro cómo México pagaría por el muro a través del TLCAN): en noviembre los presidentes de Estados Unidos, Canadá y México firmaron la reestructuración de este acuerdo comercial, pero no ha sido ratificado aún por el Congreso de Estados Unidos.

El presidente no se ha dado por vencido, y en marzo presentó una propuesta de presupuesto que reduce los gastos de varios programas públicos para dedicar 8.600 millones a su propuesta de muro fronterizo. Y en su visita a Texas el mes pasado volvió a tocar el tema.

Pero el Congreso lo máximo que ha ofrecido en materia de seguridad fronteriza son 1.300 millones de dólares para mejorar la vigilancia o el cercado ya existente. Ni siquiera con una Cámara de Representantes controlada por su partido pudo Trump hacer que su idea se materializara.

En el corto plazo no vemos posible que se comience a construir el muro que prometió Trump. En 2020 habrá elecciones presidenciales y la Cámara de Representantes se renovará en su totalidad, y ahí puede comenzar (o no) una nueva historia.


Imagen inicial: VK con insumos de Pixabay.

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

14 + 1 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Existe una pugna interna en el partido demócrata?

¿Existe una pugna interna en el partido demócrata?

INICIO  MAPA  CONTACTO

Hay claros enfrentamientos entre la cúpula y algunas figuras nuevas pero muy populares. Malas noticias, si continúan, para las aspiraciones demócratas de rescatar la Casa Blanca el año que viene.

(Abril 14, 2019 – Javier Brassesco). En noviembre el partido demócrata recuperó la Cámara de Representantes tras ocho años de hegemonía republicana, pero ahora parece sacudido por fuertes tensiones internas entre los impetuosos jóvenes y los experimentados líderes de toda la vida.

Nancy Pelosi, quien sin duda pertenece a este segundo grupo y que hoy está encargada de liderar la Cámara de Representantes (única mujer que ha llegado hasta ahí), dejó clara la presencia de conflictos internos cuando en una entrevista con el USA Today esta semana le preguntaron cómo hace para liderar a un partido sobre cuya estructura y modo de funcionamiento sus jóvenes integrantes son tan escépticos. Su respuesta fue:

“Hay personas que tienen muchos seguidores en Twitter, pero lo que importa es que tengamos los votos en la Cámara de Representantes”.

No la nombró, pero sin duda se estaba refiriendo a Alexandria Ocasio-Cortez, congresista por Nueva York de apenas 29 años que es por lejos quien tiene más seguidores en Twitter entre sus colegas: 3,9 millones, millón y medio más que la propia Pelosi.

“El Pacto Ambiental”

Un roce entre estas dos congresistas demócratas, tal vez las más representativas de cada uno de los grupos en pugna, ya había tenido lugar en febrero, cuando a Pelosi le preguntaron sobre el pacto ambiental (“The green new deal”) que promueve Ocasio-Cortez.

Esto respondió Pelosi:

“El sueño verde, o como quiera que lo llamen, nadie sabe lo que es pero todos lo apoyan ¿cierto?”.

Esta afirmación fue hecha además en medio de una discusión entre el ala más liberal del partido (y más joven, y menos experimentada) y el “establishment” sobre la decisión del Comité Demócrata de Campaña del Congreso de no llevar adelante ningún negocio con consultores políticos que trabajen para aspirantes a cargos demócratas en las primarias del próximo año y que vayan a competir con funcionarios ya electos, un intento de preservar la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes  y una decisión fuertemente criticada por Ocasio Cortez, quien precisamente llegó a su cargo derrotando a otro demócrata en funciones. “Las primarias son la única manera en que gente de la clase trabajadora puede soñar con ocupar un puesto de elección popular”, aduce la neoyorquina.

Pero como escribió el analista político Chris Cillizza para CNN:

¿Qué mensaje está mandando Pelosi con sus comentarios? Fundamentalmente este: “Mira, yo he sido liberal por mucho más del tiempo que tú has estado sobre la Tierra (…) y lo más importante que hacemos no es marcar puntos ideológicos sino promulgar leyes como un partido unido, mostrándole así al país que hacemos nuestro trabajo, no solo jueguitos partidistas.

Lo cierto es que el partido demócrata está sacudido por una pugna entre dos facciones perfectamente definidas. Mala noticia si quieren enfrentar con éxito la posibilidad de que Trump sea reelecto el año que viene.


Imagen inicial: VK con insumos de Pixabay.

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

5 + 1 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿A quién culpan los estadounidenses por el cierre del gobierno?

¿A quién culpan los estadounidenses por el cierre del gobierno?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

El muro en la frontera con México ha sido una promesa central y un punto de honor para la Administración Trump. Ahora es una lucha entre la Casa Blanca y el Capitolio que ha producido un cierre parcial del gobierno.

¿De quién es la responsabilidad o culpa de este «shutdown»? Las mediciones muestran que la mayoría apunta hacia un solo sitio al asignar la responsabilidad (y culpa) por el «shutdown».

Fernando Nunez-Noda

(Enero 20, 2019). Donald Trump ha hecho del Muro en la frontera un punto de honor de su gobierno. Tanto que ha estado dispuesto a cerrar el gobierno hasta lograr el monto necesario para construir la famosa pared. Al principio afirmó muchas veces que haría que México pagara su construcción, una promesa sin base que luego tuvo que sepultar en el silencio.

Ha bajado su solicitud de +$10 mil millones a $5 mil millones pero los Demócratas solo están dispuestos a dar $1,3 mil millones para «seguridad fronteriza», no específicamente para el muro. De modo que el cierre del gobierno es una competencia de pulso a ver quién aguanta más o, mejor dicho, quién teme más a la pérdida de popularidad por el cierre. Trump obviamente ha culpado a sus rivales: “El gobierno federal permanece cerrado por una razón y solo una: porque los demócratas no financiarán la seguridad fronteriza.” Léase: el muro.

Ahora, más allá del tira-y-encoge de Trump y los Demócratas ¿qué piensa el público? ¿a quién atribuye la responsabilidad o culpa una mayoría de estadounidenses? Chequéemos algunas mediciones:

Los estadounidenses culpan ampliamente al presidente Donald Trump y a los republicanos en el Congreso por el estancamiento en Washington que acaba de romper el récord como el cierre de gobierno más largo en la historia de Estados Unidos.
.

Según una encuesta del Washington Post-ABC News publicada el domingo, más de la mitad de los estadounidenses (53 por ciento) dicen que el presidente y su partido deberían asumir la mayor parte de la culpa de los cierres; otro 29 por ciento señala con el dedo a los demócratas en el Congreso. Solo el 13 por ciento de los estadounidenses dice que ambas partes deben rendir cuentas ya que el cierre continúa.

Una encuesta «IPSOS for National Public Radio» preguntó si «deberíamos mantener el gobierno cerrado hasta que haya fondos para un muro a lo largo de la frontera de Estados Unidos con México». Solo el 31% de los encuestados dijo estar de acuerdo. Respecto al discurso que dio Trump para darle fuerza a su cruzada por el muro, «hizo poco para restablecer la fe en el pueblo estadounidense, ya que solo uno de cada diez (10%) pensaba que acercaba al país a poner fin al cierre.»

No obstante es importante tomar en cuenta que el tema también es absorbido parcialmente por la polarización política:

Aunque existe un acuerdo generalizado de que el cierre es malo para el país, cuando se trata del muro, el control de la política partidista es fuerte. Casi uno de cada tres estadounidenses cree que deberíamos mantener cerrado el gobierno hasta que haya fondos para un muro a lo largo de la frontera de EE. UU. y México (31%), un sentimiento que es impulsado principalmente por los republicanos (58% frente a solo el 14% de los demócratas).
CNN, por su parte, ha recopilado «seis encuestas de alta calidad esta semana sobre Trump, el cierre, los demócratas en el Congreso y el muro.»
  • La mayoría confirmó lo que ya sabíamos antes de que comenzara el cierre: la oposición a un muro fronterizo es generalizada y profunda.
  • Cerca de la mitad de los estadounidenses (51%) dijo que sería inaceptable si la única forma de terminar el cierre fuera aprobar un proyecto de ley que incluya los fondos solicitados por Trump para el muro fronterizo, según una encuesta del Centro de Investigación Pew publicada en enero 16. Por otro lado, 29% dijo que sería inaceptable que el único fin del cierre se produzca mediante un proyecto de ley que no incluya los fondos solicitados por el presidente para el muro.
  • (La encuesta de) la Universidad de Quinnipiac encontró que 61% de los votantes apoyaría un proyecto de ley que financiara nuevas medidas de seguridad fronteriza sin financiar un muro, incluido el 36% de los republicanos, el 78% de los demócratas y dos tercios de los independientes.
  • El soporte para el muro sigue siendo bajo, alrededor de 4 en 10, en todas las encuestas (40% de apoyo en Pew, 43% en Quinnipiac, 39% en CNN / SSRS y 42% en ABC / Washington Post).

Conclusiones

La mayoría de estadounideneses, en todas las encuestas importantes, señala a Donald Trump como el principal (y a veces único) responsable del cierre del gobierno. No solo porque fue él quien provocó el «shutdown» como consecuencia de la no aprobación del muro, sino porque una mayoría de estadounidenses no ve prioritaria o necesaria la construcción de tal muro fronterizo.

A medida que se extienda el cierre de gobierno, es muy probable que el daño político a Trump se incremente, aunque los Demócratas también sentirán los embates. Pero es al presidente a quien más le conviene lograr un acuerdo antes de que le quema más capital político.

 

Referencias


Imagen inicial: Pixabay.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

10 + 15 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Este podría convertirse en el cierre de gobierno más largo de la historia?

¿Este podría convertirse en el cierre de gobierno más largo de la historia?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Hasta hoy el cierre del gobierno es el cuarto más largo de la historia. El récord es de 21 días, entre el presidente Bill Clinton y el Congreso del Partido Republicano, desde que se extendió desde diciembre de 1995 hasta enero de 1996. No hay indicios de solución, pero tampoco de que pueda durar tanto.

(Enero 3, 2019). Este jueves el cierre de gobierno cumple su décimo tercer día, lo que lo ubica hasta ahora como el cuarto más largo en la historia de Estados Unidos.

El presidente Trump se reunió ayer con líderes del Congreso para intentar destrabar la situación pero no se avizora ninguna solución toda vez que ninguna de las partes parece dispuesta a ceder.

La disputa se centra alrededor del muro que Trump quiere construir en la frontera con México: el presidente aspira que se aprueben unos cinco mil millones de dólares para arrancar finalmente con este proyecto, pero los demócratas (que a partir de hoy son mayoría en la Cámara de Representantes) se niegan.

Trump advirtió a finales de diciembre que vendría un cierre de gobierno “muy largo”, y ayer volvió a insistir en que el cierre durará “el tiempo que sea necesario”.

¿Qué es un cierre de gobierno?

En Estados Unidos un cierre de gobierno es algo parecido a un paro patronal del sector privado: la administración pública suspende toda prestación de servicios considerados no esenciales.

Ocurre cuando el presidente veta el presupuesto que aprueba el Congreso, y entonces dicho presupuesto es devuelto al Parlamento. Cuando los desacuerdos entre el presidente y el Congreso (bien sea la cámara baja o la alta, o ambas) no son solucionados antes de la fecha en que este presupuesto debe comenzar a utilizarse, tiene lugar el llamado cierre de gobierno.

¿Cómo afecta al ciudadano?

En cada cierre (y éste es el décimo noveno desde 1976) varían los servicios del Estado que son suspendidos, pues depende del remanente del presupuesto anterior. Los parques nacionales siempre se han visto afectados en cada cierre de gobierno, y también cierran muchas escuelas. También en muchos casos se interrumpe el servicio de recolección de desechos.

Los servicios médicos, militares, de seguridad, de prisiones, de tráfico aéreo, postales y meteorológicos que dependen del gobierno continúan en funciones.

Se estima que actualmente existen alrededor de 800 mil empleados federales afectados directamente, pues no están acudiendo a sus puestos de trabajo ni están devengando un sueldo.

¿Cuánto puede durar?

El cierre de gobierno más largo ocurrió durante la presidencia de Bill Clinton y se extendió por 21 días, entre el 16 de diciembre de 1995 y el 6 de enero del año siguiente.

No existe una duración determinada, pero la mayoría de los cierres que han existido hasta ahora  (10 de 19) han durado menos de una semana. El que nos ocupa ya va para las dos semanas y no se ve ninguna solución a la vista.

El cierre termina cuando ambas partes (Ejecutivo y Legislativo) logran un acuerdo, lo que en este caso parece lejos de ocurrir.

¿Cómo se llega al fin del cierre?

Si no se llegar a un acuerdo, el Congreso podría poner fin al cierre si y solo si dos tercios de ambas cámaras estén de acuerdo en tomar esta medida.

Para que esto ocurra muchos congresistas y senadores republicanos tendrían que votar en contra del Presidente (entre ellos unos 20 senadores, nada menos).  ¿Es esto posible?

La idea de construir un muro fronterizo fue una de las principales promesas en la campaña de Trump, pero lo cierto es que la misma nunca ha logrado concitar mucho entusiasmo en su propio partido. En dos años de dominio republicano en ambas cámaras, lo máximo que se ha aprobado (en marzo de 2018) fue la aprobación de 1.600 millones de dólares para esta obra, lo que representa algo más del 5% del costo final de la misma.

Pero una cosa es que a un legislador no le entusiasme mucho la construcción de  este muro fronterizo, y otra colocarse frontalmente contra el presidente. Como hemos dicho: se trata de una materia urgente y no se puede descartar que se consiga un acuerdo de la noche a la mañana, pero ahora mismo no se divisa ninguna solución en el horizonte.

Referencias


Imagen inicial: VK.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

13 + 1 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.