fbpx
Julian Assange, el huésped indeseable

Julian Assange, el huésped indeseable

INICIO  MAPA  CONTACTO

La conducta del australiano en la Embajada ecuatoriana en Londres echa por el suelo lo (poco) auspicioso y virtuoso que quedaba de él.

Ahora se enfrenta a una posible extradición a EE.UU., donde sus presuntos delitos serían ventilados en una corte de ley.

(Abril 20, 2019 – Javier Brassesco). El programador y pirata informático australiano Julian Assange, fundador de Wikileaks (no es periodista, por más que hasta Wikipedia lo presente de esa manera) y hoy detenido por las autoridades británicas luego de que el pasado 11 de abril el gobierno de Ecuador pusiera fin a un asilo de casi siete años, fue siempre un huésped muy incómodo.

Las imágenes e informaciones que han salido a la luz sobre sus casi siete años de asilo en la embajada ecuatoriana en Londres, donde se refugió en 2012 para evitar ser extraditado a Suecia (era solicitado por delitos sexuales en el país escandinavo) no lo dejan muy bien parado y no hacen más que agrandar su leyenda negra.

Entre otras cosas, se ha sabido que:

-Manchaba las paredes con heces fecales y se trasladaba en patineta por los pasillos de la sede diplomática, dañando pisos, paredes y puertas.

-Mostró a un reportero que fue a entrevistarlo las instalaciones más confidenciales del lugar.

-Llegó a gritar y a empujar a guardias de la embajada.

-Bloqueó cámaras de seguridad, instaló equipos electrónicos e intentó acceder a archivos de seguridad.

-Tenía prohibido hacer declaraciones públicas pero nunca dejó de realizarlas, y por eso desde marzo de 2018 se limitó su acceso a internet.

-Desde allí fue que publicó, presuntamente en colusión con el gobierno ruso, los miles de correos privados que tanto perjudicaron a Hillary Clinton en la campaña presidencial de 2016.

-Assange trataba como criados al personal de la embajada. Entre los empleados y guardias de seguridad era muy poco estimado.

-Contrató al conocido jurista español Baltasar Garzón y presentó una demanda contra el gobierno ecuatoriano en sus propios tribunales y una queja ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

-Filtró documentos sobre el tren de vida del presidente Lenin Moreno. Assange niega este último cargo, aunque promovió esta historia en su cuenta de Twitter.

¿Un ícono de la libertad de expresión?

Hoy Assange está en manos de las autoridades británicas y corre el riesgo de ser extraditado a Estados Unidos, donde es imputado por conspiración. Suecia cerró en 2017 las dos causas que le seguía por violación y acoso sexual, aunque la fiscalía aclaró que no lo hacía porque se hubiera aclarado su inocencia sino como un gesto de colaboración con el gobierno de Ecuador.

Muchas personas, sobre todo desde la izquierda, han tratado de convertir a Assange en un símbolo de la libertad de expresión. Matthew Ingram, del Columbia Journalism Review, cree que su caso “constituye un riesgo considerable para los periodistas estadounidenses, pues significaría que el Departamento de Justicia puede ir detrás de ti por hacer cosas que son habituales en la profesión”.

Sin embargo, el propio Ingram no cree que los medios se vayan a involucrar demasiado en su defensa, precisamente porque no se trata de una figura respetable. Las cosas que en lo personal ha hecho Assange juegan en su contra: “A muchos medios les repugna (la figura de Assange), y ha hecho cosas con las que no están de acuerdo”.

Peter Greste, fundador y vocero de la Alianza para la Libertad de los Periodistas (Alliance for journalists’ Freedom) y director de información y periodismo de la Unesco, dijo que como periodista que ha estado preso por publicar material que no agradaba al gobierno, él siente cierta solidaridad con Assange, pero hasta ahí.

Y luego de aclarar que ni Assange es periodista ni Wikileaks una agencia de noticias, pasa a detallar la gran irresponsabilidad que ha mostrado el australiano en el manejo de información.


Imagen inicial: VK

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

10 + 9 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Un website productor de noticias falsas que se disfrazó de fact-checker

Un website productor de noticias falsas que se disfrazó de fact-checker

INICIO  MAPA  CONTACTO

El colmo ¿no? Ocurrió en Brasil y no es la primera vez. Sin duda que a veecs las apariencias engañan.

(Abril 18, 2019 – Redacción). El Poynter Institute, monitor de la actividad periodística y comunicacional, trae una historia muy interesante. Algo así como un ladrón que se disfraza de policía:

Alguien está publicando noticias falsas en un sitio web que parece una organización de verificación de datos (fact-checker). [El 13 de febrero de 2019] el verificador de hechos brasileño Aos Fatos publicó la investigación sobre un sitio web de noticias falsas que había robado su marca para publicar contenido falso. En lugar de AosFatos.org, [el impostor publicada en AosFatos.com, hoy fuera de circulación].

Dice Tai Nalon, del website original:

Uno de nuestros lectores me envió un mensaje en Facebook diciendo que había visto ese sitio web falso. Vio un post en Facebook sobre la muerte de un periodista muy famoso en Brasil ”, dijo el director de Aos Fatos. “Y fue una noticia falsa: relacionaba la muerte de este periodista con el apuñalamiento de (presidente Jair) Bolsonaro durante las elecciones porque afirmaba que los periodistas sabían demasiado”.

Otros engaños en el sitio web, que parecía estar inactivo en el momento de la publicación, afirmaron falsamente que el ministro de justicia brasileño quiere que los presos paguen los gastos de la prisión y que el presidente Bolsonaro amenazó con cerrar el periódico O Globo. Según la herramienta de métricas de audiencia BuzzSumo, los artículos del sitio prácticamente no tenían participación en las redes sociales, con solo dos artículos acumulando decenas de acciones en Twitter.

Aos Fatos no es el primer proyecto de verificación de datos que se dirige a un sitio web impostor.

En abril, una versión original del factchecker sueco Faktiskt se lanzó dos semanas antes de que lo hiciera el verdadero, publicando historias hiperpartidistas que criticaban a los verificadores de hechos. El sitio de desacreditación belga Lead Stories también fue atacado durante el verano por un sitio de marketing que estafó más de 7.000 de sus artículos.

Para Aos Fatos, el sitio impostor era apenas el inicio de un largo camino en el cual descubrió una trama de falsificaciones muy bie nmontada, desde mucho antes que apareciera el sitio de marras. Se puede leer más, en inglés, en este enlace.


Imagen inicial: VK con insumos de Pixabay.

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

10 + 13 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Las fake news serán un protagonista de las elecciones argentinas

Las fake news serán un protagonista de las elecciones argentinas

INICIO  MAPA  CONTACTO

El gobierno, la oposición, el órgano electoral, los medios y buena parte de la ciudadanái en Argentina están en guardia ante la avalancha de noticias falsas en todas direcciones.

(Abril 5, 2019 – Javier Brassesco). La campaña electoral comienza formalmente el 12 de julio, las primarias serán en agosto y la primera vuelta el 27 de octubre, pero ya las fake news comienzan a adquirir protagonismo en las elecciones argentinas, que se anticipan muy reñidas.

En estos días ha vuelto a circular en las redes, por ejemplo, un supuesto trailer de un supuesto documental de Netflix supuestamente dirigido por el cineasta español Pedro Almodóvar sobre los “Panama papers”. El mismo cierra con un primer plano del presidente argentino invocando la necesidad de una política transparente.

Pero es totalmente falso: no existe, nunca existió tal documental, y ese trailer está colgado en YouTube desde hace ya dos años. Ni siquiera se tomaron la molestia de inventar algo nuevo, solo tomaron algo que ya existía y le dieron nueva vida al reenviarlo y venderlo como si fuera algo novedoso.

Pero no importa, en Argentina (basta ver los comentarios que acompañan al video) muchos electores ya hablan de la fuerte censura del régimen de Macri, pues allí “este video está bloqueado, es como si no existiera”. Y claro,  es que en realidad no existe.

De manera similar, un reportaje publicado a principios de año por el medio colombiano El Expediente hablaba de cuentas multimillonarias que varios ex presidentes tienen en el banco del Vaticano. Entre ellos se menciona a Cristina Kirchner.

Esta información ya fue desmentida por Alessandro Gisotti, vocero del Instituto para las Obras de la Religión (más conocido como “Banco del Vaticano”), pero igualmente se sigue enviando la información original como si fuese no solo reciente sino sobre todo cierta.

La experiencia de Brasil

Todo indica que se avecina una campaña sucia en la que se intentará vender mucho “pescado podrido”, que es como en Argentina llaman a las fake news desde tiempos inmemoriales.

Tenemos un ejemplo reciente y cercano en Brasil, en donde sobre todo Whatsapp fue muy utilizado para promover informaciones falsasal punto que poco después la aplicación limitaría el reenvío de mensajes a más de cinco destinatarios, justamente para evitar la fácil propagación de falsedades a través de este medio, que al contrario de Facebook o Twitter no tiene ningún tipo de filtro en este sentido ni los usuarios corren el riesgo de perder la cuenta o ser bloqueados.


Imagen inicial: VK

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

9 + 4 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Jura decir la posverdad y nada más que la posverdad?

¿Jura decir la posverdad y nada más que la posverdad?

INICIO  MAPA  CONTACTO

La “verdad” forjada y creída por autoridad, no por ciencia, que se acepta sin cuestionamiento por fanatismo o conveniencia, es una seria enemiga de la democracia y de las sociedades libres. Un artículo de nuestro Director lo comenta.

(Abril 2, 2019 – Fernando Nunez-Noda). Nuestro “Pequeño Diccionario de Noticias Falsas” dice de “posverdad” que:

(También llamada política “post-factual” o “política post-realidad”) es una cultura política en la que el debate se enmarca [en las] emociones (…) y en [el rechazo a]  las refutaciones fácticas. La posverdad [relega] la verdad a una preocupación de importancia secundaria en relación con la apelación a la emoción. Típica de regímenes, movimientos o líderes autoritarios es un conjunto de contenidos, valores e interpretaciones que no se validan por la ciencia o los hechos forenses, sino por la autoridad de quien las emite.

La posverdad revela muchos aspectos, no solo de la sociedad de masas, sino de las nuevas figuras que ha traído internet. Recordemos qué es: Un conjunto de contenidos, valores e interpretaciones que no se validan por la ciencia o los hechos forenses, sino por la autoridad de quien las emite. Típico de regímenes, movimientos o líderes autoritarios o carismáticos.

Las religiones y movimientos seudoreligiosos han sido pioneros en este creer sin pruebas o incluso con evidencias en contra. El nazismo y el comunismo son dos ejemplos de lavado de cerebro, de adoctrinamiento que transforma al individuo en un dogmático que solo aceptar una verdad, sin siquiera considerar que puede haber alternativas.

Pero ahora la “posverdad” se ha hecho “mainstream”: súbitamente tenemos graduados universitarios creyendo en que la Tierra es plana, que hay una raza reptiliana de alienígenas infiltrados, que ante una verdad científica puede tener valor una “verdad alternativa” sin comprobación forense… ustedes me entienden. ¿No? A mí me cuesta entenderlo también.

Así que he investigado el asunto en decenas de posts y comentarios en blogs, Facebook, Twitter, Reddit y otras redes. Comparto algunos hallazgos.

La conversación en redes sociales rara vez es un intercambio de conocimientos. Casi en su totalidad, un ejercicio de poder, una forma de imponer las ideas propias.

Más de la mitad de las conversaciones revisadas parecen tener una idea fija, una opinión ya formada. Entonces, desde el principio, solo hay una danza de aprobaciones por un lado y refutaciones por otro. El moderador reafirma con los “aliados” y defiende (a veces ofende) a los “rivales”. Rivales de la idea. Por eso suele responden para aleccionar, preguntar como si quisiese aprender y luego refutar las respuestas, no leer a los demás molestanse si no lo leen. Y así. Me cuido de no hacer estas cosas pero algunas veces las he hecho.

El debate merece mejores prácticas

Les diré qué hago para navegar estos mares sin perder el juicio, ni la sonrisa. Ojalá algunos de estos puntos sean útiles para mis queridos lectores:

  • Trato (no es fácil) de no involucrarme emocionalmente en las discusiones y debates. Una cosa es la pasión y el entusiasmo por las ideas. Otra es tomarnos las discusiones como un enfrentamiento personal. Si me dicen: “Es como yo digo” o empiezan con el “ad hominem” (“es que tú”) contesto: “Ok, bien. Voy por un café, con permiso”.
  • (Casi) siempre relaciono calidad de información con calidad de decisión. La mayoría prefiere irse por el barranco con una mala decisión basada de una información que le place, que llegar al paraíso con un dato que no le gusta. Eso obedece a la frase que abre este párrafo.
  • Antes de debatir un tema con opositores a mi causa o a mi idea, me doy una vuelta por Google, por la prensa independiente, para dotar a mis argumentos de datos concretos. Es muy diferente decir: “La represión ha provocado un montón de muertos y heridos” que precisar: “La represión ha provocado 39 muertos y más de 750 heridos según el Ministerio Público”. Precisión es credibilidad.
  • Entro en los foros de la gente que adversa mi idea, su causa o su pensamiento. Más de 70% de la gente que participa en airados debates jamás visita los foros o espacios de discusión donde la mayoría piensa distinto. Puede servir para dos cosas: para ver el otro lado de las cosas, cómo piensan los que difieren; pero también para conocer mejor a los rivales en la “batalla de ideas”. Gandhi o Von Bismarck. O ambos. Ustedes deciden.
  • No importa cuánto me tiente insultar a quien me ataca u ofende. Si lo hago pierdo la ventaja, la posición cimera. “Keep your cool”. Que uno mantenga la ecuanimidad, neutralidad y apego a los datos nos da una ventaja ética. (Y los saca de quicio, que solo por eso…).
  • Soy audiovisual o multimedia. Una cosa es decir: “Hay tiburones en South Beach” que reportarlo con fotos o videos anexos.
  • Soy, en la medida de lo posible, multiplataforma. Si tengo algo bueno que decir, mostrar o compartir agoto los espacios: blogs, Facebook, Twitter, Instagram, Whatsapp, Soundcloud, Youtube… No siempre todos, pero siempre a la mano y disponibles.
  • Me cuido de estar hablando con gente real y no con perfiles falsos. No es fácil, quizá la mejor forma es establecer algún tipo de relación a largo plazo. De tanto interactuar, las verdades y las mentiras salen.
  • Tomo en serio la responsabilidad que tenemos con lo cierto, lo científico, lo provechoso. Parte del éxito y la permanencia de la democracia y la libertad dependen de ello.
Resto del artículo

Cuando la verdad es el enemigo

La conversación en redes sociales rara vez es un intercambio de conocimientos. Casi en su totalidad, un ejercicio de poder, una forma de imponer las ideas propias.

Más de la mitad de las conversaciones revisadas parecen tener una idea fija, una opinión ya formada. Entonces, desde el principio, solo hay una danza de aprobaciones por un lado y refutaciones por otro. El moderador reafirma con los “aliados” y defiende (a veces ofende) a los “rivales”. Rivales de la idea. Por eso suele responden para aleccionar, preguntar como si quisiese aprender y luego refutar las respuestas, no leer a los demás molestanse si no lo leen. Y así. Me cuido de no hacer estas cosas pero algunas veces las he hecho.

En ambientes muy polarizados la verdad (sería mejor decir “lo verdadero”) es el enemigo. Lo verdadero tensa los nervios porque es irremisible, excepto -por supuesto- cuando nos beneficia o da la razón. Pero estadísticamente lo cierto refuta y contradice la mayoría de las veces, y usualmente en temas sensibles. De modo que hay que eliminarlo, si no, alterarlo, y si se puede, ignorarlo.

Un ejemplo simulado:

-La industria X manipula el producto Y para explotar al país Z.

-La industria X no produce el producto Y y dejó de trabajar en el país Z en 1948.

-Esa es tu opinión, yo pienso distinto.

-Lo dice la BBC en un reportaje de ayer.

-BBC está quebrada y la financian los banqueros suizos.

-Tomó estos datos de un informe de la ONU.

-¿La ONU? ¡Peor! Ésa está en manos de un tal Keyser Söze.

La mayoría de las personas, como decía el General Jessup en la película “A Few Good Men” no “puede manejar la verdad.” Prefiere autoengañarse que tener el brío de vivir con aquello que la contradice o atormenta.

Si la búsqueda de conocimientos casi no existe. El show-off de conocimientos sí.

Sesgos

Hay varios sesgos identificados por la psicología que describen tales conductas. Está, por ejemplo, el “Sesgo de confirmación” que destaca lo que valida una idea pero ignora lo que la desmiente. El “Efecto Dunning Krugger”, que consiste en sentirnos menos seguros mientras más sabemos, en cambio a los ignorantes con actitud les hace creer que saben más. (Ocurre mucho con líderes políticos). O el “Backfire Effect”, que se expresa así: “Mientras más retan nuestras creencias medulares, más nos aferramos a ellas”.

Opinión rima con radicalización
La mayoría (+90%) prefiere moverse exclusivamente en el terreno de las opiniones, no de los datos. Las opiniones son fáciles, moldeables, no requieren mayor investigación, solo el “bully” necesario para transformarlas en proyectiles.

En general, los grupos que se radicalizan en posturas opuestas llegan a parecerse en niveles de autoengaño, agresividad y desvarío. Lo he observado con chavistas y opositores. Igual con seguidores y detractores de Donald Trump. También los pro y anti armas. Lo de “guerra de ideas” no es una metáfora, es el día a día en las redes.

El caso de Trump es emblemático: el fact-checker Politifact encontró que 51% de las declaraciones del candidato y luego el Presidente fue “mayormente falsas” o “completamente falsas”. Lo interesante (y realmente “post-verdadero”) es que eso no ha hecho mella en la credibilidad y apreciación entre sus seguidores.

La emocionalidad sobrepasa a la racionalidad en unos 9 de cada 10 intercambios de una muestra de foros de Facebook que evalué. Equivale a decir que gana el que grite más fuerte.

La posverdad no os hará libres

La posverdad puede doler, por el caos que crea, pero no debe verse como un fenómeno perverso. Después de todo es la consecuencia natural de que la gente común tenga exposiciones similares a las de los medios industriales y profesionales. ¿Por qué publica y transmite la gente en medios masivos digitales? Porque se puede.

Más de 3 mil millones de personas usan al menos una red social. Internet y los dispositivos móviles lo permiten. Son el escenario de la opinión pública y cubren todas las variedades: publicaciones, disertaciones, conversaciones, broadcast, medios… you name it! Hacia internet se ha movido la industria completa de las comunicaciones, o al menos todos los actores tienen un pie allí.

A veces lo falso ocurre por error del emisor o del receptor. Pongo un ejemplo: un líder político con buena intención muestra la foto de una violación de DD.HH. en su país hace un mes. Resulta que la foto es de otro continente hace tres años. Otro ejemplo: una revista satírica hace una extraordinaria imitación de la primera plana de un diario, la gente la comparte como auténtica… no hay mala intención pero sí caos, porque lo falso es esencialmente caos en el sistema informacional público.

Ahora, ocurre que en ocasiones (cada vez más) lo falso se fabrica, a propósito, con una agenda. La guerra por la hegemonía internacional (EEUU., Europa, Rusia, China, el G8, los No Alienados) y las batallas políticas regionales o locales han tomado internet como terreno de batalla para lograr hegemonía o eficiencia en la “guerra ideológica”. En la guerra política.

Se estima la campaña rusa de desinformación en 2016, según revelaciones del fiscal especial Robert Mueller, tuvo un alcance de 126 millones de estadounidense con, al menos, 200 páginas impostoras que llegaron directamente a casi 30 millones de usuarios que hicieron el resto compartiéndolas.

Ya publiqué en esta columna un artículo sobre noticias falsas. Creo que una segunda parte está en orden.


De un artículo de Fernando Nunez-Noda en Univision Noticias. Imagen inicial: FNN.

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

6 + 6 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Fake news en El País? Todo es posible

¿Fake news en El País? Todo es posible

INICIO  MAPA  CONTACTO

Al mejor cazador se le va la liebre. Esta vez le tocó a El País de España que atacó el problema con decisión y honestidad intelectual.

(Marzo 18, 2019 – Javier Brassesco). Los grandes medios de comunicación no son inmunes a la propagación de fake news. Recientemente vimos el escándalo que se desató en la revista más prestigiosa de Europa occidental, Der Spiegel, cuando se descubrió que varios de sus reportajes habían sido fabricados por un periodista, y hasta The New York Times ha incurrido en ligerezas e inconsistencias, como sucedió recientemente en un artículo que hablaba de los camiones de ayuda humanitaria que fueron incendiados al entrar a territorio venezolano.

Ahora le toca el turno a El País, el principal periódico de España y tal vez el más respetado de los que se editan en lengua española.

Apenas un día antes de que fuese anunciado el regreso de Zinedine Zidane como director técnico del Real Madrid el pasado lunes 11, el diario publicó un artículo en donde se aseguraba que el francés había rechazado esa propuesta.

Como se puede ver en dicha nota, la misma adolece de un defecto básico: en ningún momento se cita fuente alguna. Y sin embargo la “noticia” fue publicada, y eso se le pasó no solo al periodista sino a todos los que debían corregirla y darle el visto bueno.

El País hace mea culpa

Pero si hay algo que se le debe reconocer al medio español es que dio la cara a través del defensor del lector, Carlos Yárnoz. Éste reconoce que pocas cosas hacen más daño a la credibilidad de un periódico como “tener en los quioscos una noticia impresa con un titular que los hechos desmienten el mismo día”.

Yárnoz aprovechó para pedir disculpas por otra nota publicada en ese medio hace dos semanas y cuyo titular rezaba: “Un sector del supremo duda de que el procés encaje en el tipo penal de rebelión”.

Aquí se menciona como fuente a “un sector del Supremo”, pero es muy extraño que algunos miembros del alto tribunal español (son 75 en total) se atrevan a hablar de un caso que no está cerrado y cuando aún faltan por testificar testigos clave.

Aquí el defensor del lector llama la atención por el abuso de fuentes anónimas. En este caso tal vez el periodista debió ser más preciso: de qué sala es este sector del supremo (civil, penal o militar) o de qué tendencia son (los de la organización Jueces para la Democracia son progresistas, los de la Asociación Profesional para la Magistratura son conservadores y los de Francisco de Vitoria no suelen tener una tendencia ideológica marcada).

En casos delicados (como este último o incluso el de Zidane) pueden utilizarse fuentes anónimas, pero Yárnoz llama la atención que incluso se utiliza este recurso en temas menos comprometidos. Y pone como ejemplo un artículo publicado a principios de marzo titulado “Arranca la batalla electoral por los 99 escaños de la España vacía”, en donde frases totalmente anodinas permanecen anónimas y simplemente se dice “resume un diputado”, o “sentencian desde Ciudadanos”.

La credibilidad es el activo principal de un medio como El País y precisamente “es la credibilidad lo que está en juego y por eso no podemos jugar con ella”, concluye el defensor del lector.

Visiones y opiniones


Imagen inicial: VK

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

4 + 14 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

@LuisCarlos: Detenido por un video manipulado

@LuisCarlos: Detenido por un video manipulado

INICIO  MAPA  CONTACTO

Un video manipulado y un régimen con todo el poder, pueden cambiar la narrativa a placer y encarcelar a un periodista que informaba bajo la acusación de conspiración internacional para provocar un apagón. Vea el video re-editado vs el original y saque sus propias conclusiones.

(Marzo 12, 2019 – Javier Brassesco). Las fuerzas de seguridad del régimen de Maduro detuvieron a finales de la tarde del lunes al periodista Luis Carlos Díaz, acusándolo de estar detrás del apagón que sufre Venezuela desde el día jueves y del cual aún no se recupera.

Se trata de un periodista radial que tiene mucha actividad en las redes sociales y que particularmente ha denunciado las modalidades de censura tecnológica que aplica el régimen venezolano.

Había recibido por ello muchas amenazas, incluso desde la cuenta de Twitter de El Mazo Dando, que dirige el segundo hombre más importante del chavismo después de Maduro: Diosdado Cabello.

Desde allí se presentó un video como “prueba” de que el blackout fue provocado por la oposición, y en el mismo aparece Díaz dando explicaciones sobre cómo comportarse en caso de un evento semejante.

Como se puede ver no se trata de ninguna prueba: el periodista solo informaba qué hacer en caso de un blackout informativo, según le preguntaba un usuario en internet. Aquí el video completo:

Visiones y opiniones


Imagen inicial: Captura de video.

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

12 + 13 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.