fbpx
¿Alabó a Trump la Reina de Inglaterra?

¿Alabó a Trump la Reina de Inglaterra?

La supuesta entrevista en la que la Reina Isabel II habla maravillas de Donald Trump solo existió en la imaginación de quien la promovió.

(Junio 12, 2019 – Javier Brassesco). Tras la visita de Trump a Inglaterra, en el foro 4chan un anónimo afirmó que había participado en una entrevista a la reina Elizabeth en donde ella alababa al presidente de Estados Unidos, lo que supuestamente no cayó bien y se decidió no publicarla.

“Él es una persona maravillosa, tan considerada, ¿sabes? Hemos conversado en privado y es muy genuino. Tengo un buen sentido para las personas y tiene un buen corazón. En otra vida pudiera haber sido mi hijo”, habría dicho la reina.

Este usuario relata que tras esas afirmaciones todo el mundo estaba asombrado, y al entrevistador incluso le costó seguir adelante, aunque de todas maneras lo hizo. La entrevista, sin embargo, nunca se hizo pública por oscuros intereses.

A partir de ahí comenzó a circular un meme:

y el sitio derechista The Clover Chronicle publicó una nota al respecto.

Buckingham desmiente

La visita de Trump al Reino Unido fue muy polémica no solo porque enfrentó a laboristas y conservadores, sino sobre todo porque llamó “perdedor” al alcalde de Londres, el laborista Sariq Khan, de quien criticó sus políticas y dijo que “debería enfocarse en combatir el crimen”. Antes Khan había comparado la actitud de Trump con “los fascismos del siglo XX”.


El resto de su visita transcurrió sin mayores incidentes (aunque muchos se escandalizaron porque le dio una palmadita de saludo a la reina, algo que no contempla el riguroso protocolo inglés) y en efecto se reunió en privado con la reina Elizabeth.

Pero un vocero de la reina Elizabeth escribió un correo al portal Snopes dejando claro que “Su majestad la reina no da entrevistas”.


Imagen inicial: WhiteHouse.gov

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

1 + 2 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Rusia abandona Venezuela?

¿Rusia abandona Venezuela?

Por la respuesta rusa, parece claro que los asesores rusos no se han ido o se irán en el corto plazo. Aunque las fuentes que dijeron lo contrario parecen haber fallado, todavía quedan varias preguntas en el aire.

(Junio 5, 2019 – Javier Brassesco). Este domingo The Wall Street Journal, citando “una fuente cercana al Ministerio de Defensa”, publicó la información de que Rusia había reducido el número de especialistas de la empresa Rostec de “mil personas a varias decenas”.

En la nota del WSJ se afirma que la causa sería el atraso en los pagos por parte de la dictadura de Nicolás Maduro en los convenios que existen entre los dos países y porque la lucha de Maduro por permanecer en el poder se estaría perdiendo.

La noticia rápidamente fue replicada por otros medios e interpretada como el comienzo del fin del apoyo de Putin a Maduro, tal vez el más firme e importante con que cuenta el dictador venezolano en el exterior.

Al día siguiente (lunes por la tarde) el propio Donald Trump aseguró que Rusia les había informado (“Russia has informed us…”) que habían sacado a la mayor parte de su personal de Venezuela.

Rusia desmiente

Sin embargo, la información fue desmentida desde varios frentes por Rusia.

La empresa Rostec la desmintió en un boletín de prensa: “Los números sobre la presencia rusa en Venezuela han sido exageradas decenas de veces. La composición de la representación rusa no ha cambiado en años”.

El embajador ruso en Venezuela, Vladimir Zayemski, desmintió la afirmación de Trump: “Esta es otra ‘noticia’ que no se corresponde con la realidad. El trabajo se lleva a cabo según los compromisos existente”, según fue citado por RIA Novosti.

Incluso el Kremlin negó haber informado nada a Trump al respecto:

Versiones encontradas

¿Hizo Trump sus afirmaciones simplemente porque leyó la nota de WSJ, un medio conservador que siempre está entre los citados por el presidente? ¿Rusia accedió al retiro paulatino de su personal pero no quiere reconocerlo públicamente porque sería un signo de debilidad ante el mundo? ¿Qué tan buena es la fuente de WSJ en el Ministerio de Defensa ruso? Rostec afirma que WSJ tergiversó las cifras sobre la presencia rusa en Venezuela. El diario habla de mil personas ¿Quiere decir Rostec que la presencia militar en Venezuela nunca pasó de las pocas decenas? (es algo que le sugirió Putin a Trump cuando en conversación telefónica desestimó la importancia de la presencia militar rusa en Venezuela).

Preguntas todas muy difíciles de responder con certeza.


Imagen inicial: VK

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

6 + 3 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Estaba borracha Nancy Pelosi?

¿Estaba borracha Nancy Pelosi?

Al comparar el video publicado en un sitio de tendencia conservadora con el video original, se nota la intervención en la imagen y el sonido. Y hay otros ejemplos.

(Mayo 28, 2019 – Javier Brassesco). Un video publicado en Facebook por Politics WatchDog y que desde allí ha sido compartido casi 50 mil veces, muestra a Nancy Pelosi, la demócrata que dirige la Casa de Representantes del Congreso estadounidense, hablando como si estuviese borracha.

Se trata del extracto de un programa realizado en Center for American Progress Ideas Conference, pero el detalle es que el video fue intervenido, simplemente bajando la velocidad de reproducción a 75%, lo que basta para que la congresista pareciera estar bajo los efectos del alcohol. El clip resultante dura 3 minutos y siete segundos, mientras que el original era de 2 minutos y 27 segundos (a partir de 3:44:50):

También el sonido del clip que apareció en Facebook fue intervenido, pues tiene un sonido de fondo que usualmente se agrega para que no se note el cambio de tono de la voz de la persona cuando se interviene la velocidad de reproducción.

Rudy Giuliani, abogado de Trump, compartió el video en Twitter pero luego lo borró. Aunque se refirió al incidente afirmando: “Nancy Pelosi exige una disculpa por el video en donde se exagera su ya vacilante manera de hablar. Primero ella debería retirar su afirmación de que Donald Trump necesita ser intervenido. Quienes viven en casas de vidrio no deberían lanzar piedras al vecino”.

Video editado

Aquí otro video de Nancy Pelosi en una conferencia de prensa el 23 de mayo en donde luce vacilante y tartamudea en varias ocasiones:

Este video no fue parece haber sido intervenido, pero sí editado para resaltar las partes que Pelosi se muestra dubitativa al contestar algunas preguntas.

Incluso el presidente Donald Trump publicó un tweet con el título “Pelosi tartamudea en una conferencia de prensa”:


Imagen inicial: Wki Commons, intervenida por VK

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

11 + 9 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Guardacostas de EE.UU. en aguas venezolanas y un titular sobre Embajada en Washington (La Patilla)

Guardacostas de EE.UU. en aguas venezolanas y un titular sobre Embajada en Washington (La Patilla)

La entrega 9 del Desmontaje de fake news del chavismo, publicado en La Patilla  en mayo 19, 2019 trata dos casos de tendenciosidad noticiosa: el primero como magnificación de un evento intrascendente para transformarlo en una gran denuncia. El segundo como manipulación de un título para lograr un efecto que no se corresponde con los hechos.

La sección de desmontajes en La Patilla es producida por VerifiKado.

(Mayo 23, 2019 – Fernando Nunez-Noda). Veamos un ejemplo de cómo se crea una noticia que, o no ocurrió del todo o no tiene relevancia pero se magnifica para ajustarla a una narrativa política. Muy típico de laboratorios, el engrandecimiento artificial de un tópico o, si no, su mera invención.

Publica RT, la agencia noticiosa del régimen ruso que el jueves 9 de mayo “el USCG Cutter James, uno de los barcos con tecnología más avanzada de la Armada de los EE. UU., navegaba hacia las aguas territoriales de Venezuela cuando un bote patrullero [venezolano] fue enviado para advertirlo. El buque estadounidense (en la foto) se retiró después de la comunicación por radio.

Sigue RT con que: “La Marina venezolana emitió un comunicado [al día siguiente] en el que involucró a un barco de la Guardia Costera de Estados Unidos que se dirigía hacia La Guaira, el principal puerto del país latinoamericano.”

El reporte señala que la Marina venezolana ya “había visto el barco el día anterior cuando estaba en tránsito por la zona económica exclusiva de Venezuela, y envió un barco de patrulla para comenzar a monitorear sus maniobras.”

(Las “aguas territoriales” de un país alcanzan hasta 12 millas náuticas (unos 22,2 km) y luego sigue una «zona contigua», de 12 millas náuticas adicionales, en la cual un estado puede imponer un control limitado para prevenir la «infracción de sus leyes y regulaciones aduaneras, fiscales, de inmigración o sanitarias». Después de esas 24 millas náuticas, viene un “zona económica exclusiva” de 200 millas náuticas o 370 km.)

Según la denuncia, el USCG Cutter James estaba a 14 millas náuticas (26 km) de la costa venezolana cuando la Armada envió un barco patrulla a interceptarlo. El guardacostas estadounidense habría dado la vuelta y salido del mar territorial venezolano. 

Las evidencias presentadas son reportes de Marine Traffic, un portal de seguimiento de embarcaciones en todo el mundo; más declaraciones del régimen venezolano. Pero no hay coordenadas o indicaciones para poder confirmar el paso y la distancia al momento, sino capturas de pantalla como la siguiente que pueden ser fácilmente fabricadas pero que damos como cierta provisionalmente.

Marine Traffic, sin duda, ofrece una buena visualización de los buques pero en tiempo real, al menos en su interfaz pública. De resto habría que confiar en los medios de la órbita rusa. Algo que sugerimos vigorosamente no hacer.

Pero… ¿ocurrió o le importó a alguien?

Entonces fuimos a Google Search y Google News (el 16 de mayo a la 1:30am EST) y buscamos en inglés y español: “US CG JAMES”, el nombre del Guardacostas. Éstas son las marcas que daban la noticia ocurrida, según reportan, en mayo 9:

RT, agencia de noticias del régimen ruso,
Sputnik, portal noticioso ruso,
Venezuela Analysis, un medio que se define como “contra-narrativa para la cobertura de los medios de la Revolución Bolivariana”,
Black Hole Zoo, un portal independiente con acento en lo militar,
GlobalResearch.ca, que copia el mismo reporte de Venezuela Analysis junto a trozos ya publicados por RT,
AMN, un medio para el mundo árabe…

…y una docena de blogs y medios desconocidos, casi todos de la izquierda internacional, altamente confrontacionales con Estados Unidos, la Europa democrática y, por supuesto, el gobierno de Juan Guaidó y la oposición venezolana. Haga la prueba usted mismo estimado lector.

¿Por qué aseguramos que son de la órbita izquierdista? Porque copian, combinan y reescriben las mismas notas originales de RT y Sputnik, a veces con los mismos gráficos, citas y referencias. Lo demás son añadidos, adaptaciones y editorializaciones adicionales.

Por otro lado, no hay medios de peso internacional que hayan mencionado el evento. No están AP, Reuters, EFE ni otras grandes agencias, no portan por ahí BBC, Washington Post, NYT, CNN, El País, Le Monde, El Excelsior…

¿Porque no lo reseñan? Porque o no ocurrió tal violación marítima o, si en efecto sucedió, no tiene la menor relevancia. Y ya verán porqué.

Como en todo evento de propaganda, que en mayor o menor medida implica fabricación, el asunto se reduce a criterios. Uno criterio apoya al chavismo; y otro a la oposición y el gobierno interino de Venezuela. El régimen chavista considera que Nicolás Maduro es el presidente, la oposición no. La oposición reconoce a Juan Guaidó como presidente interino y +55 países democráticos del mundo también, mientras que casi todos los 17 que reconocen a Maduro son dictaduras.

Para quienes dan a Maduro como mandatario legítimo, el evento del US CG James podría ser una violación de la soberanía marítima de Venezuela. Pero para quienes reconocen a Guiadó no, porque el régimen de Maduro es ilegítimo y no representa al país.

No hubo, ni habrá nota de protesta del gobierno de Juan Guaidó a EE. UU. para una navegación dentro del área marítima del país. Menos aun cuando ha solicitado apoyo del Comando Sur de la Fuerzas Armadas de EE. UU. para la cooperación militar.  De modo que para el gobierno de Guaidó, los países e instituciones que lo reconocen, no hay conflicto alguno por el mencionado Guardacostas.

De hecho el Secretario de Estado Mike Pompeo lo dijo: “Creo que cualquier acción de los Estados Unidos en Venezuela, incluida la intervención militar, es legal”.

El “conflicto” es artificial, una matriz que se amplifica con medios pequeños, medianos y algunos grandes, de Rusia con amor.

Falsedad o intrascendencia

Ahora, digamos que no ocurrió o que fue hábilmente fabricado con medias verdades. Es perfectamente normal que un guardacostas entre en territorio de otro país, pero no sería para amenazar ni agredir. Si EE. UU. quiere intervenir navalmente en Venezuela no será con un guardacostas precisamente… para eso tiene 480 embarcaciones que incluyen los portaaviones más grandes del mundo y 3.700 aviones de la propia US Navy.

Por otro lado, recordemos que la mayor parte del espionaje y reconocimiento militares se hacen desde aviones espías que pueden volar muy alto o satélites geoestacionarios.

El barco estaría haciendo un reconocimiento y quizá se introdujo en la franja marítima de Venezuela. ¡Gran cosa! Más ocupado estaría el US CG James ayudando en la lucha contra el tráfico de drogas promovido por y desde la Venezuela chavista a través del Mar Caribe.

Conclusión

Se construye una “noticia” que perjudique al enemigo (EE. UU., el gobierno (i) de Guaidó) y beneficie al aliado (el régimen chavista). Se amplifica a través de una amplia red de medios conocidos algunos pocos, desconocidos la mayoría. Se proporcionan evidencias muchas veces imposibles o muy difíciles de corroborar. Se subsumen los hechos o fabricaciones en una narrativa de guerra y ¡voilà! tenemos un tópico para confrontar, movilizar o distraer.

Pero en este caso el intento falló de largo, como por más de 200 millas náuticas…

 __________________________________________

BONO: Los tomistas de la Embajada venezolana en Estados Unidos y un titular tendencioso

El 14 de mayo Telesur publicó una noticia sobre los invasores de la Embajada de Venezuela en Washington, miembros del colectivo “Code Pink” y lo titula “Policía de EE.UU. sigue apoyando asedio a embajada venezolana”.

Ese título es su propia refutación. La policía en el país del norte (una nación democrática con separación de poderes y límites claros de competencias) no es como las de Venezuela, que tienen claras parcialidades política y que, como las Fuerzas Armadas, son brazos armados del régimen chavista, con contadas excepciones.

En este sentido, la policía obedece órdenes de un alcalde, de un gobernador o emanadas por un tribunal, pero nunca generan ni ejecutan sus propias decisiones políticas. Están ahí para cumplir la Ley y, en este caso, el mandato es claro: Estados Unidos reconoce al de Juan Guaidó como el gobierno legítimo de Venezuela y éste nombro a Carlos Vecchio como su Embajador, el cual debe ocupar la sede correspondiente con su staff. La policía no hace otra cosa que cumplir órdenes basadas en el ordenamiento legal.

Eso le puede parecer muy extraño a un chavista, pero en el mundo desarrollado y buena parte del no desarrollado, es norma. El titular es incorrecto, tendencioso y, de principio a fin, falso.


Imagen inicial: Barco: Melissa Leake, US Navy y Embajada: WikiCommons.

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

4 + 1 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Cuando la verdad es el enemigo

Cuando la verdad es el enemigo

Artículo

Personalización, sobreestimación de las capacidades y animosidad, entre otras causas, han transformado el debate público de las redes en un campo de batalla.

(Abril 9, 2019 – De la columna de Fernando Nunez-Noda en El Nacional).

Mi trabajo reciente con #fakenews y «posverdad» ha sido muy interesante, pero no propiamente renovador de mi fe en el debate público. He estudiado dos semanas continuas de intercambios en Twitter, seleccionando al azar discusiones sobre tópicos específicos de Venezuela (escasez, intervención militar, migración) entre chavistas y opositores (tanto si discuten con pares o con contrarios).  A grandes rasgos, estos son mis hallazgos:

* La conversación en redes rara vez es un intercambio de conocimientos. Casi en su totalidad son un ejercicio de poder, una forma de imponer las ideas propias y ser con teclas lo que no se puede ser en huesos y músculos.

* Hay muchos que inician una conversación con la idea fija de imponer una opinión. Responden para aleccionar, preguntan solo para refutar, no leen pero se molestan si no los leen. ¡Vaya fauna! Me cuido de no hacerlo aunque una que otra vez, sin querer, lo he hecho.

* En ambientes muy polarizados la verdad (o mejor dicho, lo «verdadero») es el enemigo. Lo verdadero da miedo excepto cuando nos beneficia o da la razón. Pero estadísticamente lo verdadero nos refuta y nos contradice la mayoría de las veces, así que se suele demonizar, desprestigiar y tratar de destruir.

* La mayoría de las personas, como decía el general Jessup en la película A Few Good Men, no «puede manejar la verdad». Prefiere autoengañarse que tener el brío de vivir con aquello que lo contradice o atormenta.

* Lo anterior tiene su lógica. La mente busca bajar la angustia y el estrés, de modo que nos condiciona a dudar y a fabricarnos la mejor «verdad alternativa» para cada convicción incómoda o estresante.

* La mayoría (+90%) prefiere moverse exclusivamente en el terreno de las opiniones, no de los datos. Las opiniones son fáciles, moldeables, no requieren mayor investigación (como el dicho: “lo que no sabe lo inventa”) solo el «bully» necesario para imponerlas a los enemigos, digo, a los interlocutores.

* Algo que practica la gente sensata para navegar esos mares sin alterarse es no involucrarse emocionalmente en las discusiones y debates. Si le dicen: «Esto es como yo digo», contestan algo como: «OK, bien. Voy por un café, con permiso».

* A mi juicio, la principal razón por la cual un debate pasa a confrontación es el llamado “argumento ad hominem”, es decir, la tendencia a personalizar la discusión y pasar de tópicos y conceptos a referencias directas y personales del interlocutor. Por ejemplo: A dice “yo creo que el político X ha cometido sus errores, pero es una persona decente y trabajadora”. B contesta: “Es que tú eres un colaboracionista, defensor de corruptos”. Fin del debate o descenso al intercambio de ofensas.

* En general, muchos opositores han igualado el nivel de autoengaño, agresividad y desvarío de los chavistas. Lo de «guerra de ideas» no es una metáfora, es el día a día en las redes.

* Los opositores pelean entre sí al menos 7 veces más que los chavistas en una muestra de conversaciones que analicé.

* Eso sí, el nivel de los chavistas es patéticamente subterráneo comparado al de los opositores. En general son más procaces, provinciales, ignorantes, a lo cual hay que agregar una buena dosis de lavado de cerebro.

* Y así, tenía razón Umberto Eco. Tenía razón Carlyle con que «los argumentos no convencen a nadie, solo la autoridad». Pero vale decir que los ignorantes, los bullies y los peores conversadores son minoría; digamos, entre la mitad y una cuarta parte. Pero son una minoría ruidosa que hace parecer que dominan las redes. En realidad estos vociferan y la mayoría de gente sensata y discreta simplemente se abstiene de intervenir.

* La búsqueda de conocimientos casi no existe. El show-off de conocimientos sí. Y todo eso mostrando el “efecto Dunning-Kruger”, que es un “sesgo cognitivo, según el cual los individuos con escasa habilidad o conocimientos sufren de un sentimiento de superioridad ilusorio, considerándose más inteligentes que otras personas más preparadas, midiendo incorrectamente su habilidad por encima de lo real”. Entren a las redes y lo verán en vivo y directo. Nicolás Maduro es, probablemente, el ejemplar más representativo que me viene a la mente en este momento.

* La emocionalidad le gana a la racionalidad, en un cálculo al vuelo, en unos 9 de cada 10 intercambios. Equivale a decir que “gana” el que grite más fuerte.

* La mayoría no relaciona calidad de información con calidad de decisión. Prefiere irse por el barranco con una mala decisión producto de una información que le place, que llegar al paraíso con un dato que no le guste. Eso obedece a la frase que abre este párrafo.

Las redes sociales y todo espacio de intercambio en línea pueden ser mejores si ponemos de nuestra parte. Sobre todo si evitamos los sesgos y las impulsividades que pervierten el ancestral hábito de intercambiar información. Sin animosidad, ni imposición; sin acoso ni descalificación. Y sí, sin “ad hominem” ni “Dunning-Kruger”. Nos vemos en las redes.


Imagen inicial: VK

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

11 + 5 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Autorizará EE.UU. la opción militar en Venezuela?

¿Autorizará EE.UU. la opción militar en Venezuela?

No hay indicadores claros sobre nuevas acciones a corto plazo del gobierno de Estados Unidos. Las declaraciones y contra-declaraciones son norma en la administración Trump.

Pero respecto a una acción militar concreta, las opciones están sobre la mesa. Solo que no sabemos aún cuáles serán.

(Mayo 14, 2019 – Redacción). El Washington Post publicó el miércoles 8 de mayo un reportaje en donde se afirma que Trump está molesto por la forma en que sus funcionarios han manejado el caso Venezuela, pues le hicieron ver que salir de Maduro iba a ser mucho más fácil. Siente que subestimaron a su adversario.

Según la nota del Post, que tiene como fuente a funcionarios de la administración y consejeros de la Casa Blanca que prefirieron mantener el anonimato, la principal insatisfacción de Trump por la agresiva estrategia que no ha traído ningún resultado se centra sobre todo en John Bolton, consejero de seguridad nacional, quien siempre ha mantenido una retórica intervencionista que va en contra de la política de Trump, quien ha retirado tropas de Afganistán e Irak afirmando que Estados Unidos no debe ser el policía del mundo.

Trump se habría quejado de que Bolton lo quiere llevar “a una guerra”, según un alto funcionario, y aunque oficialmente la política de Estados Unidos no ha cambiado hacia Venezuela oficialmente tras la jornada del pasado 30 de abril en el país caribeño, cuando Juan Guaidó acompañado de algunos militares hizo un llamado a salir del régimen de Maduro, lo cierto es que esos sucesos han terminado de convencer a Trump de que éste es “un hueso duro de roer”. Todo lo anterior según el artículo del WP.

Según el reporte, el presidente está incómodo porque siente que Bolton lo ha puesto contra la pared, en una zona que no es cómoda, y que sus tuits llamando a los militares venezolanos a que se vuelvan contra Maduro y a que éste se retire tranquilo a una playa cubana han provocado expectativas que no son realistas.

A la hora de una intervención militar, Trump parece más inclinado a favorecer este tipo de acción en Irán, que desde su punto de vista sí representa una amenaza para las tropas estadounidenses desplegadas en Oriente Medio y además respalda su creencia de que Barack Obama fue demasiado ingenuo con esta nación islámica. Pero una escalada contra Venezuela no es algo que le resulta cómodo, pues «las palomas» de Washington (los políticos que se oponen a las opciones militares) consideran que el país suramericano no representa una amenaza directa para Estados Unidos.

La actitud de Trump hacia Venezuela también habría cambiado tras una conversación telefónica de más de una hora con el presidente ruso Vladimir Putin: “Putin no quiere involucrarse demasiado con Venezuela y quiere que cosas buenas le sucedan a ese país, igual que nosotros. Queremos que dejen entrar la ayuda humanitaria”. Putin también le dijo que no está vendiendo armas nuevas a Venezuela sino solo cumpliendo contratos ya firmados, y desestimó la importancia de las inversiones rusas en ese país.

Es una declaración que va contra lo que ha declarado no solo Bolton sino también su secretario de Estado, Mike Pompeo (en estos momentos en Rusia para reuniones con su par ruso Sergey Lavrov y con Vladimir Putin), quienes han acusado a Rusia de sostener a Maduro. Recordemos que Pompeo dijo a la Cadena Fox a principios de mayo: «La acción militar es posible. Si eso es lo que se necesita, eso es lo que Estados Unidos hará«.

Pero según dos funcionarios mencionados por el Washington Pos, Trump no estaría inclinado a favorecer ningún tipo de intervención militar en Venezuela.

La Casa Blanca, sin embargo, ha solicitado que le presenten planes militares que no impliquen una invasión, pero utilizar armas como los misiles Tomahawk presentan un alto riesgo de matar civiles. La opción militar mientras Maduro permanezca en el poder es reforzar las tropas en países vecinos o incluso enviar a la Armada cerca de las costas venezolanas como demostración de fuerza.

No hay horizonte claro, todavía…

Fue el propio Trump quien a mediados de febrero habló del  “primer hemisferio libre en la historia” como un objetivo tras el derrocamiento de las dictaduras de Venezuela, Cuba y Nicaragua. También ha dicho repetidas veces que «todas las opciones están sobre la mesa», un eufemismo que significa la no exclusión de la opción militar, usualmente como último recurso. Esta frase se ha repetido varias veces desde el alto gobierno. En el video, la declaración que dio antes de su discurso en la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2018:

Después de que el Post publicara esta nota, Trump escribió además un tuit en Mayo 8 por la noche (que fue luego incluido en la versión digital del reportaje original) en donde afirma que Estados Unidos acompañará a Venezuela en su lucha por salir de Maduro “el tiempo que sea necesario”.

Todo lo que se dice en la nota del Post es verosímil: la política de Trump ha estado inclinada más al retiro de tropas que a la intervención, la retórica del “halcón” Bolton ha causado incomodidad a Estados Unidos por la falta de resultados y Putin puede haber manipulado a su colega.

La actitud de la dictadura madurista, que el pasado 8 de mayo encarceló al vicepresidente de la Asamblea Nacional, podría reforzar además la teoría de que están apostando a que Estados Unidos no intervendría militarmente.

Pero Trump tiene una lógica muy particular. Es un presidente impredecible. Se ha caracterizado por decir y desdecirse. Además, es un maestro en crear confusión entres su rivales, de modo que tampoco se descarta que estas declaraciones y contradeclaraciones sean parte de alguna dinámica convenido formal o informalmente entre sus voceros.

De modo que, aunque la posibilidad de una intervención militar en el corto plazo luce improbable para algunos analistas, y que se ensayarán todas las opciones para evitarla, es muy posible que Estados Unidos esté dispuesto a medidas intermedias: entrenamiento y dotación militar a Colombia, uso de su infraestructura militar para logística, transporte y dotación armamentística de, por ejemplo, Colombia y Brasil. También misiones de reconocimiento e inteligencia militar.

El Embajador de Venezuela en EE.UU., Carlos Vecchio por instrucciones del presidente (i) Juan Guaidó pidió una reunión con el Comando Sur para «para avanzar en temas de cooperación y planificación técnica y estratégica, con el objetivo de detener el sufrimiento del pueblo venezolano y restablecer la democracia.»

Claro, para el chavismo la intervención tiene un valor propagandístico poderoso. Para ellos, la intervención militar va. En Telesur se afirma que:

El jefe del Comando Sur, Craig Faller, se mostró dispuesto a reunirse con el enviado de Guaidó. El jueves pasado le expresó en un tuit al diputado opositor, quien se autoproclamó presidente interino venezolano, que “cuando me invite @jguaido y el gobierno legítimo de #VENEZUELA, vamos hablar sobre nuestro apoyo (…) Estamos listos!”.

Nuestra validación

Algunos analistas piensan que Trump esté apostando al mediano plazo, esperando que el régimen de Maduro caiga por su propio peso. Lo ha dicho el influyente senador Marco Rubio: muchas de las sanciones comienzan ahora a surtir efecto, y hay muchas divisiones en el entorno madurista. Su afirmación en su último tuit (“el tiempo que sea necesario”) parece apuntar en ese sentido.

Esto no será una gran noticia a quienes mueren de mengua en Venezuela y no pueden darse el lujo de la espera. Pero los tiempos de la historia, se ha dicho muchas veces, suelen ser mucho más largos que el tiempo de los individuos.

Nuestra conclusión es que no podemos determinar aún las intenciones concretas (las generales están claras) a corto plazo del gobierno de Estados Unidos. Las diferencias de criterio de Bolton y Trump no parecen ser un obstáculo para seguir la escalada diplomática y el daño al chavismo que sin duda infringen las sanciones. Pero respecto a una acción militar concreta, así como todas las opciones están sobre la mesa, también sobre la mesa está la necesidad de negociar políticamente con el Congreso y, sobre todo, el partido Demócrata.

Dejamos una K amarilla que significa: las respuestas conclusivas sobre una acción militar también están sobre la mesa. Pero aún no sabemos cuáles son.


Imagen inicial: VK con insumos de Pixabay.

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

11 + 12 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.