fbpx

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Es difícil pensar que Venezuela vaya a aceptar acceder a una mayor democratización solo para reunirse con Trump. Y ni pensar en celebrar nuevas elecciones supervisadas o cualquier cosa que ponga en duda la actual legitimidad del régimen. Y también es improbable que Estados Unidos se conforme con menos que eso.

No descartamos de plano la posibilidad de una reunión entre Trump y Maduro, pero le damos una K amarilla con tendencia a la baja. Es decir, casi falso con una mínima ventana de probabilidad.

Javier Brassesco

(Octubre 18, 2018). Reunirse con Donald Trump es algo que el presidente venezolano viene pidiendo desde que el primero fue electo presidente de Estados Unidos en noviembre de 2016.

Sin embargo, desde que asumió la presidencia en enero de 2017 Donald Trump mostró un discurso abiertamente frontal contra el régimen venezolano, que arreció durante la etapa de protestas (abril-julio de 2017) antigubernamentales que tuvieron lugar en el país caribeño.

El distanciamiento se hizo mayor una vez que en agosto de 2017 Estados Unidos impusiera por primera vez sanciones contra el gobierno de Maduro.

Sin embargo, Maduro volvería a pedir reunirse con Trump vía Twitter el 19 de febrero de 2018, llamando a “iniciar un diálogo”

Durante la última Asamblea General de las Naciones Unidas, Trump pareció abrir una puerta cuando dijo que haría lo posible por ayudar al pueblo venezolano y que no descartaba la posibilidad de un encuentro con su par venezolano, aunque a renglón seguido afirmó que “todas las opciones” estaban abiertas para Venezuela.

Finalmente, la Casa Blanca desmintió que hubiese nada pautado.

De todas formas Maduro viajó de urgencia a Nueva York y se hizo presente en la ONU, y en su discurso afirmó, una vez más, que estaba dispuesto a reunirse con Trump pese a las diferencias “abismales” que les separan

Ahora este miércoles, desde fuentes cercanas a Estados Unidos, se menciona esta posibilidad. ¿Es de verdad posible una reunión entre Trump y Maduro?

Si y solo si

La versión de un alto funcionario de la administración Trump que habría asomado la posibilidad de una reunión fue dada a conocer por la agencia de noticias EFE, esto es, una fuente confiable. Los medios que la replicaron comparten esta fuente primigenia.

Este funcionario, que pidió el anonimato, dijo en una reducida reunión con algunos medios de comunicación que “Si el gobierno venezolano desea hablar con el gobierno de Estados Unidos necesita mostrar tangiblemente pasos y reformas democráticas”.

¿Cuáles serían estos “pasos y reformas democráticas”? ¿Bastaría con la liberación de algunos presos políticos, por ejemplo? ¿O con el establecimiento de un canal humanitario? ¿O serían necesarias además unas nuevas elecciones monitoreadas por organismos internacionales para asegurar su pulcritud? No se sabe, pues apenas se trata de una idea que acaba de ser lanzada y ni siquiera de manera oficial.

Pero no es ocioso preguntarse hasta dónde llegan las exigencias de Estados Unidos. La propia legitimidad de Maduro (electo en unas elecciones controladas por el gobierno y donde no participó ninguno de los principales partidos de oposición) es puesta en duda por muchos países. Incluso España, país que se suponía suavizaría la línea de la administración anterior de Mariano Rajoy, acaba de anunciar por boca de su canciller que solo reconoce la legitimidad de Maduro hasta el 10 de enero de 2019, cuando se vence su primer período.

Es difícil pensar que Venezuela vaya a aceptar acceder a una mayor democratización solo para reunirse con Trump. Y ni pensar en celebrar nuevas elecciones o cualquier cosa que ponga en duda la actual legitimidad del régimen. Y también es improbable que Estados Unidos se conforme con menos que eso.

No descartamos de plano la posibilidad de una reunión entre Trump y Maduro, pero le damos una K amarilla con tendencia a la baja.

 


Imagen inicial: Pixabay.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

1 + 15 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook