fbpx

Dos ángulos sobre la congelación de activos al régimen chavista en EE.UU., cuya efectividad es resaltada por algunos y cuestionada por otros.

(Agosto 7, 2019 – Javier Brassesco). El lunes en la noche el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva que impone nuevas sanciones económicas a Venezuela, lo cual muchos medios llamaron “un embargo económico total”.

La orden ejecutiva congela los bienes del régimen de Maduro en Estados Unidos y también los de cualquier persona que intente ayudar a los funcionarios venezolanos afectados por esta orden, aunque hace una excepción para bienes humanitarios como alimentos, ropa y medicamentos.

Sin embargo, el alcance de estas nuevas sanciones no está claro todavía, y algunos analistas criticaron que los medios hayan hablado inicialmente de un embargo total.

En general, las opiniones se dividen entre quienes creen que estas nuevas sanciones no tendrán demasiado impacto en lo práctico y quienes aseguran que se trata de medidas muy severas.

 “Severas”

Algunos analistas opinan que las consecuencias pueden ser severas en el terreno de la práctica, y así Francisco Rodríguez, economista jefe de Torino Capital, declaró para el New York Times que muchas empresas privadas venezolana sufrirán las consecuencias pues ahora pueden ser vistas como representantes del régimen chavista y les costará llevar adelante sus negocios.

El economista Asdrúbal Oliveros cree que las sanciones tendrán efectos sobre el sector privado y petrolero venezolano.

Aunque específicamente no afectan directamente al sector privado, en la práctica “queda de forma aleatoria o a interpretación libre el bloqueo de las operaciones económicas”. En la misma línea de Rodríguez, cree Oliveros que a los ojos de muchas trasnacionales, cualquier empresa privada venezolana puede ser vista como agente del régimen madurista, y se abstendrán de hacer negocios con ellas.

Es decir, elevan la percepción de que hacer negocios con una empresa venezolana es riesgoso. El sistema financiero internacional no puede discriminar si una operación con cualquier empresa venezolana beneficia o no al régimen chavista, y ante la duda la reacción será abstenerse. “Pagan justos por pecadores”.

También, explica Oliveros, “le dará más peso a las actividades ilícitas que han proliferado en los últimos meses en Venezuela”, y aumentará la propensión del régimen de Maduro de “realizar cada vez más transacciones de venta de crudo y metales en efectivo, especialmente en euros, con toda la opacidad que eso implica”.

Acentuará además la caída de las importaciones, y así el FMI estima una caída del 35% del PIB para este año, mientras que Ecoanalítica la ubica en 39,9%.

El economista José Toro Hardy declaró al diario La Voz de América que algo importante de las nuevas sanciones es que bloquean la posibilidad de que las acciones de Citgo (empresa refinadora venezolana en Estados Unidos) puedan ser embargadas por los juicios que están en marcha.

Cree que no afectarán directamente a la población venezolana, y recuerda que la importación de medicinas y alimentos, así como el envío de remesas, están exceptuadas de esta orden ejecutiva.

El economista y diputado José Guerra cree que la intención de Estados Unidos es sobre todo disuadir a empresas rusas, chinas o indias de que realicen cualquier transacción con el gobierno de Maduro, y recordó que India está comprando entre 200 y 300 mil barriles diarios a Venezuela, y que si esas transacciones pasan por Estados Unidos o utilizan la banca estadounidense, van a tener problemas.

“Insignificantes”

Richard Nephew, ex funcionario del Departamento de Estado, dijo que esta nueva decisión de Trump “es más luz que calor”, pues no crea nuevas penalidades a los negocios que se hagan con el régimen de Maduro. Como ya se han impuesto otras sanciones, Nephew duda que queden algunas actividades económicas que todavía puedan ser afectadas con nuevas sanciones.

Una opinión semejante esgrimió Fernando Cutz, ex consejero de seguridad de Obama y Trump, quien afirmó que la orden ejecutiva deja en manos del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, la designación de las petroleras rusas y chinas que reciben crudo venezolano. Y que Mnuchin, como ya ha demostrado en otras ocasiones, ha sido una voz contraria a las sanciones de la administración Trump que involucran a China y Rusia. Por eso dice que estas nuevas sanciones pueden ser “insignificantes”.

Y ya China demostró recientemente, tomando petróleo de 12 cargueros iraníes, cómo está dispuesta a desafiar las sanciones que Estados Unidos impone a otros países.

La prueba de la efectividad de las sancionas para Cutz es si éstas logran impedir que China y Rusia sigan sacando petróleo del país caribeño. En el terreno de los simbólico sí cree que tienen peso, pues coloca a Venezuela en una lista infame donde solo están países como Cuba, Irán, Corea del Norte o Siria.


Imagen inicial: VK.

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

14 + 5 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook