fbpx

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Si las encuestas son indicadores confiables, la respuesta es que una mayoría de los mexicanos parece estar dispuesta a correr el riesgo con AMLO.


ACTUALIZACIÓN DE JUNIO 6, 2018:

Intención de voto en México: Lopez Obrador despegado con 48% promedio

Con una intención de voto promedio de las últimas encuestas de 48%, la probabilidad de que AMLO sea Presidente de México se calcula en 92%. Aventaja en 20 puntos a Ricardo Anaya (28%), candidato del PRI. El candidato del PAN, José Antonio Meade, está en un lejano tercer lugar con 20%.


 

Javier Brassesco

(Mayo 8, 2018). Fuga de capitales, estatización de empresas, descenso en la productividad, protestas, escasez, cierre del Congreso, represión, intervención militar… no importan los riesgos que muchos advierten que podría implicar una victoria de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones del 1 de julio en México, pues el candidato sobrepasa el 50% en la intención de voto, doblando a su más cercano seguidor.

En las anteriores ocasiones (2006 y 2012) bastó la campaña de “Peligro para México” por parte de sus adversarios, que lo tachan de populista y de querer implementar un modelo de gobierno como el que Chávez impuso en Venezuela, para evitar la victoria de López Obrador. Esta vez parece que no será suficiente.

¿Está tan mal México que está dispuesto a correr los riesgos que podrían implicar para el país una victoria de Amlo?

Vamos por partes. Si se revisan los números macroeconómicos, México parece una nación estable: la inflación anual no llega a los dos dígitos desde el año 2000 (en los 70, 80 y 90 el país llegó a padecer inflaciones anuales por encima de 80%) y la economía no ha dejado de crecer en todos los trimestres de la presidencia de Enirque Peña Nieto -2012-2018-, si bien es verdad que en 2017 el crecimiento fue menor que en todos los años anteriores de su gestión.

México fue además en 2017 el sexto país más visitado del mundo (estaba en el puesto 15 al comenzar Peña Nieto la presidencia), pues 39 millones de turistas pisaron su territorio.


En nueva encuesta, AMLO rompe el techo de 50% en preferencias electorales
El abanderado de Morena a la presidencia, Andrés Manuel López Obrador, obtuvo 50% de preferencia. Detrás está Ricardo Anaya, con 24%, y José Antonio Meade, con 22%.
En la más reciente (encuesta), publicada por El Financiero, el candidato registra el 50% de la intención del voto, mientras que la suma de Ricardo Anaya, de la coalición Por México al Frente (PAN, PRD y MC), y José Antonio Meade, de Todos por México (PRI, PVEM y PanaI), es de 46%, con 24 y 22 cada uno respectivamente. Ver artículo.


¿Hay dos Méxicos?

Los contrastes entre los estados “ricos” y “pobres”, sin embargo, son muy marcados. Un ejemplo: la pobreza en Nuevo León es de 14% pero en Chiapas llega a 78%.

En el grupo de los estados más pudientes y con mayor desarrollo económico están, además de Nuevo León, Ciudad de México, Jalisco y Guanajuato. En el lote de los más desfavorecidos podríamos mencionar a Guerrero, Chiapas y Tabasco.

Al mismo tiempo, la Corruption Perceptions Index 2017, de Transparencia Internacional, ubicó a México, por segundo año consecutivo, como uno de los países más corruptos del mundo, al colocarse en el número 135 entre 180 naciones. En 2016 el país descendió 28 posiciones con respecto a 2015, y en 2017 seis puestos más con respecto a 2016.

Desde la época del virreinato (o de los tlatoanis aztecas si queremos ir más allá), pasando por Porfirio Díaz y los caudillos de la guerra civil, México tiene toda una tradición corrupta que explica cómo el PRI pudo mantener 70 años de hegemonía ininterrumpida en pleno siglo XX. Y que llegan hasta hoy, con las acusaciones de una compra de $7 millones de una mansión por parte de la primera dama Angélica Rivera a una empresa, Grupo Higa, que habría recibido favores durante la gestión de Peña Nieto como gobernador del estado de México entre 2005 y 2011.

En Wikipedia existe incluso una entrada, “Corrupción en México”, en donde se trata de hurgar en las raíces de un fenómeno que ya parece parte de la idiosincrasia mexicana.

Pero si es por entradas en Wikipedia, allí el lector también puede conseguir otras como “Narcotráfico en México” y “Delincuencia en México”. Esos son los otros dos grandes azotes que asolan al país y que probablemente ayudarán a AMLO a llegar al poder.

En cuanto al narcotráfico, ya en los 80 se mencionaba con frecuencia al presidente Carlos Salinas de Gortari y su hermano Raúl como fuertemente vinculados al Cártel del Golfo, si bien nunca se pudieron probar estos vínculos, así como tampoco se pudo probar la relación del asesinato del candidato del PRI Luis Donaldo Colosio en 1994 con cárteles de la droga, aunque para muchos estuviera claro.

La procuraduría (que en México en realidad es la Fiscalía) presentó a finales de los noventa un informe en el que se presume el financiamiento de la campaña presidencial de Ernesto Zedillo (1994-2000) desde cárteles colombianos de la droga.

Pero con Vicente Fox a principios de siglo estos cárteles se multiplicaron, sobre todo cuando tuvieron que combatir entre sí para hacerse del control del territorio mexicano una vez que EE.UU. cerró sus fronteras tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Y la violencia relacionada a estos cárteles se terminó de desatar durante la presidencia de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), cuando su declaración de guerra contra el narcotráfico (la llamada “Estrategia Nacional de Seguridad”) y el crimen organizado tuvo efectos contrarios a lo esperado, cuando la Policía Federal y el Ejército, en lugar de combatir el narcotráfico, ayudaron en muchos casos a estas organizaciones criminales. Estados completos como Michoacán, Chihuahua, Tamaulipas o Guerrero se convirtieron en auténticos campos de batalla.

Y la policía parece ser más parte del problema que de la solución, como quedó evidenciado cuando en 2014 funcionarios de la policía de Iguala entregaron a 43 estudiantes a sicarios del crimen organizado y fueron asesinados.

Solo 28% de los mexicanos confía mucho o bastante en su policía, según una encuesta de World Value Survey

Nuestra validación

Aunque los números macroeconómicos que presenta Peña Nieto no son malos y hablan de una economía saludable, lo cierto es que la sociedad mexicana está carcomida por la corrupción y la riqueza está distribuida de forma muy desigual.

La corrupción favoreció a su vez la reproducción y el auge de cárteles de la droga, que echan mano de mecanismos clientelares y criminales que ya estaban instaurados en el ADN de la sociedad mexicana.

La proliferación de estos cárteles y el aumento de la violencia que trajo consigo, provocaron además que se disparen los índices de inseguridad, hoy uno de los principales problemas en el país según las encuestas.

El mexicano de a pie está cansado del imparable aumento de estos fenómenos que se retroalimentan entre sí: corrupción, narcotráfico y delincuencia. En otras elecciones le dieron un voto de confianza a candidatos más relacionados con el establishment como Felipe Calderón o Peña Nieto, pero esa confianza parece que se acabó. La tercera será la vencida para Amlo, y lo que vendrá después será todo un enigma. Los mexicanos parecen dispuestos a correr ese riesgo.

 


Imagen principal: VK sobre foto del sitio lopezobrador.org.mx.

REFERENCIAS

¿Tiene información sobre esta noticia?

13 + 10 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook