fbpx

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

El autor espera que no, “porque la llamada ’posverdad’ es una amenaza seria contra la democracia, la libertad y la buena calidad de la conversación en todos los ámbitos.” Extractos de un artículo del director de VerifiKado en su columna de Univision Noticias.

Fernando Nunez-Noda*

(Mayo 22, 2018 – Publicado en Univision Noticias Mayo 17, 2018). En mi trabajo reciente con #fakenews y “posverdad” he chocado de frente con ambos conceptos en acción. Una cosa es verlo como un fenómeno circundante y otra como una selva que debe atravesarse con apenas una pequeña navaja en la mano. Una navaja mellada.

 

Revela muchos aspectos, no solo de la sociedad de masas, sino de las nuevas figuras que ha traído internet. Recordemos qué es: Un conjunto de contenidos, valores e interpretaciones que no se validan por la ciencia o los hechos forenses, sino por la autoridad de quien las emite. Típico de regímenes, movimientos o líderes autoritarios o carismáticos.

Las religiones y movimientos seudoreligiosos han sido pioneros en este creer sin pruebas o incluso con evidencias en contra. El nazismo y el comunismo son dos ejemplos de lavado de cerebro, de adoctrinamiento que transforma al individuo en un dogmático que solo aceptar una verdad, sin siquiera considerar que puede haber alternativas.

 

Pero ahora la “posverdad” se ha hecho “mainstream”: súbitamente tenemos graduados universitarios creyendo en que la Tierra es plana, que hay una raza reptiliana de alienígenas infiltrados, que ante una verdad científica puede tener valor una “verdad alternativa” sin comprobación forense… ustedes me entienden. ¿No? A mí me cuesta entenderlo también.

 

Así que he investigado el asunto en decenas de posts y comentarios en blogs, Facebook, Twitter, Reddit y otras redes. Comparto algunos hallazgos.

 

Cuando la verdad es el enemigo

La conversación en redes sociales rara vez es un intercambio de conocimientos. Casi en su totalidad, un ejercicio de poder, una forma de imponer las ideas propias.

 

Más de la mitad de las conversaciones revisadas parecen tener una idea fija, una opinión ya formada. Entonces, desde el principio, solo hay una danza de aprobaciones por un lado y refutaciones por otro. El moderador reafirma con los “aliados” y defiende (a veces ofende) a los “rivales”. Rivales de la idea. Por eso suele responder para aleccionar, preguntar como si quisiese aprender y luego refutar las respuestas, no leer a los demás molestarse si no lo leen. Y así. Me cuido de no hacer estas cosas pero algunas veces las he hecho.

 

Revela muchos aspectos, no solo de la sociedad de masas, sino de las nuevas figuras que ha traído internet. Recordemos qué es: Un conjunto de contenidos, valores e interpretaciones que no se validan por la ciencia o los hechos forenses, sino por la autoridad de quien las emite. Típico de regímenes, movimientos o líderes autoritarios o carismáticos.

 

Las religiones y movimientos seudoreligiosos han sido pioneros en este creer sin pruebas o incluso con evidencias en contra. El nazismo y el comunismo son dos ejemplos de lavado de cerebro, de adoctrinamiento que transforma al individuo en un dogmático que solo aceptar una verdad, sin siquiera considerar que puede haber alternativas.

 

Pero ahora la “posverdad” se ha hecho “mainstream”: súbitamente tenemos graduados universitarios creyendo en que la Tierra es plana, que hay una raza reptiliana de alienígenas infiltrados, que ante una verdad científica puede tener valor una “verdad alternativa” sin comprobación forense… ustedes me entienden. ¿No? A mí me cuesta entenderlo también.

 

Así que he investigado el asunto en decenas de posts y comentarios en blogs, Facebook, Twitter, Reddit y otras redes. Comparto algunos hallazgos.

 

Cuando la verdad es el enemigo

La conversación en redes sociales rara vez es un intercambio de conocimientos. Casi en su totalidad, un ejercicio de poder, una forma de imponer las ideas propias.

 

Más de la mitad de las conversaciones revisadas parecen tener una idea fija, una opinión ya formada. Entonces, desde el principio, solo hay una danza de aprobaciones por un lado y refutaciones por otro. El moderador reafirma con los “aliados” y defiende (a veces ofende) a los “rivales”. Rivales de la idea. Por eso suele responden para aleccionar, preguntar como si quisiese aprender y luego refutar las respuestas, no leer a los demás molestanse si no lo leen. Y así. Me cuido de no hacer estas cosas pero algunas veces las he hecho.

 

 

Un ejemplo simulado:

UNO: La industria X manipula el producto Y para explotar al país Z.

OTRO: La industria X no produce el producto Y y dejó de trabajar en el país Z en 1948.

UNO: Esa es tu opinión, yo pienso distinto.

OTRO: Lo dice la BBC en un reportaje de ayer.

UNO: BBC está quebrada y la financian los banqueros suizos.

OTRO: Tomó estos datos de un informe de la ONU.

UNO: ¿La ONU? ¡Peor! Ésa está en manos de un tal Keyser Söze.

 

La mayoría de las personas, como decía el General Jessup en la película “A Few Good Men” no “puede manejar la verdad.” Prefiere autoengañarse que tener el brío de vivir con aquello que la contradice o atormenta.

 

Si la búsqueda de conocimientos casi no existe. El show-off de conocimientos sí.

Sesgos

Hay varios sesgos identificados por la psicología que describen tales conductas. Está, por ejemplo, el “Sesgo de confirmación” que destaca lo que valida una idea pero ignora lo que la desmiente. El “Efecto Dunning Krugger”, que consiste en sentirnos menos seguros mientras más sabemos, en cambio a los ignorantes con actitud les hace creer que saben más. (Ocurre mucho con líderes políticos). O el “Backfire Effect”, que se expresa así: “Mientras más retan nuestras creencias medulares, más nos aferramos a ellas”.

Lea el resto del artículo en Univision Noticias

 


* Publicado originalmente en Univision Noticias en Mayo 15, 2018. Imágenes: Del autor.

¿Tiene información sobre esta noticia?

13 + 11 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook