fbpx

La conducta del australiano en la Embajada ecuatoriana en Londres echa por el suelo lo (poco) auspicioso y virtuoso que quedaba de él.

Ahora se enfrenta a una posible extradición a EE.UU., donde sus presuntos delitos serían ventilados en una corte de ley.

(Abril 20, 2019 – Javier Brassesco). El programador y pirata informático australiano Julian Assange, fundador de Wikileaks (no es periodista, por más que hasta Wikipedia lo presente de esa manera) y hoy detenido por las autoridades británicas luego de que el pasado 11 de abril el gobierno de Ecuador pusiera fin a un asilo de casi siete años, fue siempre un huésped muy incómodo.

Las imágenes e informaciones que han salido a la luz sobre sus casi siete años de asilo en la embajada ecuatoriana en Londres, donde se refugió en 2012 para evitar ser extraditado a Suecia (era solicitado por delitos sexuales en el país escandinavo) no lo dejan muy bien parado y no hacen más que agrandar su leyenda negra.

Entre otras cosas, se ha sabido que:

-Manchaba las paredes con heces fecales y se trasladaba en patineta por los pasillos de la sede diplomática, dañando pisos, paredes y puertas.

-Mostró a un reportero que fue a entrevistarlo las instalaciones más confidenciales del lugar.

-Llegó a gritar y a empujar a guardias de la embajada.

-Bloqueó cámaras de seguridad, instaló equipos electrónicos e intentó acceder a archivos de seguridad.

-Tenía prohibido hacer declaraciones públicas pero nunca dejó de realizarlas, y por eso desde marzo de 2018 se limitó su acceso a internet.

-Desde allí fue que publicó, presuntamente en colusión con el gobierno ruso, los miles de correos privados que tanto perjudicaron a Hillary Clinton en la campaña presidencial de 2016.

-Assange trataba como criados al personal de la embajada. Entre los empleados y guardias de seguridad era muy poco estimado.

-Contrató al conocido jurista español Baltasar Garzón y presentó una demanda contra el gobierno ecuatoriano en sus propios tribunales y una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

-Filtró documentos sobre el tren de vida del presidente Lenin Moreno. Assange niega este último cargo, aunque promovió esta historia en su cuenta de Twitter.

¿Un ícono de la libertad de expresión?

Hoy Assange está en manos de las autoridades británicas y corre el riesgo de ser extraditado a Estados Unidos, donde es imputado por conspiración. Suecia cerró en 2017 las dos causas que le seguía por violación y acoso sexual, aunque la fiscalía aclaró que no lo hacía porque se hubiera aclarado su inocencia sino como un gesto de colaboración con el gobierno de Ecuador.

Muchas personas, sobre todo desde la izquierda, han tratado de convertir a Assange en un símbolo de la libertad de expresión. Matthew Ingram, del Columbia Journalism Review, cree que su caso “constituye un riesgo considerable para los periodistas estadounidenses, pues significaría que el Departamento de Justicia puede ir detrás de ti por hacer cosas que son habituales en la profesión”.

Sin embargo, el propio Ingram no cree que los medios se vayan a involucrar demasiado en su defensa, precisamente porque no se trata de una figura respetable. Las cosas que en lo personal ha hecho Assange juegan en su contra: “A muchos medios les repugna (la figura de Assange), y ha hecho cosas con las que no están de acuerdo”.

Peter Greste, fundador y vocero de la Alianza para la Libertad de los Periodistas (Alliance for journalists’ Freedom) y director de información y periodismo de la Unesco, dijo que como periodista que ha estado preso por publicar material que no agradaba al gobierno, él siente cierta solidaridad con Assange, pero hasta ahí.

Y luego de aclarar que ni Assange es periodista ni Wikileaks una agencia de noticias, pasa a detallar la gran irresponsabilidad que ha mostrado el australiano en el manejo de información.


Imagen inicial: VK

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

4 + 2 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook