fbpx

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Esta es una de esas preguntas que se responde “Sí” y “No”. Sí, pero no porque el cuerpo siga con sus funciones vitales, sino por mecanismos inerciales que duran muy poco tiempo.

No obstante, lo que sí vive es la leyenda.

Javier Brassesco

(Agosto 2, 2018). En el libro Del Amor y otros Demonios, García Márquez cuenta que trabajando como reportero en 1949, en el convento Santa Clara, se encontró con los restos de una niña de doce años con una cabellera roja de veintidós metros. Alguien le explicó que el cabello humano crece un centímetro al mes después de la muerte, pues lo que sacaron sus cuentas: esa niña tenía más de 200 años muerta.

Existe además un haiku (forma de poesía breve originaria de Japón) de Jorge Luis Borges que dice:

El hombre ha muerto.
La barba no lo sabe.
Crecen las uñas.

Y muchas personas que por alguna razón han debido desenterrar a sus familiares han contribuido a repetir esta creencia, pues afirman que los han visto con el pelo y las uñas más largas.

Estrictamente es cierto, solo que lo es en una medida imperceptible para el ojo humano. Cuando la persona muere se para el corazón y cesa el flujo sanguíneo a los tejidos, por lo que todas las células mueren eventualmente. Pero no todas lo hacen a la misma velocidad.

Las neuronas del cerebro mueren muy pocos minutos después de que el corazón se detiene, pero las células de la piel pueden sobrevivir hasta 24 horas. El máximo crecimiento que podría producirse en un cadáver es de 0,3 milímetros en el pelo y 0,1 milímetro para las uñas.

Esto, claro, es imperceptible al ojo humano, entonces ¿Cómo explicar los innumerables relatos de personas que han visto cadáveres a los que les “creció” el pelo y las uñas? La explicación está en la deshidratación, pues al contraerse queda a la vista la parte de la cabellera que está más pegada a la piel y que antes no era visible. Lo mismo ocurre con las uñas.

El 80% de nuestra piel está conformada por agua, y cuando morimos el corazón se para, la sangre deja de fluir y el oxígeno deja de llegar. Consecuencia: nuestro cuerpo sufre una severa deshidratación, se contrae, y esta contracción hará que las uñas y el cabello parezcan más larga.

¿Y cómo explicar el relato de García Márquez? Pues vaya, eso sí que no tiene una explicación más allá de suponer una especie de chiste, un guiño, por parte de este maestro del realismo mágico.

 


Imagen inicial: VK.

¿Tiene información sobre esta noticia?

11 + 8 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook