fbpx

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Aunque lo peor de la crisis que se intensificó en 2015 quedó atrás, el problema está lejos de haberse terminado. ACNUR considera difícil superarlo del todo mientras no se normalicen dos focos importantes de refugiados: Siria y los países más pobres de África. Por tanto, hay que observar los próximos acontecimientos para ver si la situación se soluciona por un tiempo o se mantiene.

Javier Brassesco

(Julio 31, 2018). Cifras en mano, el investigador del Instituto Francés de Relaciones Internacionales Matthieu Tardis asegura que ya debemos dejar de hablar de crisis migratoria en Europa, y que hacerlo es “demagógico”.

Si vemos las cifras de ACNUR (Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados), observamos que las llegadas a Europa por el Mediterráneo pasaron de poco más de un millón en 2015 a 172 mil en 2017. En lo que va de año (para finales de junio) estamos en 43 mil.

Para este investigador, la palabra “crisis” es utilizada por cada gobierno para evadir responsabilidades y justificar medidas de excepción (el gobierno conservador húngaro, por ejemplo, ha cerrado sus fronteras).

¿Es esto verdad? ¿Seguimos hablando de crisis migratoria en Europa de manera automática, como un reflejo que nos quedó del año 2015?

Es cierto que el número de inmigrantes desde el Mediterráneo ha venido bajando de manera sostenida desde el año 2015. Este gráfico presenta las cifras de 2016 y 2017 de llegadas por el Mediterráneo en los tres países que se han visto más afectados por esta ola migratoria desde el mar: España, Italia y Grecia:

ACNUR explica en su página que “cada vez son menos las personas que arriesgan su vida para llegar a Europa”, pero al mismo tiempo advierte que los peligros en las rutas del Mediterráneo o terrestres son cada vez mayores. Por ejemplo, 1 de cada 14 personas que intenta llegar a Italia desde Libia muere en el intento.

El número de muertes en el Mediterráneo también disminuyó en 2017, pero ACNUR advierte que las cifras siguen siendo “alarmantes”: 3.100 personas perdieron la vida en el mar, además de 75 que fallecieron en rutas terrestres. En los primeros tres meses de 2018 otras 489 personas han muerto o desaparecido en las aguas del Mediterráneo, por lo que la proyección también es a la baja con respecto a 2017, y se ubicaría justo por debajo de dos mil.

Nuestra validación

Tardis tiene razón cuando afirma que desde que en 2015 estalló la crisis migratoria europea (por entonces el 54% de los migrantes provenía de Siria, país asolado por la guerra civil), todos los números en esta materia tienden hacia la baja.

Lo peor de la crisis migratoria de 2015 parece haber quedado atrás, e incluso los números de 2017 de migrantes a través del Mediterráneo es menor a la de 2014:

 

Sin embargo, ACNUR sigue calificando las cifras (sobre todo el de personas que murieron tratando de alcanzar Europa) de “alarmantes”.

Prevalecen además importantes secuelas, y la raíz del problema sigue intacta: la guerra civil en Siria y las malas condiciones de vida en muchos países africanos.

La crisis puntual de 2015 ya fue superada, pero la inmigración desde Asia y África hacia Europa sigue siendo un problema a atender.

 


Imagen inicial: Inmigrantes sirios que desembarcan en Grecia. Foto: Pixabay.

¿Tiene información sobre esta noticia?

7 + 7 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook