fbpx

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

40%. Aunque el desenlace del período de protestas y violenta represión todavía no se ha develado, parece improbable que se desate una guerra civil como la vivida en ese país entre los años 1970s y 80s. No obstante, tampoco se descarta.

Por lo momentos, le otorgamos una K amarilla (indefinido) con tendencia a la baja, es decir, previendo que el régimen de Ortega logrará enfriar la amenaza con maniobras dilatorias (diálogo) o algunas concesiones políticas.

 

Javier Brassesco

(Junio 4, 2018). Dos meses y medio de protestas, más de 220 muertos (más de 300 según la Asociación Nicaragüense pro Derechos Humanos), violencia descontrolada, la economía en caída libre, un diálogo que no conduce a nada… el diputado opositor Eliseo Nüñez lo acaba de advertir: “Si el gobierno mantiene su postura de no ceder en la democratización, “estamos corriendo el riesgo de una guerra civil”.

Cuando las protestas apenas comenzaban (dieron inicio como manifestaciones por reformas en el sistema de seguridad social el 18 de abril), ya algunos anunciaron que se se avecinaba una guerra civil:

¿De verdad está cerca Nicaragua de una guerra civil?

El detalle es, como resalta la experta en seguridad Elvira Cuadra, que la gente no tiene capacidad ni logística, no tiene armas y menos de guerra como el gobierno “Policía y Ejército”.

Tampoco el abogado Mauricio Díaz cree que sea posible un escenario de guerra civil como la que en el país se vivió en los 70 y 80. En aquel momento fue posible pues se vivió en un contexto de guerra fría, en donde primero los sandinistas fueron apoyados por el bloque soviético a través de Cuba, y una vez en el poder (que conquistan en 1979), fueron combatidos a su vez por la recordada “Contra”, que fue armada y apoyada por Estados Unidos.

Todo esto lo sabe el gobierno y por eso apuesta al cansancio de la gente, a que la protesta vaya perdiendo fuerza y finalmente se desaparezca, tal y como sucedió en Venezuela.  Mientras tanto utiliza tácticas dilatorias como el llamado a un diálogo que difícilmente logre algún resultado concreto toda vez que Daniel Ortega no está dispuesto a ceder en la principal exigencia de la oposición: que las elecciones de 2021 se adelanten para principios de 2019.

El problema es que la economía es Nicaragua es mucho más débil que en Venezuela, y la presión que enfrenta el gobierno de Ortega ante un país paralizado es muy grande: ya las previsiones de crecimiento económico de este año fueron recalculadas por el Banco Central, pasando de 4,8% a apenas 1%.

Nuestra validación

Es muy difícil prever el fin que tendrá la crisis nicaragüenses, y lo único que se puede hacer es prever escenarios: la presión de las trancas y las protestas, sumada a la presión internacional, pudieran hacer que el ejército finalmente se decidiera a intervenir, bien directamente (golpe de estado) o, esto es lo más probable, a través de presiones para que Ortega adelante las elecciones.

También pudiera tener un fin parecido al venezolano, con el desmontaje paulatino de las protestas por cansancio de la gente. Aunque en Nicaragua las protestas parecen mucho más fuertes (tal vez por la mayor pobreza de sus habitantes  y a que tienen una larga historia de luchas intestinas), y por eso mismo ha sido más brutal la represión.

En cualquier caso, el escenario de una guerra civil propiamente dicha no parece posible, básicamente porque el monopolio de las armas en Nicaragua lo tiene el gobierno a través de sus militares y policías.

 


Imagen inicial: VK con insumos de WikiCommons.

REFERENCIAS

¿Tiene información sobre esta noticia?

8 + 8 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook