fbpx
Hay 1.000 billones de toneladas de diamantes a 150 km de usted

Hay 1.000 billones de toneladas de diamantes a 150 km de usted

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Un reciente estudio multidisciplinario detectó el más grande yacimiento de diamantes jamás imaginado, unas mil billones de toneladas (como media luna de piedras preciosas) a apenas poco más de 100 kilómetros.

Ahora, como nada es perfecto, lea el artículo para entender porqué este hallazgo solo puede hacernos más ricos en conocimientos, no en dinero.

 

(Julio 19, 2018). Los diamantes son muy costos porque son escasos. Esas piedras preciosas no se consiguen fácilmente, además de que en general, son monopolizadas por unos pocos extractores y distribuidores. Son, pues, las joyas más preciadas del mundo y, por lo costosas, las más difíciles de adquirir.

Por eso le preguntamos ¿qué haría usted si científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y de la Universidad de Penn State le dicen que los diamantes son 1.000 veces más comunes de lo que creíamos? Sí, a apenas 150 kilómetros de usted hay, incrustados en la piedra milenaria, unos 1.000 billones de toneladas de estas gemas invaluables, listas para ser convertidas en collares, diademas, anillos. CNN lo reporta:

Un nuevo estudio realizado por un equipo interdisciplinario de investigadores empleó la tecnología sísmica (la misma que mide los terremotos) para estimar que mil billones de toneladas de diamantes se encuentran en las profundidades de la superficie de la Tierra.

 

Eso es 1.000.000.000.000.000. Esto es, 1015.

Eso equivale a poco más de la mitad de la masa de la Luna. No obstante… hay un pequeño (gran) problema.

¿Cuál es el problema?

Los diamantes están bajo la tierra, a una distancia de entre 144 y 220 kilómetros. Parece poco, pero es mucho si consideramos lo difícil que es taladrar rocas de distintas densidades una distancia tan larga:

Los depósitos se ubican entre 144 y 240 kilómetros por debajo de la superficie de la Tierra, mucho más profundo de lo que la maquinaria minera actual permite llegar. La mina Mir Diamond en Rusia, por ejemplo, es el segundo hoyo más grande hecho por el hombre y solo tiene unos 500 metros de profundidad.

(…) En lo profundo de la tierra hay cratones, masas de roca con forma de montañas invertidas. Por lo general, son más fríos y menos densos que la roca circundante y producen ondas de sonido más rápidas.

(…) Pero los científicos observaron que las ondas se volvían aún más rápidas cuando se movían a través del fondo de las cratones.

Así dedujeron que eran grandes yacimientos de diamantes en el fondo de la corteza terrestre. Bueno, “grandes” comparados a los que conocemos en la corteza terrestre, pero apenas “1% al 2% del cratón.”

Luego, el equipo multiplicó este porcentaje por el volumen total de raíces cratónicas en la Tierra, estimadas mediante un mapeo completo de formaciones rocosas nuevas y antiguas. Resultó ser un trillón de toneladas. Eso es al menos 1.000 veces más diamantes de lo que los científicos esperaban.

En este link están los detalles de la investigación, en inglés, para los curiosos.

La conclusión de los investigadores es clara: a pesar de que, relativamente, parecen distancias cortas (de 144 a 220 kilómetros hacia el centro de la Tierra) es imposible con la maquinaria y tecnología presentes, llegar siquiera a 5% de esa distancia. De modo que pasarán muchas generaciones antes de que estemos en capacidad de acceder a tan fabulosos tesoros y quizá cuando se logre… los diamantes serán lo que menos necesitemos. ¿Quién sabe?

Y disculpen si creamos algunas expectativas…

 


Imagen inicial: VK.

¿Tiene información sobre esta noticia?

11 + 14 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Realmente usamos sólo 10% del cerebro?

¿Realmente usamos sólo 10% del cerebro?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Éste es un mito clásico. Pero nos subestimemos. Usar solo 10% de la capacidad de un órgano tan activo y necesitado de energía sería un desperdicio evolutivo. Averigüe, en pocas palabras, cómo y porqué. 

María Magdalena Ziegler

(Junio 10, 2018). El cerebro, ese órgano enigmático que ha traído de cabeza a más de uno durantes siglos tratando de entender cómo funciona y de qué es responsable: si es el culpable de que sintamos el amor o la furia, o sencillamente el hogar de nuestra inteligencia. ¿Pero realmente lo usamos tan poco?

Falso. Usamos el 100% de nuestro cerebro todo el tiempo. De lo contrario, sencillamente estaríamos muertos.

Esta falsa creencia en que sólo las personas muy inteligente, los genios, son los únicos que usan más del 10% de su cerebro se ha extendido ampliamente sin basamento científico alguno. La verdad es que empleamos siempre el 100% de nuestras capacidades cerebrales. ¡Incluso cuando dormimos!

Si usáramos sólo el 10% de nuestro cerebro, tendríamos:

Un cerebro grande e inútil, como el que cabría suponer que tendríamos en el caso de ser cierto el mito del 10% del cerebro, es un lastre desde el punto de vista evolutivo. A ningún animal le interesa tener un órgano superdesarrollado que no usa todo lo que debería: más que una potencialidad, es un problema.

Así pues, Barry Gordon de la Escuela de Medicina Johns Hopkins, nos indica que:

Utilizamos virtualmente cada parte del cerebro, y que [la mayor parte] del cerebro está activo casi todo el tiempo. Pongámoslo de esta manera: el cerebro representa el tres por ciento del peso del cuerpo y utiliza el 20 por ciento de su energía.

Es absurdo que un órgano que consuma tales cantidades de energía, trabaje sólo al 10% de su capacidad. Seguramente la confusión radica en que el 10% de las células del cerebro son neuronas, mientras que:

El otro 90% son células gliales, que encapsulan y brindan apoyo a las neuronas, pero cuya función sigue siendo ampliamente desconocida. En última instancia, no es que usamos el 10 por ciento de nuestro cerebro, simplemente que solo entendemos alrededor de un 10% su funcionamiento.

Así que no crea que porque no es Einstein no usa su cerebro a plena capacidad. Allí no radica el asunto de la genialidad. El problema es que aún no se ha descubierto ese lugar de residencia. Pero lo que sí es seguro es que nuestro cerebro funciona completamente todo el tiempo.

 


Imagen inicial: Pixabay.

¿Tiene información sobre esta noticia?

14 + 12 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Es el azúcar perjudicial para el funcionamiento de nuestro cerebro?

¿Es el azúcar perjudicial para el funcionamiento de nuestro cerebro?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Quizá el punto esté en cuánta y qué tipo se consuma, pero la ciencia es concluyente en señalar que la glucosa, el componente esencial del azúcar, es indispensable para el funcionamiento del cerebro.

María Magdalena Ziegler

(Junio 6, 2018). Mucho se habla sobre la necesidad de reducir los dulces en nuestra ingesta diaria. Las dietas más populares para bajar de peso, prácticamente eliminan el azúcar de la lista de alimentos permitidos. Pero ¿borrar los azúcares de nuestra mesa es lo correcto? ¿Acaso no es el azúcar necesaria para el funcionamiento de nuestro organismo, más aún de nuestro cerebro?

Ejemplo de artículos y videos que le dan al azúcar mala fama con muy pobre evidencia científica.

Cierto. El azúcar o, más bien, la glucosa es absolutamente indispensable para el correcto funcionamiento de nuestro cerebro. Aquí te explicamos las razones.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que la glucosa es una forma de azúcar muy común en la naturaleza y que es rica en energía que nuestro cuerpo sabe cómo emplear muy bien para sus funciones diarias.

El Doctor Ramón Cangas de la Academia Española de Nutrición y Dietética, indica que “el cerebro consume 5,6 miligramos de glucosa por cada 100 gramos de tejido cerebral por minuto”. Nuestras neuronas demandan grandes cantidades de energía diariamente y sus gustos son dulces: la glucosa es de primera necesidad. Lo interesante es que aunque nuestro cerebro representa únicamente el 2% de nuestro peso corporal, se gasta cerca de un 20% del total de la energía disponible para todo el cuerpo.

La corteza frontal del cerebro, una de las más recientes en desarrollarse en nuestra historia evolutiva, es particularmente exigente en cuanto a los niveles de glucosa para funcionar apropiadamente. Leigh Gibson de la Universidad de Roehampton (Inglaterra), indica que “cuando los niveles de glucosa caen, el síntoma principal es pensamiento confuso y no cambios en los patrones de respiración.” Esto sucede porque esa corteza frontal es algo así como el CEO de nuestro cerebro, y si el CEO de una empresa se comporta erráticamente, ya sabemos lo que puede suceder.

Algunas funciones del cerebro como el pensamiento, la memoria y el aprendizaje están íntimamente vinculados con los niveles de glucosa y qué tan eficiente se emplea ese combustible. La Dra. Vera Novak, profesora del Beth Israel Deaconess Medical Center, lo dice claramente: “El cerebro es dependiente del azúcar como su principal combustible. No puede subsistir sin él.” Si no hay suficiente glucosa en el cerebro, éste, sencillamente, funciona mal, pues se interrumpe la comunicación entre las neuronas.

Sin embargo, el exceso de glucosa es dañino para nuestro cerebro y se debe procurar mantener el balance entre la hipoglicemia (niveles bajos de glucosa) y la hiperglicemia (niveles altos de glucosa). Esto es lo recomendable para que el cerebro funcione correctamente, sin altibajos ni sobresaltos. El exceso de glucosa podría provocar los mismos daños que su escasez, porque las células nerviosas deben hacer grandes esfuerzos para quemar los excesos de glucosa.

Los azúcares, ya lo vimos, ocupan un lugar importante como combustible para el buen funcionamiento del cerebro, y las fuentes para obtenerlos son múltiples y muy variadas. No es necesario tomar mucha azúcar en el café, por ejemplo, para proveer al cerebro con la energía necesaria para funcionar.

En realidad, todo lo que digerimos termina convertido en glucosa de alguna manera, aunque ciertamente los carbohidratos son los de más rápida y fácil conversión. Pero los cereales, los tubérculos, las legumbres, los productos lácteos, frutas y verduras son excelente fuente de glucosa para nuestro organismo y nuestro cerebro lo agradece.

De modo que, el azúcar es necesaria para el funcionamiento del cerebro. La glucosa es el principal combustible de nuestro CEO corporal y consumirla adecuada y balanceadamente redundará en nuestra memoria, la claridad de nuestros pensamientos y nuestros niveles de aprendizaje.

 


Imagen principal: Pixabay.com.

¿Tiene información sobre esta noticia?

4 + 15 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Es plana la Tierra?

¿Es plana la Tierra?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

¿Tierra plana? Pues sí, hay todo un movimiento que afirma una idea creída ya dejada atrás por la ciencia: que la Tierra es un disco plano. ¿Y los hallazgos científicos, las fotos y videos de satélites y naves espaciales? Pues puras teorías conspiratorias -según ellos- que implican la complicidad de gobiernos, medios de comunicación, científicos, sistemas educativos y, por supuesto, la NASA.

María Magdalena Ziegler

(Mayo 25, 2018). No es una pregunta de broma. Es muy seria y aunque parezca muy medieval en cierto sentido, en realidad es muy del siglo XXI. ¡Hasta existe una Sociedad de la Tierra Plana (Flat Earth Society).

La respuesta es más complicada de lo que pudiera creerse. La nuestra es que sí, la Tierra es tan plana como es redonda.

En realidad la Tierra no es redonda meramente. Es decir, no tiene forma esférica perfecta. Más bien es un poco achatada con los Polos e hinchadita en el Ecuador. Pero convencionalmente aprendemos en la escuela que es redonda como un balón de fútbol. Al menos eso es lo que mostramos en los proyectos de ciencia cuando nos toca recrear el Sistema Solar con nuestro astro amarillo al medio y su danza de planetas alrededor.

Muchos atribuyen a Cristóbal Colón el haber comprobado la redondez de la Tierra, cosa que es falsa. Ya antes de Colón se conocía que nuestro planeta era muy parecido a una esfera (Pitágoras parece haber sido el descubridor y pregonero de la noticia), contradiciendo las otras teorías que lo referían como plano. No vamos aquí a deshojar la multitud de creencias antiguas al respecto, pero conformémonos con mencionar que ya para el siglo XIX el avance de la Astronomía daba por sentada la forma cuasi esférica del planeta en que vivimos.

Para finales del mismo siglo XIX, Orlando Ferguson un vendedor de bienes raíces de Dakota del Sur (EE.UU.) trazó un mapa de la Tierra combinando conocimiento bíblico y científico. Se dedicó a pregonar por doquier su creencia en una Tierra plana.

En la concepción de Ferguson, la Tierra estaba resguardada en cada esquina por un ángel, pero (sí, siempre hay un pero) esta versión no era enteramente plana. En realidad era la impresión invertida de una dona (Ver el mapa). Es decir, habría una suerte de hinchazón en medio que explicaría ese “extraño” fenómeno que se presenta al mirar el horizonte curvo en el océano. De esta manera, la Tierra tampoco sería completamente plana, como no era completamente esférica.

Mapa de la Tierra hecho por Orlando Fergunson en 1893. Hot Springs, South Dakota. Foto de Don Homuth.

 

Actualmente, en los EE.UU. la creencia en que la Tierra es plana va en aumento. Cerca del 16% de la población duda de la forma científicamente establecida de nuestro planeta, aunque no todos piensan que deba ser necesariamente plana. Pero algunos de quienes así lo piensan están dispuestos a hacer esfuerzos a través de experimentos científicos para comprobar sus teorías.

Según refiere, Michael Marshall para The Guardian, estos pocos están conscientes de que hay teorías muy locas que desacreditan seriamente lo que ellos hacen por ganar credibilidad en la comunidad científica mundial. Sin embargo, lo que normalmente es presentado en las conferencias al respecto por parte de los creyentes en la Tierra plana es más fruto de la observación artesanal desde sus jardines y deducciones de lo que llaman “sentido común”.

Neil deGrasse Tyson, el célebre físico, ha expuesto algunos puntos -considerados por él absurdos- de la creencia en la Tierra plana en su programa StarTalk. Ha dicho, por ejemplo, que para estos entusiastas:

  • La Tierra es plana (sólo porque sí) y el Sol, la Luna y los planetas son esféricos.

  • El Sol, la Luna y los demás planetas se mueven sobre la Tierra plana (sí, simulando un móvil sobre una cuna).

  • Los videos tomados desde el espacio exterior que muestran a nuestro planeta como una bola azul son parte de una conspiración que desea hacernos creer que la Tierra no es plana (claro, claro).

  • Los griegos no eran lo suficientemente avanzados hace más de 2.000 años como para comprender que la Tierra era plana (Oh, pobre Pitágoras).

Evidentemente, para cada prueba científica de la redondez de la Tierra habrá una refutación que arguya que la Tierra es plana. En este sentido, y para el servicio de todos aquellos militantes de la ya mencionada Flat Earth Society, se ha creado una Wiki que les pone en bandeja de plata todo lo necesario para que puedan rebatir los impertinentes datos de instancias como la NASA.

La Flat Earth Society, debemos decirlo, es un punto digital de encuentro para estos entusiastas de una Tierra aplanada. Allí pueden descargarse libros, panfletos, folletos, etc. El material es extraordinariamente diverso. Podemos leer, entre otras cosas, que los cuerpos celestes son meras lucecitas proyectadas en un gran domo que rodea a la Tierra.

En todo caso, hay gente profundamente dedicada a demostrar que la Tierra no es redonda desde que ésta Sociedad fuera fundada en 1956 por Samuel Shenton. Más de 550 miembros registrados en la mencionada web nos hablan de un pequeño grupo devoto, pero fiel que además presenta sus argumentos organizadamente, respondiendo preguntas sobre muchas cosas incluyendo sobre sus inexistentes nexos con cualquier religión (aunque asumen una conexión con el Cristianismo que no terminan de explicar).

Por su parte, la NASA, quizás la fuente más confiable de conocimiento astronómico afirma que nuestro planeta azul no es plano. En su sitio oficial NASA describe a la Tierra como una bolita azul con remolinos blancos, con algunas partes marrones, verdes y amarillas. Asimismo, indica que aunque la Tierra es redonda, no es una esfera perfecta y su forma está en constante cambio. Su redondez ha sido establecida de forma más reciente gracias a la tecnología de GPS que ha venido a comprobar las mediciones científicas realizadas a través de la observación de distintos fenómenos.

Para los creyentes en una Tierra plana tenemos buenas noticias. Habrá una Conferencia en Canadá del 9 al 10 de Agosto de 2018 y otra en Denver, Colorado (EE.UU.), del 15 al 16 de Noviembre de este mismo año. Si por el contrario, usted considera que la Tierra es una hermosa bolita azul, puede divertirse comprobándolo a través de los sencillos experimentos que propone Popular Science.

 


Imagen inicial: VK.

¿Tiene información sobre esta noticia?

5 + 2 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.