fbpx

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Las acusaciones triviales o sin pruebas duras parecen estar causando un agotamiento en el público y afectando al movimiento en general. Basados en  los hallazgos de la investigación reseñada parece haber un agotamiento del momento del movimiento, aunque eso no signifique que sea una tendencia permanente o incambiable. Por los momentos, le damos una K roja.

(Octubre 16, 2018). Hace un año la actriz Alyssa Milano propició un movimiento en las redes (y eventualmente en las calles), motivado por el caso de acoso sexual de Harvey Weistein, el productor cinematográfico. Ella tuiteó: “If you’ve been sexually harassed or assaulted write ‘me too’ as a reply to this tweet. (Si has sido acosado o asaltado sexualmente, escribe metoo “yo también” como respuesta a este tuit.)”

En menos de un día la petición había logrado medio millón de respuestas con el hashtag “#MeToo” y muchas más en los días subsiguientes. El hashtag y la expresión fueron símbolos importantes en las protestas y acciones político-sociales para enfrentar el acoso sexual y proponer legislación más efectiva y contundente.

Pero una investigación de The Economist revela que, aunque las menciones de #metoo han superado las mismísimas de “sexual harassment” (acoso sexual) en EE.UU., en 2017 y lo que va de 2018:

Las encuestas sugieren que esta tormenta de acusaciones, confesiones y disparos de un año de duración ha hecho que los estadounidenses sean más escépticos sobre el acoso sexual. En la primera semana de noviembre de 2017, YouGov encuestó a 1,500 estadounidenses sobre sus actitudes al respecto, en nombre de The Economist. En la última semana de septiembre de 2018, nuevamente se realizó una encuesta similar. Cuando se trataba de preguntas sobre las consecuencias de la agresión sexual y la mala conducta, hubo un pequeño pero claro cambio contra las víctimas.

 

La proporción de adultos estadounidenses que respondieron que los hombres que acosaron sexualmente a las mujeres en el trabajo hace 20 años deberían mantener su trabajo ha aumentado del 28% al 36%. La proporción de personas que piensan que las mujeres que se quejan del acoso sexual causan más problemas de los que resuelven ha aumentado del 29% al 31%. Y el 18% de los estadounidenses ahora piensa que las falsas acusaciones de agresión sexual son un problema mayor que los ataques que no se denuncian o no se castigan, en comparación con el 13% de noviembre del año pasado. (Según el Centro Nacional de Recursos para la Violencia Sexual, una organización estadounidense sin fines de lucro, el 63% de las agresiones sexuales no se denuncian a la policía, mientras que entre el 2% y el 10% de los casos de agresiones se denuncian falsamente).

Los gráficos de The Economist (en inglés)  lo muestran claramente:

Algunos hallagos:

  1. Respecto a si Las acusaciones de acoso sexual son un problema mayor que los casos no reportados quienes respondieron pasaron de 13% en Nov. 2017 a 18% en Sep. 2018. Señala la percepción de incredulidad de muchas acusaciones que, en la práctica, no llegan a probarse o, del todo, a las cortes. Por supuesto, los porcentajes son mayores entre hombres y votantes de Trump, pero crecieron en menor medida también en votantes mujeres y de Clinton.
  2. El porcentaje de quienes creen que las mujeres que denuncian acoso sexual causan más problemas que los que solucionan pasó de 29% a 31%. Vale decir que el porcentaje de hombres y mujeres que afirman tal cosa es casi igual.
  3. La proporción de adultos estadounidenses que respondieron que los hombres que acosaron sexualmente a las mujeres en el trabajo hace 20 años deberían mantener su trabajo ha aumentado del 28% al 36%.”

Señala la publicación que:

Sorprendentemente, estos cambios en la opinión contra las víctimas han sido ligeramente más fuertes entre las mujeres que entre los hombres. En lugar de dividirse en líneas de género, la división #MeToo parece ser cada vez más partidista. En cada una de estas tres preguntas, la brecha entre los votantes de Trump y Clinton es al menos seis veces mayor que la de los géneros.

Las acusaciones triviales o sin pruebas duras parecen estar causando un agotamiento en el público y afectando al movimiento en general. Basados en  los hallazgos de la investigaciones damos por hecho que hay un agotamiento del momento del movimiento, aunque eso no signifique que sea una tendencia permanente o incambiable. Puede significar que bajará en intensidad o que, simplemente, espera algún caso de alto perfil que la eleve de nuevo. Por los momentos, le damos una K roja.

 


Imagen inicial: VK con insumos de Pixabay.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes

¿Wikipedia está bloqueada en Venezuela?

K amarilla — El régimen de Nicolás Maduro, a través de la operadora pública de acceso a internet, bloqueó la página de Wikipedia que menciona la irrupción de Juan Guaidó como virtual líder ejecutivo del país. Pero el bloqueo no es total.

leer más

¿Tiene información sobre esta noticia?

5 + 9 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook