MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

El autor advierte que muchas veces los diagnósticos y consejos de asesores y expertos en Venezuela, juegan más para sus intereses que para el de sus clientes. Con esto en mente, desmonta algunas presunciones y recomendaciones que suelen dar a los empresarios venezolanos.

Francisco A. Pellegrino

(Noviembre 23, 2018). Es usual en esta época del año que las Cámaras, las que agrupan a los empresarios de los diversos sectores económicos del país, organicen conferencias a beneficio de sus afiliados, en las cuales se describa el estado de la situación del país y se razonen los escenarios futuros más probables.

Es así como una pléyade de economistas, pertenecientes a las principales Firmas de asesoría capitalinas, son convocados a las sedes de estas o a los salones de destacados hoteles, con el objetivo de facilitar la comprensión de lo que pasa y de lo que podría pasar y brindar consejos de cómo afrontar las oportunidades y amenazas provenientes del entorno.

Posteriormente, sendos informes detallados y adaptados a la realidad de cada empresa, serán facturados por las Firmas a los clientes que así lo requieran y de manera simultánea, pero mucho más escueta, las temáticas abordadas en esos desayunos son publicadas en los medios de comunicación social. Finalmente y de forma caótica, anónima e imprecisa pero gratuita, las recomendaciones provistas por estos asesores se difunden por las redes sociales gracias a los que este cronista llama “los desayuneros”, aquellos que saben más de los que saben, con los típicos encabezados “esto me llegó así” o “de muy buena fuente”.

Ahora bien, en los textos que nos han llegado vía WathsApp o la de moda, Telegram y que en este artículo son los “entrecomillados”, ha trascendido que en las conferencias del 2018 la principal preocupación de las organizaciones privadas ha sido sin lugar a duda la hiperinflación, por ser una enfermedad de la Economía muy devastadora de las estructuras financieras, sean privadas o públicas, y porque no existe en Venezuela una experiencia previa de cómo enfrentarla. Ciertamente, como se afirma en esos contenidos, “el gobierno no habla de hiperinflación”, por lo que cabe preguntarse:

¿Hay realmente hiperinflación en Venezuela?

Si el aumento continuo de los precios de todos los bienes y servicios que se experimenta en Venezuela es simplemente una fuerte inflación o si es un fenómeno mucho más complejo y pernicioso como el de una hiperinflación, ha sido el debate bizantino que ha mantenido ocupado a los economistas de la Academia a lo largo del 2017. Sin embargo, a partir de noviembre del año pasado es de aceptación general que el país sufre de la absolutamente dañina hiperinflación. ¿Se puede verificar de alguna manera sencilla?

Comencemos por diferenciar hiperinflación de especulación. “Muchos círculos piensan que hiperinflación es especulación. No es así, la hiperinflación te obliga a especular” se lee en los textos de los asesores. Eso es cierto, la Dictadura ha logrado que una parte importante de la opinión pública crea que los culpables de los aumentos desmedidos de precios de los bienes son los productores y los comerciantes. Lastimosamente al ciudadano de a pie le resulta más intuitiva la propaganda de la Dictadura que acusa a los empresarios de especuladores despiadados y responsables de la hiperinflación, los cuales por las noches, a hurtadillas, cambian los precios de las etiquetas impulsados por un deseo de lucro insaciable.

Para reforzar esta creencia ramplona pero evidente, la Dictadura comete adrede la falacia post hoc ergo propter hoc est, disculpen el latinazo se le dice también de la falsa causa, cuando coloca a la hiperinflación como el efecto y a la especulación como la causa, siendo que en el mundo real la segunda es consecuencia de la primera. En otras palabras, para cubrirse medianamente de los efectos de la hiperinflación provocada por las políticas fiscales y monetarias de la Dictadura, a los empresarios nos le queda que especular. Pero si bien en la retórica oficial la palabra hiperinflación ha sido convenientemente sustituida por la de especulación, no cabe duda que la primera existe. 

Les propongo un ejercicio bastante sencillo para visualizar algo tan abstracto y contra intuitivo como la hiperinflación y dejo a otros la ardua tarea de definirla, diferenciarla de la inflación, de realizar los estudios comparativos con las otras economías que la han padecido y finalmente plantear las políticas macroeconómicas que pueden lograr abatirla. A falta de información oficial del Banco Central de Venezuela, tomemos un indicador que se puede conseguir fácilmente en internet y es elaborado por el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas–FVM), institución que goza de muy buena credibilidad en el mundo laboral y empresarial. El índice es denominado CAF por ser las iniciales de Canasta Alimentaria Familiar y abarca el costo total de los productos de alimentación básicos para una familia de cinco personas durante un mes. Estos son los índices expresados en bolívares soberanos desde noviembre 2016 hasta septiembre 2018:

Es verdaderamente impactante observar cómo el costo de la CAF pasó de 72 bolívares soberanos a casi 23.000 en menos de un año. Si usted está familiarizado con el uso del programa Excel, con los datos anteriores puede obtener con suma facilidad el gráfico siguiente, que produce aún más vértigo:

¿Qué recomiendan los asesores para encarar la hiperinflación?

Se propagó en las redes la siguiente afirmación de los asesores: “En el 2019 viene un ciclo mucho más fuerte y agresivo de hiperinflación. Actualmente estamos como en una “etapa media”. No se han tomado los correctivos.” No hace falta ser un especialista para aceptar este pronóstico como altamente probable. Si disculpan la expresión coloquial el vaticinio es tan sencillo de acertar como un disparo al piso.

Efectivamente, no solamente no se ha aplicado ninguna política macroeconómica congruente sino que se han agravado las razones por las cuales se llegó a la hiperinflación en primer lugar (dinero inorgánico, déficit fiscal y un largo etcétera). Sin embargo y para no alarmar demasiado a la audiencia, después de haber reforzado su credibilidad con una verdad amarga pero de Perogrullo, los conferencistas, o en su defecto los desayuneros continúan “señores, la hiperinflación no es eterna” además, “hay muchas oportunidades en Venezuela con hiperinflación con alto riesgo. Se puede ganar bastante, pero el foco debe ser no necesariamente ganar sino mantenerse.”

Es obligación como “couches” políticamente correctos mantener la moral alta y sugerir la proverbial lucecita al final del túnel, por lo que solo hay que tener un poco de paciencia y aplicar tres simples estrategias para sobrevivir a la hiperinflación: “Los empresarios deben tener la heterodoxia, flexibilidad y rapidez que requieren los entornos hiperinflacionarios. Aún están a tiempo de tomar correctivos.” Claro que ni la excelente estrategia de trasladar el negocio fuera del país es abordada, ya que si ello sucede tendrán cada vez menos clientes a quienes facturar el informe detallado, ni se explican las formas de obtener en la práctica esas tres cualidades, que como el lector ya habrá comprendido, solo están minuciosamente descritas en el informe a facturar a los clientes. Veamos:

• “Heterodoxia es pensar fuera de la caja (tomado de Wikipedia: traducción del inglés thinking outside the box/out of the box, es una metáfora que significa pensar diferente). No atarse por lo que la ley permite o no permite. Pensar primero en el negocio.” En un país con un marco jurídico enclenque que es irrespetado en primer término por las mismas autoridades dictatoriales del Estado, según la óptica de los asesores o de los desayuneros y en atención a la rígida lógica del negocio, se justifica el operar al filo de la legalidad, en especial si usted empresario no quiere o no puede irse del país. En cuanto a lo de pensar diferente que es uno de los instrumentos preferidos del “coaching”, me hizo recordar, disculpen la referencia personal, a “Tribute to imagination-True Colors” del parque Disney’s Epcot, pletórica de recursos para pensar fuera de la caja. Solo digo que Kodak, la empresa que era el sponsor de la atracción, quebró y eso que no se vio obligada a pelear con la hiperinflación. Solo digo.

• “Flexibilidad es porque lo que estés haciendo hoy, no necesariamente sirve dentro de tres meses. Deberás volver a cambiar de estrategia constantemente.” Hiperinflación implica velocidad, alta velocidad. No solamente los precios aumentan de forma significativa, lo hacen en tiempos muy, muy breves. Luego debes pensar fuera de la caja cada tres meses y después mensualmente, y más delante de manera semanal, etc. Si usted tiene esa capacidad de generar estrategias de negocios y llevarlas a la práctica cada tres meses ¿qué espera para marcharse del país y conquistar el mercado mundial?

• “Rapidez porque deben hacer reingeniería de procesos para ser más rápidos. Tardar cinco días en hacer algo es 6% de pérdidas.” Como se apuntaba arriba la atmósfera hiperinflacionaria es esencialmente alta velocidad, si no alcanza la rapidez necesaria de inmediato, ahora, ¡ya! según los comensales del desayuno usted va a perder, por los momentos, 30% mensual. ¡Corra emprendedor corra!


Segunda parte de este artículo:

https://verifikado.com/no-dicen-asesores-expertos-venezuela/ 


Francisco A. Pellegrino es profesor (jubilado) de la Universidad Católica Andrés Bello, de Caracas, Venezuela, por 27 años de la Cátedra de Economía de la Comunicación Social, con diversas publicaciones en el tema. Fue miembro del Consejo Editorial de la revista Comunicación del Centro Gumilla.

NOTA EDITORIAL: VerifiKado no publica artículos de opinión, a menos que incluyan puntos interesantes sobre desinformación, noticias falsas, posverdad o cualquiera de los tipos de información problemática que desmontamos en este sitio web. Las opiniones expresadas en este artículo son enteramente potestad y responsabilidad de su autor.

Referencias


Imagen inicial: VK con insumos de VK.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

15 + 11 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook