MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Venezuela lleva cuatro años seguidos en recesión económica y con una inflación que ha ido aumentando de forma exponencial. A finales de ese cuarto año de crisis es que llegan las primeras sanciones financieras por parte de Estados Unidos, y son impuestas por la elección de una Asamblea Constituyente que en la práctica usurpó las funciones de una Asamblea Nacional.

Estas medidas tienen un alcance limitado: Venezuela no puede renegociar ni emitir deuda pública en bancos estadounidenses, pero sí en bancos rusos, chinos o incluso europeos (las sanciones de la Unión Europea no son financieras).

Venezuela puede seguir importando y exportando y el mercado petrolero no ha sido afectado con ninguna sanción. No tiene ningún sentido la afirmación de que las sanciones (que además son muy limitadas, como hemos visto) han provocado la crisis económica de Venezuela. Las mismas fueron impuestas cuando el país llevaba ya cuatro años en crisis.

Javier Brassesco

(Septiembre 18, 2018). Desde el gobierno venezolano se ha vuelto rutinaria la afirmación de que la crisis económica que atraviesa el país se debe a las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea.

Para analizar esa afirmación, iremos por partes. Primero que nada hay que determinar cuándo comenzó la llamada “crisis económica” de Venezuela.

La recesión económica venezolana comenzó a principios de 2014, cuando ya en el primer trimestre el BCV registró (la información la dio a finales de ese año) una caída de la economía por el orden del 4,8%. La caída se mantendría y en el segundo trimestre sería de 4,9%. Ese año de 2014 la inflación, que en 2013 cerró en 56%, llegó a 68%.

Desde entonces todos los índices económicos no harían sino empeorar para 2015, cuando la inflación saltó de repente a 181%, una cifra sin parangón en toda la historia venezolana, pues solo una vez había pasado de 100% (en 1996, cuando se ubicó en 103%). En 2015, además, el PIB se contrajo en un 5,7% (el PIB del sector petrolero decreció 0,9% y la economía no petrolera 5,6%).

Para 2016 ya el Banco Central de Venezuela dejó de emitir datos oficiales, pero se supo que la inflación que este organismo reportó al Fondo Monetario Internacional fue de 274%, si bien economistas independientes hablaron de 550%. La caída del PIB fue la peor desde 2003 (año del paro petrolero), con una contracción de 18,6%

En 2017 la inflación continuó desbocada y la firma financiera Ecoanalítica (pues el BCV sigue sin dar datos oficiales) la calculó en 2.735%

La caída del PIB fue de 9,5%. Con eso se completaban cuatro años de contracción económica continuada, desde 2014 a 2017.

Y llegan las sanciones

Es en este panorama de crisis económica aparecen en abril de 2017 unas protestas a nivel nacional contra el gobierno que en cuatro meses dejaron un saldo de entre 135 y 157 muertos.

La represión a estas protestas es lo que provoca la aparición de las primeras sanciones por parte de Estados Unidos, pero éstas fueron dirigidas a funcionarios del régimen, no tenían ningún impacto en la economía. Las primeras sanciones financieras impuestas a la nación son realizadas en agosto de 2017 tras la elección de una Asamblea Constituyente oficialista calificada como fraudulenta por Estados Unidos y muchos países de la región.

Es decir, las sanciones financieras, que prohibían renegociar o emitir deuda pública, fueron impuestas tras cuatro años seguidos de recesión económica.

Diputado y economista José Guerra: “Venezuela puede emitir deuda en Rusia, en China, incluso en Europa”. Foto: Wikicommons.

El economista y diputado José Guerra, consultado por Verifikado, aclara además que este impedimento aplica solo para bancos estadounidenses: “Venezuela puede emitir deuda en Rusia, en China, incluso en Europa”.

¿En Europa? ¿Y qué pasa con las sanciones de la Unión Europea? En efecto, la Unión Europea aprobó en noviembre de 2017 un conjunto de sanciones pero las mismas no consisten más que en un embargo de armas y equipos de represión interna, la prohibición a las empresas europeas a financiar actividades militares venezolanas y la creación de una lista negra  para sanciones a futuro a los responsables de violaciones a los derechos humanos.

Hasta ahora, esa lista cuenta con 18 funcionarios del gobierno de Maduro, incluyendo a su vicepresidenta Delcy Rodríguez y a Diosdado Cabello, hombre fuerte del régimen.

Pero no son sanciones financieras las que impuso la Unión Europea, no tienen ningún efecto sobre la economía venezolana.

Guerra aclara además que no se ha realizado un embargo al petróleo venezolano: “No se ha tocado el petróleo, ninguna sanción habla del petróleo”.  El diputado cree que las medidas han agravado la crisis pero en ningún caso la provocaron.

Aclara que incluso el gobierno podría solicitar créditos de organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial, que las sanciones no se lo impiden, pues el brazo de Estados Unidos no es tan largo.

Sin embargo, aquí el gobierno de Maduro se encuentra con un problema causado por el propio régimen: “Para tener acceso al financiamiento del Fondo Monetario Internacional, éste exige el artículo IV de su convenio constitutivo la revisión y supervisión de las políticas económicas del país que solicita una ayuda, y hace ya diez años que Venezuela no permite que el FMI pueda supervisar sus políticas económicas”.

Nuestra validación

Venezuela lleva cuatro años seguidos (2018 será el quinto) en recesión económica (con crecimiento negativo y contracción del PIB) y con una inflación que ha ido aumentando de forma exponencial. A finales de ese cuarto año de crisis es que llegan las primeras sanciones financieras por parte de Estados Unidos, y las mismas son impuestas por la elección de una Asamblea Constituyente que en la práctica usurpó todas las funciones de una Asamblea Nacional que ya estaba en funciones y era dominada por la oposición.

Estas medidas tienen un alcance limitado (aunque ciertamente importante) pues Venezuela no puede renegociar ni emitir deuda pública en bancos estadounidenses, pero sí en bancos rusos, chinos o incluso europeos (las sanciones de la Unión Europea no son financieras).

Venezuela puede seguir importando y exportando y el mercado petrolero no ha sido afectado con ninguna sanción.

No tiene ningún sentido la afirmación de que las sanciones (que además son muy limitadas, como hemos visto) han provocado la crisis económica de Venezuela; las mismas fueron impuestas cuando el país llevaba ya cuatro años en crisis.

 


Imagen inicial: VK.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

11 + 5 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook