fbpx
INICIO  MAPA  CONTACTO

Es difícil el camino hacia la eliminación de los Colegios Electorales y no se ve una voluntad clara en el futuro inmediato. Si ocurriera sería para elecciones muy alejadas en tiempo y ni pensar en las de 2020.

(Marzo 28, 2019 – Javier Brassesco). Elizabeth Warren, precandidata demócrata para las elecciones presidenciales de 2020, volvió a plantear un tema que cada cierto tiempo retoma el partido Demócrata: la eliminación del Colegio Electoral, de modo que en Estados Unidos se ponga en vigor el voto universal como en casi todo el mundo.

De hecho el congresista por Tennessee Steve Cohen presentó a principios de año en la Cámara de Representantes un proyecto de ley que busca precisamente la eliminación del Colegio Electoral. Él sacaba a colación un hecho cierto: en dos de las últimas cinco elecciones el candidato con menos votos a nivel nacional terminó siendo presidente de Estados Unidos (George W. Bush y Donald Trump).

Recordemos que según el peculiar sistema de votación estadounidense, su presidente es escogido por 538 grandes electores, que se reparten entre los estados según su población. Esto hace que los aspirantes se “olviden” de hacer campaña en estados seguros para uno u otro bando (California para los demócratas, Texas en los últimos tiempos para los republicanos, por ejemplo) y se centren en aquellos llamados “swing states” que están más poblados y por tanto tienen más votos, como Florida, Ohio o Pensilvania.

Fue así que en 2016 Trump obtuvo 304 votos electorales contra 227 de Hillary Clinton, aunque perdió la elección general por casi tres millones de votos.

Pero… ¿Se puede cambiar hoy?

¿Pero cambiar hoy este sistema es verdaderamente viable? No creemos que lo sea, no en el cercano plazo y en ningún caso para las elecciones de 2020. Además de que se trata de un sistema de votación que está muy arraigado en el estadounidense, y más allá de lo que pueda argumentarse en favor o en contra, existen disposiciones legales que no favorecen a los demócratas.

El camino para hacerlo es largo. Primero ambas cámaras del Congreso deben aprobar una enmienda a la constitución, y el partido republicano, que domina el Senado (53 senadores contra 45 demócratas y dos independientes), está negado de plano a hacerlo. Ni siquiera existe consenso entre los demócratas en este punto.

Y para que una enmienda sea tan solo propuesta, deben respaldarla dos tercios de cada una de las cámaras. Además la enmienda deben ratificarla al menos 38 de los 50 estados (tres cuartas partes) a través de sus asambleas legislativas.

Son obstáculos imposibles de sortear para las elecciones del próximo año.


Imagen inicial: Juramentación del Colegio Electoral de Maryland, 2012.

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

7 + 6 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook