MENÚ: INICIO — POSTS — CONTACTO

Editores de VK

(Abril 13, 2018) De nuevo cruzan las redes venezolanas, en y fuera del país, los rumores, tubazos y lo “que me dijo el amigo de un familiar que está adentro” sobre un golpe de estado que siempre viene pero nunca llega.

¿Quiere usted, estimado lector, seguir con este juego de golpes? A muchas personas la difusión de rumores infundados, o basados solo en el testimonio de alguien que no conoce, les otorga algo de poder, la importancia momentánea de alguien que sabe algo que otros no.

Sin embargo, esa difusión de rumores de golpe tiene un lado oscuro y negativo: casi con seguridad el rumor falso no beneficia en absoluto la agenda política de quien lo comparte y, al comprobarse falso, devalúa la credibilidad de su emisor.

La razón más importante es la más sencilla

Sí, sin duda terriblemente básica: Si hay rumores de golpe no puede haber un golpe en marcha. El intento de golpe del 11A de 1992 llegó sin aviso y tomó por sorpresa incluso a los altos mandos militares del gobierno. El del 27 de noviembre de ese mismo año, aunque con un gobierno más alerta, también sorprendió.

Todo lo ocurrido el 11 de abril de 2002, que devino en la salida fugaz y regreso de Hugo Chávez, haya sido preparado o producto de las circunstancias, también tomó al régimen chavista por sorpresa. Las acciones de Óscar Pérez y su grupo fueron sorpresivas y no anticipadas. ¿Nos dicen algo estos ejemplos? En general los puntos clave podrían ser:

– A los que van a ejecutar un golpe, asonada, putsch, rebelión miltar, etc, les interesa la confidencialidad para no ser detenidos en los preparativos y para contar con el elemento sorpresa al ejecutarlo. Nada se valora más que ese secreto.

– A quien afecte el golpe y lo pueda detener, si llega a saber de éste, tampoco le conviene que ruede en la calle porque alerta a los perpetradores. De modo que si se entera lo mantendrá en el máximo secreto.

– Ahora, no todo rumor de golpe es falso. Puede haberse filtrado genuinamente. Poco probable pero no imposible. Si la información de un golpe en marcha se filtra y se hace pública, la intentona se suspende. Nadie en su sano juicio seguiría con planes golpistas si el secreto rueda por las redes como río desbocado.

Mucha gente se defiende diciendo que antes de cada intento de golpe en el pasado hubo muchos rumores. En realidad, siempre hay rumores de golpe. Si coinciden con un intento real es pura coincidencia.

¿A quiénes benefician estos rumores?

En Venezuela, sin duda, al régimen de Nicolás Maduro, apoyado por la poderosa maquinaria de espionaje y propaganda cubana. Los rumores mantienen a la población opositora en vilo, ocupados y distraídos. Esa distracción es clave para desviar la atención de asuntos que sí requerirían la atención opositora pero no la tienen.

Si el rumor fabricado toma fuerza, genera expectativas y, al no cumplirse, produce desazón y desánimo en la oposición. Hace ver como todopoderoso a un régimen que “derrota” el golpe que él mismo inventó.

Conclusión

Si usted recibe el rumor de un golpe haga lo contrario que de costumbre: dúdelo y no lo comparta, ponga el ego en suspenso, recuerde que si lo difunde y prueba ser falso su credibilidad se debilitará.

Si lo difunde, lo más probable es que esté jugando para la agenda de otros. Y no se preocupe porque si en efecto ocurre un golpe de verdad, usted será el último en enterarse.

 

 


Imágenes producidas por VK con insumos de Pixabay.com.

EJEMPLOS

¿Tiene información sobre esta noticia?

13 + 15 =

(Puede ser confidencial)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook