fbpx

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

El contundente revés que tuvo la Primera Ministro británica no saca al país de la UE, pero tampoco es garantía de que siga en su seno. No se sabe si May dimitará al cargo o presentará una nueva propuesta. El panorama es de pronóstico reservado.

Javier Brassesco

(Enero 16, 2019). La contundente derrota (432 votos contra 202) de la propuesta de la primera ministra británica Theresa May para definir los términos en que el Reino Unido abandonará la Unión Europea ha dejado muchas interrogantes en el ambiente.

¿Dimitirá la primera ministra? ¿Prosperará la moción de censura en su contra que presentó el líder laborista Jeremy Corbyn y que hoy debe discutirse en el Parlamento? ¿Se volverá a instalar una frontera “dura” entre Irlanda (país independiente) e Irlanda del Norte? Pero sobre todo ¿Existe la opción de que el Reino Unido pueda evitar la salida de la Unión Europea?

Opciones en la mesa

El llamado Brexit fue sometido a referendo en junio de 2016 y los británicos, en una votación muy reñida (17,4 millones de votos contra 16,6), decidieron a favor de que el Reino Unido abandonase la UE.

Theresa May, quien asumió tras la dimisión de David Cameron, había apoyado la permanencia del Reino Unido en la UE, pero estando en el cargo siempre ha sostenido que se debe respetar la voluntad de la mayoría, que votó por abandonarla, y está decidida a que el Brexit se cumpla.

Y hay que dejar claro que lo que acaba de rechazar el Parlamento es el acuerdo que la primera ministra presentó en cuanto a los términos en que el Brexit debe implementarse, pero no el Brexit en sí mismo.

Sin embargo, el Tribunal de Justicia de la UE anunció que el Reino Unido puede revocar el Brexit de manera unilateral y que si el acuerdo de May no era aprobado no se forzaría el abandono de esta nación de la UE.

Una segunda votación gana terreno

Una ministra de May, Amber Rudd, había asomado la posibilidad de que se celebrara un segundo referendo, una opción que fue bautizada como “Noruega plus”, en referencia al país nórdico que no forma parte de la UE pero sí del mercado común. Sin embargo la propia Rudd matizó: “Nadie sabe si eso es posible”.

Existe de hecho una campaña en favor de un segundo referendo, la cual dirige el diputado conservador y exfiscal Dominic Grieve, pero lo cierto es que ni los propios políticos británicos están claros en cuál es el camino a seguir.  La actual administración se opone a que se vuelva a votar sobre esta materia.

Por ahora el gobierno de May, en caso de que no dimita y no prospere la moción de censura en su contra, deberá confeccionar otra propuesta para implementar el Brexit.

 El principal escollo ha sido la famosa “salvaguarda” o medida de protección (“backstop”) en relación con Irlanda del Norte, un mecanismo que planteó Bruselas para impedir la reaparición de una frontera física entre las dos partes de Irlanda por temor a que surgiera la violencia que por décadas empañó a ese territorio y que terminó finalmente gracias a los acuerdos de paz de 1998: la famosa “salvaguarda” del Brexit en relación con Irlanda del Norte, que busca asegurar que no se vuelva a instalar una frontera “dura” (aduana, controles fronterizos) entre Irlanda, país independiente, e Irlanda del Norte, perteneciente a Gran Bretaña.

El mecanismo de protección establece que, mientras no se encuentre una solución mejor para la isla irlandesa, Reino Unido y la UE compartirán un territorio aduanero único, para evitar la necesidad de aranceles, cuotas o controles en los productos que circulen entre Irlanda e Irlanda del Norte.

La propuesta es interpretada por algunos parlamentarios británicos como una artimaña para mantener a Londres sometida a las normas comunitarias e impedir que Reino Unido desarrolle después del Brexit su propia política comercial. Pero también se teme que sea el comienzo de una separación entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido.

Referencias


Imagen inicial: VK.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

5 + 11 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook