fbpx
¿Es el “extraterrestre” de Ata, Chile, la momia de una niña mutante?

¿Es el “extraterrestre” de Ata, Chile, la momia de una niña mutante?

90%. Se refuta definitivamente la tesis del origen extraterrestre de este hallazgo y se explican sus inusuales características con suficiente evidencia científica. Es el feto de una hembra con mutaciones genéticas que la deformaron, muerta no hace más de 40 años.

(Marzo 25, 2018). Wikipedia nos ilustra:

“El esqueleto de Atacama, apodado Ata, son los restos momificados de una criatura humanoide de aproximadamente 15 centímetros encontrada en el desierto de Atacama, Chile, en una fecha cercana a agosto de 2003,​ dándose a conocer en los medios de comunicación el 19 de octubre de ese año.”

Desde entonces las hipótesis y especulaciones llenaron las redes ¿un humano deformado por métodos indecibles? ¿un extraterrestre que halló descanso en el seco desierto? ¿una especie de simio con rasgos humanoides? En los videos a la derecha, anteriores a 2018, se muestran dos visiones: las científicas y las seudo-científica con toques de ufología.

Nuevas revelaciones

Sigue el mismo artículo en Wikipedia:

“Durante una década se barajaron las posibilidades de que se tratara de un feto abortado, un mono o un extraterrestre. Sin embargo, científicos de la Universidad Stanford afirmaron que podría tratarse de un humano mutado. Las pruebas y los resultados se dieron a conocer el 22 de abril de 2013 en el lanzamiento en Hollywood del documental Sirius dedicado a la criatura.

Dichos expertos afirman que no se trataba de un feto, sino probablemente de una mutación de humano varón que alcanzó a vivir entre seis y ocho años, estando capacitado para respirar, comer y metabolizar.​

Tesis Alienígena

Era Humana

Otros expertos en cambio defienden que se trataría de un feto abortado –similar a otros que se conservan en algunos museos–, el cual sufrió algunas alteraciones óseas como consecuencia de su posterior proceso de momificación.”

(…) El equipo de científicos de Stanford a cargo de determinar la naturaleza del humanoide estuvo dirigido por Steven Greer. El análisis consistió en extraer ADN de una disección al final de las dos costillas anteriores del humanoide, lo que les permitió extraer material de su médula ósea.​ Se descubrió que compartía un 96% de material genético humano. Estas pruebas las obtuvieron en Barcelona, donde se trasladaron luego de seis meses de estudios sin resultados concluyentes.

Según dijo Gary Nolan, director de biología de células madre en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, “es una criatura más cercana a los humanos que a los chimpancés. Vivió hasta una edad de 6 a 8 años. Obviamente, respiraba, comía, metabolizaba. Se pone en duda qué tamaño podría haber tenido cuando nació”.

DW reporta:

Ata tiene el ADN de una humana moderna con la mezcla de marcadores ancestrales de nativos americanos y europeos que “uno esperaría que tuviera alguien que vivía cerca del sitio donde fue encontrada”. Lejos de ser una visitante de otro planeta, “el genoma de Ata la marcó como sudamericana, con variaciones genéticas que la identificaron como de la región andina habitada por los indios chilotes”, en palabras del profesor de microbiología de la Universidad de Stanford Garry Nolan.

Ata, según consideran los expertos, debió de haber nacido muerta o fallecer poco después del nacimiento y por el estado en el que se encuentran los huesos “probablemente” no hace más de 40 años. ¿A qué se debe entonces su inusual figura? Su “llamativa” apariencia, a la que los científicos ser refieren como fenotipo, puede explicarse “con mucha probabilidad” por un puñado de raras mutaciones genéticas, algunas ya conocidas y otras recién descubiertas, que están vinculadas con el enanismo y otros trastornos del crecimiento y de los huesos.

Los resultados del ADN no solo ponen fin “a la fábula sobre los orígenes extraterrestres de Ata”, sino que además ilustra hasta qué punto los datos genéticos de código abierto han permitido determinar con precisión el “puñado de genes mutados” que probablemente se asociaron de forma poco común en el cuerpo de Ata.”

De modo que se desmonta el origen extraterrestre de este hallazgo y se explican sus inusuales características con suficiente evidencia científica que, sin duda, se irán incrementando y diversificando en explicaciones. El feto de una hembra con mutaciones genéticas que la deformaron, muerta no hace más de 40 años.


Imagen principal: Google Images. Videos: Youtube.

¿Tiene información sobre esta noticia?

9 + 15 =

(Puede ser confidencial)



NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Cambia el ADN humano en el espacio?

¿Cambia el ADN humano en el espacio?

35%. Falso porque no hay mutaciones del ADN de Scott Kelly comparado con el de su gemelo Mark, pero sí hay un cambio auténtico en la expresión de los genes, lo cual lo hace un acontecimiento menos espectacular, pero cambio al fin. Le damos una flecha ascendente porque más hallazgos podrían abrir la puerta a diferencias más relevantes que las aceptadas hasta ahora.

Redacción VK

Sorprendió a la comunidad científica la información según la cual Scott Kelly, astronauta de la NASA, estuvo casi un año en el espacio y su ADN habái presentado cambios al compararlo con el de su gemelo idéntico (y por tanto con el mismo ADN) Mark Kelly, quien también es astronauta pero había permanecido en nuestro planeta. Gizmodo lo reporta así:

«¿Cómo cambiaría nuestra fisiología si estableciéramos una colonia en la Luna o emprendiéramos un largo viaje por el espacio para llegar a otro planeta? En un intento por averiguarlo, la NASA envió a Scott Kelly a la EEI (Estación Espacial Internacional) durante un año y comparó su ADN con el de su hermano gemelo Mark.

Según los resultados del estudio, el ADN de Scott —que estuvo en la Estación Espacial Internacional desde marzo de 2015 hasta marzo de 2016— cambió un 7% en el espacio y no volvió a la normalidad tras aterrizar. Los cambios no están presentes en Mark, quien nació con los mismos genes pero se quedó en tierra durante la última misión de su hermano en la ISS.»

El mismo Scott Kelly lo anunció:

De hecho la prensa dio como hecho la increíble mutación del ADN de Scott comparada con el de su gemelo idéntico (ahora no tanto). Quizá lo impactante del hallazgo estimuló un legítimo asomo de sensacionalismo. Por eso, suponemos, algunos factcheckers captaron las sutilezas de la genética y fueron más cautos con sus titulares:

Factcheckers y periodistas se han movido para confirmar ese “cambio” en el ADN y, en caso de que no lo fuera, qué habría ocurrido realmente.

The Verge señala enfáticamente:

«No, el espacio no alteró permanentemente el 7 por ciento del ADN de Scott Kelly
Hay grandes fallas de comunicación por ahí

Varias noticias de esta semana han proclamado que el ADN del ex astronauta de la NASA Scott Kelly cambió durante un año viviendo en la Estación Espacial Internacional. Las historias dicen que 7% de sus genes no volvió a la normalidad cuando regresó a la Tierra. Parece que el entorno espacial modificó permanentemente su código genético. ¿El problema? Eso no es cierto.

(…) Y sí, sí experimentó cambios genéticos. Las capas protectoras en los extremos de sus hebras de ADN, conocidas como telómeros, aumentaron en el espacio. Pero el espacio no alteró en forma permanente el 7%de su ADN.

(…) Lo que está causando el alboroto, sin embargo, es que la NASA encontró un cambio en la forma en que se expresaron los genes de Scott. Eso es algo completamente diferente a ver un cambio en el ADN de una persona. (…) Entonces el ADN permanece igual; solo se está comportando de manera diferente.»

Dean Horton, un microbiólogo, hizo su precisión en Twitter: “¡No 7% de su ADN! Sino 7% de los genes analizados no volvieron a la normalidad. Si 7% de su ADN cambiara, se hubiera convertido en otra especie…”

CNN titula con alta precisión: “NASA encuentra que la expresión genética del astronauta no es igual a la de su gemelo idéntico”.

Y National Geographic desmonta de esta forma en título y sumario: “No, Scott Kelly’s Year in Space Didn’t Mutate His DNA (Decenas de historias sobre que el ADN de Kelly es sustancialmente diferente ahora carecen de algunos hechos básicos sobre cómo funciona la biología.)

De modo que un cambio en la expresión de un 7% de los genes de Scott Kelly estudiados, en contraste con los de su gemelo idéntico Mark, no es lo mismo a decir que hubo una mutación de 7% en su ADN. VerifiKado considera el enunciado original falso, pero le asigna una flecha ascendente, lo cual significa que puede haber más hallazgos que puedan inclinar ligeramente la balanza hacia un cambio, si bien menor del que se esperaba, ligeramente mayor que la consideración actual. Esto último de manera puramente conjetural de nuestra parte.


Imagen: NASA.

¿Tiene información sobre esta noticia?

5 + 1 =

(Puede ser confidencial)



NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.