fbpx

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Un checklist de promesas emblemáticas de Trump en sus dos primeros años de gestión.

Javier Brassesco

(Enero 21, 2018). Ayer Donald Trump cumplió dos años al frente de la presidencia de Estados Unidos, una ocasión propicia para analizar qué ha pasado con las principales promesas que hizo durante su campaña electoral (“Promesas hechas, promesas cumplidas”, fue uno de los eslóganes que más utilizó en sus actos de campaña).

El sitio de verificación de noticias Politifact realizó un exhaustivo análisis al respecto, diseccionando 102 promesas realizadas por Trump cuando era candidato, y encontró lo siguiente: 17 promesas se cumplieron, en 11 existe el compromiso para hacerlas realidad, 28 están en proceso, en 28 no ha habido ningún avance y 18 han sido incumplidas.

No son cifras halagadoras para su administración, pero Politifact explica que en gran parte a Trump le ha costado avanzar debido a un poder legislativo muy polarizado y también por las divisiones en sus propias filas: los pocos avances en materia de salud, por ejemplo, tienen como principal causa las diferencias que existen en este tema entre los propios republicanos.

BBC realizó un repaso por las principales promesas y qué ha sido de ellas:

Un muro fronterizo

El cierre actual de gobierno (el más largo de la historia) tiene su razón de ser en el muro que Trump prometió construir en la frontera sur. Y que además, aseguraba, sería pagado por México.

Sin embargo, en dos años en los que tuvo ambas cámaras del Congreso a su favor, lo que se ha avanzado en esta promesa es prácticamente nada. En marzo de 2018 se aprobaron 1.600 millones para este proyecto, pero eso representa apenas un poco más del 5% de su costo total.

Gran parte de ese dinero se utilizó para reparar una verja existente entre San Diego y Tijuana. También se gastó parte del dinero en varios prototipos. Del muro en sí no se ha puesto ni un ladrillo. Y ni se ha vuelto a mencionar eso de que México lo pagaría.

Eliminar el Obamacare

Junto con el muro fronterizo, otra de las banderas de su campaña fue la eliminación del llamado Obamacare. Sin embargo, las divisiones en su partido impidieron que la cumpliera. Las senadoras republicanas Lisa Murkowski y Susan Collins, así como el difunto John McCain, impidieron revertir esta ley que busca extender la atención médica a ese 15% de la población que no tiene ningún tipo de seguro.

Aunque no se ha podido aprobar una ley de revocación o reforma, partes de esta ley han sido desmanteladas, reduciendo los períodos de inscripción y eliminando algunos subsidios.

Prohibir la entrada de musulmanes

Trump habló en principio de una prohibición “total y completa” de los musulmanes hasta que las autoridades averiguaran “qué está pasando”.

Luego cambió de discurso y habló de realizar una “investigación de antecedentes” de los musulmanes que ingresaran al país.

Como presidente introdujo dos prohibiciones que luego fueron rechazadas por distintos tribunales. Un tercer intento, sin embargo, fue validado por la Corte Suprema, afectando a los ciudadanos de seis países: Chad, Irán, Libia, Siria, Somalia y Yemen.

Procesar a Hillary Clinton

“Enciérrenla” (“Lock her up”) fue uno de los gritos de los simpatizantes de Trump en sus mitines. Se referían a Hillary Clinton, rival del republicano en las elecciones presidenciales y a quien el propio Trump llegó a afirmar, en uno de los debates televisados, que procesaría  de ser electo presidente.

“Si gano le daré instrucciones al fiscal general para que nombre un fiscal especial que investigue su situación”, dijo entonces.

Una vez electo, sin embargo, afirmó que tenía otras prioridades.

Abandonar el Tratado Climático de París

Como candidato llegó a afirmar que el cambio climático era un engaño (“a hoax”) inventado por China, y que el Acuerdo Climático de París, firmado por más de 200 naciones, frenaba el crecimiento estadounidense.

El presidente cumplió con su promesa y retiró a Estados Unidos del mismo en junio de 2017.

Abandonar la OTAN

En su campaña, Trump calificó a la OTAN de obsoleta y criticó los presupuestos de defensa de varios de los miembros de esta alianza militar.

Sin embargo, siendo presidente ocurrió un hecho curioso en él: se desdijo. Cuando recibió al secretario general de la OTAN en abril del año pasado explicó que la amenaza del terrorismo había subrayado la importancia de la organización: “Dije que era obsoleta. Ya no es obsoleta”.

Acabar con el Estado Islámico

Cuando el pasado diciembre Trump anunció el retiro de las tropas estadounidenses de Siria, afirmó que ya el grupo terrorista Estado Islámico (EI, o ISIS por sus siglas en inglés)  había sido derrotado y no tenía sentido mantener a soldados estadounidenses en ese país.

Curiosamente afirmó luego que Rusia, Siria e Irán no estaban contentos con el retiro de Estados Unidos de Siria porque ahora tendrían que luchar ellos solos contra el Estado Islámico.

Desde septiembre de 2014, cuando Obama era presidente, Estados Unidos combate frontalmente al Estado Islámico en Siria e Irak. A mediados de 2018 el grupo fue expulsado de Irak, y el 14 de diciembre perdió su último bastión en Siria, el pueblo de Hajin.

El influyente senador republicano Lindsey Graham, del Comité de Servicios Armados del Congreso, sin embargo, no cree que esta organización esté derrotada. “No está derrotado en Siria y tampoco en Afganistán”, afirmó luego de una visita a este último país.

Varios aliados de Estados Unidos, con el Reino Unido a la cabeza, insisten en que el EI sigue siendo una amenaza.

El propio Brett McGurk, representante estadounidense en la coalición contra el EI, advirtió incluso luego de la toma de Hajin que “Nadie está hablando de una misión que ya cumplimos”.

En resumen: el EI ha perdido terreno durante la administración de Trump, ya no controla territorios importantes y está hoy más lejos de poder establecer un califato, pero todavía tiene cerca de diez mil simpatizantes que vuelven a sus raíces: la insurgencia desde las sombras.

Traer las tropas a casa

En la campaña Trump afirmó que el Medio Oriente era “un completo desastre” y prometió traer esas tropas a casa.

En septiembre de 2017 se anunció el despliegue de 3.000 tropas adicionales en Afganistán. El mes pasado anunció el retiro de las tropas de Siria, lo que provocó la renuncia del secretario de Defensa, Jim Mattis. Desde entonces otros funcionarios han anunciado la salida de estas tropas, pero ninguno le ha puesto una fecha precisa.

Reducir impuestos

En una promesa que ya suele ser un clásico en los candidatos republicanos, Trump dijo que reduciría los impuestos al llegar a la presidencia.

Aunque la discusión en cuanto a su conveniencia está lejos de llegar a su fin, a principios de diciembre de 2017 se aprobó una reforma fiscal propuesta por Trump y que implicaba una fuerte reducción de los impuestos.

Desarrollo de la infraestructura

En su discurso tras ganar las elecciones en noviembre de 2016, Trump habló de crear una “infraestructura insuperable”. Sin embargo, muy pocas señales de acción ha habido en esta materia desde entonces.

Para marzo de 2018 el Congreso había asignado 21 mil millones de dólares para infraestructura, pero Trump había solicitado 71 veces esa cifra: 1,5 trillones.

Nominación de jueces

Trump prometió que un nuevo juez conservador ocuparía la Corte Suprema. Ha logrado nombrar a dos: Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh.

Tratados comerciales

Como candidato, calificó al TCLAN (el tratado comercial entre EEUU, México y Canadá) como un desastre, y advirtió que se retiraría de la Asociación Transpacífico (TPP).

Esta última promesa la cumplió, aunque luego ha expresado su intención de volver a esta organización si mejoran las condiciones para Estados Unidos. En noviembre se firmó otro tratado comercial con México y Canadá, el T-MEC, que sustituye al TLCAN.

Legalizar la tortura

El hoy presidente llegó a afirmar que la tortura funcionaba en la lucha contra el terrorismo y que haría legales torturas como el ahogamiento simulado o submarino, utilizadas antes en interrogatorios a terroristas pero que habían sido desechadas con la llegada al poder de Barack Obama en 2009.

Una vez electo, dijo que dejaría este tema al criterio de su entonces secretario de defensa Jim Mattis y del director de la CIA Mike Pompeo (hoy Secretario de Estado). Este último afirmó en una audiencia ante el Congreso que la CIA no utilizaría estos métodos.


Imagen inicial: VK con insumos de Pixabay.

Artículos Relacionados

Factchecking


¿Tiene información sobre esta noticia?

13 + 8 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook