MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

A pesar de buenas posibilidades para los Demócratas de lograr mayoría en la Cámara de Representantes, una victoria en el Senado se ve altamente improbable. Pero una correlación de fuerzas que los equipare al GOP en la Cámara Alta podría darles un enorme poder legislativo.

En gobernaciones, por otro lado, las probabilidades son favorables de lograr más de las 16 (de 50) que tienen en este momento.

Javier Brassesco

(Agosto 31, 2018). El partido republicano controla actualmente las dos cámaras del congreso estadounidense: en la cámara baja cuenta con 241 representantes contra 194 de los demócratas, mientras que en el Senado tiene 51 escaños contra 47 de los demócratas (hay dos senadores independientes). En cuanto a gobernadores, su ventaja es abrumadora: 33 gobernadores pertenecen a ese partido contra 16 demócratas y un independiente (Alaska).

Todo eso puede cambiar en las elecciones de mitad de término el 6 de noviembre, cuando se escogerá la totalidad de la cámara baja, 34 senadores y 39 gobernadores. ¿Es posible que tenga lugar un cambio drástico en la composición del Congreso y en el número de gobernadores?

Las elecciones serán una especie de referendo para el gobierno de Donald Trump, que actualmente tiene una popularidad de alrededor de 43%. Según él, sin embargo, su popularidad se ubica en 52%.

Su afirmación, sin embargo, contradice a cuatro grandes encuestas que se han realizado recientemente: NBC le otorga 44%, Reuters 43% y Gallup 42%. Incluso Fox, su medio preferido, le da una popularidad de 45%.

Consciente de la importancia de estas elecciones, Trump ha estado muy activo promocionando a los candidatos republicanos: sabe que incluso la posibilidad de que termine su mandato (un juicio político está en el ambiente) pasa por los resultados de estas elecciones.

Los demócratas tienen actualmente grandes chances de lograr los ansiados 218 escaños que le darían el control de la Cámara de representantes. Según el portal Real Clear Politics (https://www.realclearpolitics.com/), que realiza un promedio de las principales encuestas en el país, actualmente las cosas están así: los demócratas tendrían asegurados 199 escaños contra 193 de los republicanos, y hay 43 que están muy reñidos, cerca del empate técnico.

El Senado cuesta arriba para los demócratas

En el Senado a los demócratas les costará mucho obtener la mayoría (necesitarían 51 de los 100 senadores para que eso ocurriera). El problema es que de los 34 senadores que se escogerán (33 en elecciones regulares y uno en elección especial), los demócratas defienden 24, además de los dos independientes que suelen votar junto con ellos.

Los republicanos solo tienen en juego en estas elecciones a 8 de sus actuales senadores. Los demócratas deben además defender diez escaños en estados en los que ganó Trump en las elecciones presidenciales, mientras que los republicanos solo defienden un escaño en un estado ganado por Hillary Clinton.

Pero incluso en el caso de perder uno de estos ocho senadores (y que los demócratas ganen 24 de 24, además de los dos independientes), se daría un empate 50 a 50 en el Senado, un empate que rompería el vicepresidente Mike Pence. Es decir, en la práctica los conservadores seguirían teniendo el control.

Según Real Clear Politics los republicanos tendrían asegurados 48 senadores y los demócratas 45. En la elección de los otros siete los números son muy cerrados.

Se augura un cambio en las gobernaciones

En las gobernaciones (se elegirán 39 nuevas cabezas de estado del total de 50) sí se espera un cambio a favor del partido demócrata. Real Clear Politics, apoyado en varias encuestas, asegura que actualmente los republicanos tendrían aseguradas 21 gobernaciones (entre las que ganarían y las que ya ostentan y no serán sometidas a votación) y los demócratas 20. Hay nueve estados en donde se augura una pelea muy reñida.

En cualquier caso sería una mejora considerable para los demócratas, que actualmente no tienen ni la mitad de las gobernaciones  con que cuentan sus rivales (16 contra 33).

Así las cosas, y a poco más de dos meses de las elecciones de medio término, los demócratas se perfilan como posibles ganadores de la mayoría en la Cámara de Representantes (aunque no lo tienen asegurado, claro está) y los republicanos mantendrían el control del Senado. En las gobernaciones ambos partidos estarían muy parejos, lo que ya es una ganancia para los demócratas, que hoy apenas cuentan con 16 de los 50 gobernadores.

 


Imagen inicial: Composición de VK.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

3 + 3 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook