fbpx

Mayormente Falso

Aunque el Presidente tiene poder para restringir las acciones de empresas estadounidenses en otros países, nunca ha ocurrido por las razones que aduce Trump.

(Septiembre 9, 2019 – Javier Brassesco). Luego de que China impusiera aranceles por el orden de los 75 mil millones de dólares en bienes importados de Estados Unidos, el presidente Donald Trump respondió diciendo a través de un tweet del 23 de agosto que “ordenaba” a las compañías estadounidenses que comenzaran a buscar una alternativa, incluyendo la posibilidad de traer sus empresas de vuelta a Estados Unidos.

Luego Trump se desdijo dos días después asegurando que no tenía intenciones de exigir a las empresas estadounidenses en China que volvieran a casa, y Larry Kudlow, asesor económico, también afirmó en CNN que no lo intentarían por ahora, aunque el presidente podría hacerlo si quisiera.

¿Tiene un presidente esa potestad? No está claro, y entre los expertos no existe un consenso al respecto.

El presidente citó al respecto la Ley Económica de Emergencia Internacional (IEEPA, por sus siglas en inglés) de 1977.

La IEEPA autoriza a un presidente a prohibir “cualquier transacción en suelo extranjero” en una emergencia nacional declarada, pues de acuerdo a la organización no partidista    CRS (Servicio de Investigación del Congreso) la idea de dicha ley es hacer frente a una amenaza mayor o inusual.

En general ha sido utilizada por distintos presidentes para imponer sanciones a otros países, y así Jimmy Carter la invocó cuando congeló bienes iraníes, o Ronald Reagan cuando prohibió las exportaciones hacia Nicaragua o impidió algunas transacciones con el régimen sudafricano de entonces.

¿Representa la situación con China una emergencia? Trump dijo el 25 de agosto (dos días después del mencionado tuit) que no tenía intenciones de invocar una emergencia nacional por el tema chino, pero igual queda la duda de hasta dónde llegaría su poder en ese caso, y qué tanta oposición podrían hacerle las cortes federales.

En cualquier caso, está claro que la intención original de dicha ley, y para lo que ha sido utilizada hasta ahora, es para ejercer acciones en contra de otros países, no contra las propias empresas estadounidenses.

La ley permite a Trump, coinciden los analistas, prohibir a las compañías de hacer futuras inversiones en China, pero ordenar a las que ya están allí que abandonen el país probablemente va demasiado lejos.


Imagen inicial: VK con insumos de Pixabay.

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

11 + 3 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook