fbpx

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

El Tribunal dictaminó que el matrimonio homosexual no es un derecho como la unión conyugal tradicional, pero que los estados de la UE deben reconocer los derechos de las parejas casadas en países donde se ha legalizado.

Por eso, deja a los estados miembros la potestad de legalizarlo como una decisión soberana.

María Magdalena Ziegler

(Julio 3, 2018). La ganancia en igualdad de géneros y de reconocimiento de derechos para la comunidad LGTBI en los últimos años es enorme. Sin embargo, siempre existe quien se convence a sí mismo de que estos avances serán destruidos por las instancias gubernamentales, cualquieras sean.

Europa es una de las regiones del planeta en las que los derechos de la comunidad LGTBI ha avanzado con mayor amplitud, por lo que leer que la Unión Europea (UE) ha prohibido el matrimonio homosexual como corre en algunas cadenas de Whatsapp, lo menos que provoca es una ceja en alza. ¿Ha realmente prohibido la UE el matrimonio homosexual?

No, la Unión Europea no ha prohibido el matrimonio homosexual, entre otras cosas porque no tiene la potestad para hacerlo. Desgranemos el asunto.

Lo primero es comprender qué es y qué no es la UE

Lo que sí es: una comunidad política, de derecho, constituida en un régimen sui generis de organización internacional, entre cuyos fines se encuentra “promover la paz, sus valores y el bienestar de sus ciudadanos”, así como “combatir la exclusión social y la discriminación”.

Lo que no es: una estructura de gobierno supranacional que puede comandar, aprobar y prohibir pasando por encima de los gobiernos nacionales de cada uno de sus 28 países miembros.

Dicho esto, resultará más sencillo comprender que recientemente la UE, más específicamente el Tribunal de Justicia europeo basándose en el concepto de ciudadanía europeo, ha dictaminado que:

Todos los países de la Unión Europea deben reconocer el derecho de residencia de un cónyuge homosexual, aunque su legislación no incluya este tipo de uniones.

Esto, por supuesto, tiene un matiz derivado de lo que la UE es. De modo que, según indica El Mundo, para el Tribunal de Justicia:

En el contexto de la Directiva relativa al ejercicio de la libertad de circulación, el concepto de ‘cónyuge’, que designa a una persona unida a otra mediante el vínculo matrimonial, es neutro desde el punto de vista del género, por lo que puede incluir al cónyuge del mismo sexo del ciudadano de la Unión.

Todo tiene su base en el concepto de “cónyuge” que sostiene el derecho europeo. Por lo que la sentencia del Tribunal expresa esto y además deja claro lo que la UE puede y no puede imponer:

Aunque los Estados miembros tienen libertad para autorizar o no el matrimonio homosexual, no pueden obstaculizar la libertad de residencia de un ciudadano de la Unión denegando a su cónyuge del mismo sexo, nacional de un Estado no miembro de la Unión, la concesión un derecho de residencia derivado en su territorio.

Según indica El Español:

El fallo tendrá importantes consecuencias en toda la UE. En la actualidad, un total de 13 Estados miembros reconocen y celebran matrimonios homosexuales: España, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Irlanda, Luxemburgo, Malta, Holanda, Portugal, Suecia y Reino Unido (salvo Irlanda del Norte). A raíz de una sentencia judicial, Austria se sumará a esta lista en 2019. Pero en otros Estados miembros existe una prohibición constitucional: el matrimonio se define como la unión exclusivamente entre un hombre y una mujer. Así ocurre en Bulgaria, Croacia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia y Eslovaquia.

Esta sentencia del Tribunal de Justicia europea viene a tenor de una demanda presentada por un ciudadano rumano, Adrian Coman, que había contraído matrimonio con un ciudadano estadounidense, Clai Hamilton y a quien Rumanía le negara los documentos necesarios para poder trabajar y residir de manera legal y permanente en ese país. ¿La razón? En Rumanía no se reconocen las uniones homosexuales.

La sentencia, sin duda, es un avance para el reconocimiento del matrimonio homosexual en Europa, pero así como obliga a los miembros de la UE a reconocer las uniones de parejas del mismo sexo en términos de los derechos de la ciudadanía europea, no obliga a asumir una legislación particular sobre esta materia.

Así que de prohibir, nada. La UE ha dicho claramente que para ser ciudadano europeo y reconocer los derechos inherentes, las uniones matrimoniales homosexuales no deben ser obstáculo.

 


Imagen inicial: VK con insumos de Pixabay.

REFERENCIAS

¿Tiene información sobre esta noticia?

14 + 6 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook