MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Entre 2014 y 2017 un flujo de tuits de troles rusos se metió y logró influir en el debate vacunas-antivacunas en EE.UU., aumentando la división, difundiendo noticias falsas y polarizando lo más posible, reveló un estudio sobre 1,7 millones de tuits analizados.

Se cree que la campaña logró aumentar ligeramente el porcentaje de aquellos que se oponen a la vacunación, aunque afortunadamente, una mayoría de estadounidenses (+80%) se mantiene firme en su apoyo a la vacunación obligatoria para enfermedades como el sarampión y la rubéola.

(Septiembre 14, 2018). En los últimos cuatro años se ha agudizado y polarizado el debate sobre las vacunas. Aunque la comunidad médica coincide en que la vacunación en general es esencial para la salud pública, hay sectores que se han levantado en una rebelión antivacunas que señala peligros no del todo basados en estudios científicos. En 2015 el Pew Research encontró que 83% de los estadounidenses estudiados afirmaron que pensaban que las vacunas eran seguras. 9% manifestó que no y 7% no estaba seguro.

La controversia tuvo un origen muy norteamericano. En Healthline lo explican:

El movimiento antivacunación recibió su primer gran refuerzo en 1998 cuando el Dr. Andrew Wakefield y 12 colegas publicaron una investigación en el diario The Lancet.

Wakefield dijo que sus estudios de caso habían demostrado que la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (SPR) podría estar relacionada con un aumento en los casos de autismo en los niños.

Sin embargo, una serie de fallas finalmente se descubrieron en la investigación de Wakefield. Entre ellas, el pequeño tamaño de muestra de 12 personas y sus vínculos con empresas privadas.

 

The Lancet se retractó del estudio en 2010. Ese mismo año, el Consejo Médico General del Reino Unido prohibió a Wakefield ejercer medicina, y citó una serie de errores éticos.

Pero el debate no murió y ha encontrado combustible en los últimos años. ¿Por qué? ¿De dónde? Pues de lejos, vía internet:

Investigadores de la Universidad George Washington, la Universidad Johns Hopkins y la Universidad de Maryland publicaron un artículo sobre cómo la comunicación sanitaria puede convertirse en un arma mediante el uso de bots trolls en Twitter. Los médicos e informáticos responsables del estudio concluyeron que los bots son empleados para esparcir malware y mensajes antivacunas no solicitados, mientras los trolls rusos promueven la discordia en torno al tema de las vacunas. Cuentas que pretenden pertenecer a usuarios reales crean falsa equivalencia y merman el consenso público acerca de las vacunas.

Un reporte de NBC News establece que, en un estudio que abarcó el período de julio de 2014 a septiembre de 2017:

Los bots de medios sociales vinculados a Rusia impulsaron la retórica divisiva y la desinformación en Twitter en ambos lados del debate sobre la vacunación, según un estudio dirigido por la Universidad George Washington y publicado el jueves en el American Journal of Public Health.

“Estos trolls parecen estar usando la vacunación como una cuestión divisoria, promoviendo la discordia en la sociedad estadounidense”, dijeron los autores del estudio.

 

(…) Los investigadores también encontraron varios tweets pertenecientes a cuentas que el Congreso identificó como vinculadas a la Agencia de Investigación de Internet, una “granja de trolls” del Kremlin. Estas cuentas publicaron mensajes en contra y a favor de la vacunación en cantidades aproximadamente iguales.

Un análisis de NBC News de más de un millón de tweets enviados por trolls rusos identificados publicados por el sitio web de periodismo de datos FiveThirtyEight y los investigadores de la Universidad de Clemson encontraron más de 500 ejemplos de tuits que mencionan vacunas, a menudo diseminando información errónea y teorías desacreditadas.

Número de tuits por Cuenta Única, separadas por Sentimiento y Categoría del Bot: Julio 14, 2014-Septiembre 26, 2017.
Columas: Todos los Tuits; Todas las Polarizadas; Antivacunas; Provacunas y Neutrales.

 

Los rusos encontraron que la vacunación son un tópico divisivo entre los estadounidenses, que tiene importantes motivaciones políticas en pro y en contra de la industria farmacéutica.

MyPress señala que:

Contenidos polarizados y antivacunas son compartidos en menor medida por usuarios reales; no obstante, bots trolls tienen una participación activa en la conversación sobre salud pública y sesgan las discusiones respecto a la vacunación. Este descubrimiento en particular es valioso en la lucha contra los contenidos falsos antivacunas, dado que ni el público en general ni los algoritmos son capaces de identificar a estos botstrolls cyborgs.

Ahora bien, tanto los trolls como los bots promueven discursos pro y antivacunación para crear falsa equivalencia, comportamiento consistente con una estrategia política de promoción de la discordia antes vista, durante las campañas de 2016 en Estados Unidos. Cuentas asociadas con distribución de malware y contenido comercial tienden a promover mensajes antivacunas; pueden usar contenido antivacuna como señuelo para clickbait, aumentando así sus ingresos publicitarios y exponiendo a los usuarios a software malicioso.


Nuestra validación

No hay duda que un porcentaje de estadounidenses está en contra de la vacunación obligatorio de los hijos, pero es un porcentaje muy bajo (menos de 9%). Las razones son esencialmente religiosas o filosóficas. No hay duda que estos porcentajes aumentaron por efecto  de las campañas rusas de desinformación. El aumento de la conversación al respecto, en redes sociales, lo prueba: el éxito de los hashtags y el incremento en el porcentaje de personas que se oponen a la vacunación.

Los dos desmontajes que ha logrado la ciencia al respecto: a) El del estudio fallido de Andrew Wakefield et al y b) El de los troles rusos deben difundirse y usarse como argumentos incontrovertibles contra estas teorías conspiratorias basadas en noticias falsas. Si los troles rusos quieren que la gente apoye la no-vacunación, pues es un argumento adicional para que los estadounidenses y, en general, los ciudadanos del mundo acojan la vacunación como la mejor forma de proteger a la población de enfermedades que la misma vacunación logró (casi) erradicar.

 


Imagen inicial: Composición de VK.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

10 + 8 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook