fbpx
¿Autorizará EE.UU. la opción militar en Venezuela?

¿Autorizará EE.UU. la opción militar en Venezuela?

No hay indicadores claros sobre nuevas acciones a corto plazo del gobierno de Estados Unidos. Las declaraciones y contra-declaraciones son norma en la administración Trump.

Pero respecto a una acción militar concreta, las opciones están sobre la mesa. Solo que no sabemos aún cuáles serán.

(Mayo 14, 2019 – Redacción). El Washington Post publicó el miércoles 8 de mayo un reportaje en donde se afirma que Trump está molesto por la forma en que sus funcionarios han manejado el caso Venezuela, pues le hicieron ver que salir de Maduro iba a ser mucho más fácil. Siente que subestimaron a su adversario.

Según la nota del Post, que tiene como fuente a funcionarios de la administración y consejeros de la Casa Blanca que prefirieron mantener el anonimato, la principal insatisfacción de Trump por la agresiva estrategia que no ha traído ningún resultado se centra sobre todo en John Bolton, consejero de seguridad nacional, quien siempre ha mantenido una retórica intervencionista que va en contra de la política de Trump, quien ha retirado tropas de Afganistán e Irak afirmando que Estados Unidos no debe ser el policía del mundo.

Trump se habría quejado de que Bolton lo quiere llevar “a una guerra”, según un alto funcionario, y aunque oficialmente la política de Estados Unidos no ha cambiado hacia Venezuela oficialmente tras la jornada del pasado 30 de abril en el país caribeño, cuando Juan Guaidó acompañado de algunos militares hizo un llamado a salir del régimen de Maduro, lo cierto es que esos sucesos han terminado de convencer a Trump de que éste es “un hueso duro de roer”. Todo lo anterior según el artículo del WP.

Según el reporte, el presidente está incómodo porque siente que Bolton lo ha puesto contra la pared, en una zona que no es cómoda, y que sus tuits llamando a los militares venezolanos a que se vuelvan contra Maduro y a que éste se retire tranquilo a una playa cubana han provocado expectativas que no son realistas.

A la hora de una intervención militar, Trump parece más inclinado a favorecer este tipo de acción en Irán, que desde su punto de vista sí representa una amenaza para las tropas estadounidenses desplegadas en Oriente Medio y además respalda su creencia de que Barack Obama fue demasiado ingenuo con esta nación islámica. Pero una escalada contra Venezuela no es algo que le resulta cómodo, pues «las palomas» de Washington (los políticos que se oponen a las opciones militares) consideran que el país suramericano no representa una amenaza directa para Estados Unidos.

La actitud de Trump hacia Venezuela también habría cambiado tras una conversación telefónica de más de una hora con el presidente ruso Vladimir Putin: “Putin no quiere involucrarse demasiado con Venezuela y quiere que cosas buenas le sucedan a ese país, igual que nosotros. Queremos que dejen entrar la ayuda humanitaria”. Putin también le dijo que no está vendiendo armas nuevas a Venezuela sino solo cumpliendo contratos ya firmados, y desestimó la importancia de las inversiones rusas en ese país.

Es una declaración que va contra lo que ha declarado no solo Bolton sino también su secretario de Estado, Mike Pompeo (en estos momentos en Rusia para reuniones con su par ruso Sergey Lavrov y con Vladimir Putin), quienes han acusado a Rusia de sostener a Maduro. Recordemos que Pompeo dijo a la Cadena Fox a principios de mayo: «La acción militar es posible. Si eso es lo que se necesita, eso es lo que Estados Unidos hará«.

Pero según dos funcionarios mencionados por el Washington Pos, Trump no estaría inclinado a favorecer ningún tipo de intervención militar en Venezuela.

La Casa Blanca, sin embargo, ha solicitado que le presenten planes militares que no impliquen una invasión, pero utilizar armas como los misiles Tomahawk presentan un alto riesgo de matar civiles. La opción militar mientras Maduro permanezca en el poder es reforzar las tropas en países vecinos o incluso enviar a la Armada cerca de las costas venezolanas como demostración de fuerza.

No hay horizonte claro, todavía…

Fue el propio Trump quien a mediados de febrero habló del  “primer hemisferio libre en la historia” como un objetivo tras el derrocamiento de las dictaduras de Venezuela, Cuba y Nicaragua. También ha dicho repetidas veces que «todas las opciones están sobre la mesa», un eufemismo que significa la no exclusión de la opción militar, usualmente como último recurso. Esta frase se ha repetido varias veces desde el alto gobierno. En el video, la declaración que dio antes de su discurso en la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2018:

Después de que el Post publicara esta nota, Trump escribió además un tuit en Mayo 8 por la noche (que fue luego incluido en la versión digital del reportaje original) en donde afirma que Estados Unidos acompañará a Venezuela en su lucha por salir de Maduro “el tiempo que sea necesario”.

Todo lo que se dice en la nota del Post es verosímil: la política de Trump ha estado inclinada más al retiro de tropas que a la intervención, la retórica del “halcón” Bolton ha causado incomodidad a Estados Unidos por la falta de resultados y Putin puede haber manipulado a su colega.

La actitud de la dictadura madurista, que el pasado 8 de mayo encarceló al vicepresidente de la Asamblea Nacional, podría reforzar además la teoría de que están apostando a que Estados Unidos no intervendría militarmente.

Pero Trump tiene una lógica muy particular. Es un presidente impredecible. Se ha caracterizado por decir y desdecirse. Además, es un maestro en crear confusión entres su rivales, de modo que tampoco se descarta que estas declaraciones y contradeclaraciones sean parte de alguna dinámica convenido formal o informalmente entre sus voceros.

De modo que, aunque la posibilidad de una intervención militar en el corto plazo luce improbable para algunos analistas, y que se ensayarán todas las opciones para evitarla, es muy posible que Estados Unidos esté dispuesto a medidas intermedias: entrenamiento y dotación militar a Colombia, uso de su infraestructura militar para logística, transporte y dotación armamentística de, por ejemplo, Colombia y Brasil. También misiones de reconocimiento e inteligencia militar.

El Embajador de Venezuela en EE.UU., Carlos Vecchio por instrucciones del presidente (i) Juan Guaidó pidió una reunión con el Comando Sur para «para avanzar en temas de cooperación y planificación técnica y estratégica, con el objetivo de detener el sufrimiento del pueblo venezolano y restablecer la democracia.»

Claro, para el chavismo la intervención tiene un valor propagandístico poderoso. Para ellos, la intervención militar va. En Telesur se afirma que:

El jefe del Comando Sur, Craig Faller, se mostró dispuesto a reunirse con el enviado de Guaidó. El jueves pasado le expresó en un tuit al diputado opositor, quien se autoproclamó presidente interino venezolano, que “cuando me invite @jguaido y el gobierno legítimo de #VENEZUELA, vamos hablar sobre nuestro apoyo (…) Estamos listos!”.

Nuestra validación

Algunos analistas piensan que Trump esté apostando al mediano plazo, esperando que el régimen de Maduro caiga por su propio peso. Lo ha dicho el influyente senador Marco Rubio: muchas de las sanciones comienzan ahora a surtir efecto, y hay muchas divisiones en el entorno madurista. Su afirmación en su último tuit (“el tiempo que sea necesario”) parece apuntar en ese sentido.

Esto no será una gran noticia a quienes mueren de mengua en Venezuela y no pueden darse el lujo de la espera. Pero los tiempos de la historia, se ha dicho muchas veces, suelen ser mucho más largos que el tiempo de los individuos.

Nuestra conclusión es que no podemos determinar aún las intenciones concretas (las generales están claras) a corto plazo del gobierno de Estados Unidos. Las diferencias de criterio de Bolton y Trump no parecen ser un obstáculo para seguir la escalada diplomática y el daño al chavismo que sin duda infringen las sanciones. Pero respecto a una acción militar concreta, así como todas las opciones están sobre la mesa, también sobre la mesa está la necesidad de negociar políticamente con el Congreso y, sobre todo, el partido Demócrata.

Dejamos una K amarilla que significa: las respuestas conclusivas sobre una acción militar también están sobre la mesa. Pero aún no sabemos cuáles son.


Imagen inicial: VK con insumos de Pixabay.

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

15 + 6 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿60 millones de personas en EEUU están expuestas a un agua que no es segura?

¿60 millones de personas en EEUU están expuestas a un agua que no es segura?

Las investigaciones demuestran que el agua no es perfectamente potable en muchos lugares de Estados Unidos, sobre todo en áreas rurales y comunidades de bajos ingresos. Pero la afirmación de O’Rourke de que 60 millones de personas están hoy expuestas a un agua que no es segura es una exageración que pasa por alto muchos matices.

(Febrero 22, 2019 – Javier Brassesco). El precandidato demócrata Beto O’Rourke afirma en su plan de gobierno que 60 millones de estadounidenses viven en un lugar donde el agua que beben no es segura.

Su afirmación se basa en un estudio que un instituto de la Universidad de Arizona, News21, realizó tras investigar las 680 mil denuncias sobre contaminación del agua potable que recibió la EPA (Agencia de Protección Ambiental) entre 2007 y 2017.

En esta investigación se descubrió que muchas plantas locales para el tratamiento del agua, especialmente en comunidades rurales y de bajos ingresos, no contaban con los recursos para mantener al día los sistemas que filtran contaminantes como el arsénico que se encuentra en las rocas, químicos industriales y hasta materia fecal proveniente de la actividad ganadera.

En cuanto al dato que nos ocupa, en este informe se llega a la conclusión de que en Estados Unidos“unas 63 millones de personas estuvieron expuestas a un agua potencialmente insegura más de una vez en un período de 10 años”

Una afirmación que no es exacta

Como se ve, el informe no dice de manera directa, como lo hace O’Rourke, que 63 millones de personas estén expuestas en este momento a un agua que no es segura, y deja de lado el hecho, que sí se establece en esta investigación, que varios sitios ya han resuelto estos problemas.

La mayoría de estas personas estuvieron expuestas a un agua no potable durante breves períodos entre 2007 y 2017, y de ahí a la afirmación de Rourke hay una distancia considerable.

Al buscar otros datos, el portal de verificación Politifact cita al respecto un estudio de la Universidad de California, que estableció que en 2015 alrededor de 21 millones de personas en Estados Unidos utilizaban un sistema de agua potable que violaba los estándares de salud de EPA. Pero muchos de estos contaminantes no representan un riesgo a la salud.

Un informe de EPA del año fiscal 2017 arroja números similares.

Tabla del Informe "Population Served by Community Water Systems with No Reported Violations of Health-Based Standards"

Nuestra validación

El problema del agua en Estados Unidos saltó a la palestra cuando en 2014 se descubrió que más de 6 mil residentes de Flint (Michigan) tenían altos niveles de plomo en la sangre por beber agua contaminada por el viejo sistema de tuberías de la ciudad. Hoy Flint ha mejorado mucho en este aspecto, y los últimos estudios muestran que su agua alcanza los estándares federales.

Las investigaciones citadas, tanto por parte de las universidades de Arizona y California, así como las que ha realizado EPA, demuestran que el agua no es perfectamente potable en muchos lugares de Estados Unidos, sobre todo en áreas rurales y comunidades de bajos ingresos.

Pero la afirmación de O’Rourke de que 60 millones de personas están hoy expuestas a un agua que no es segura es una exageración que pasa por alto muchos matices.


Imagen inicial: Pixabay.

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

1 + 14 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

El informe de Mueller, el resumen de Barr, la ira demócrata ¿Qué está pasando?

El informe de Mueller, el resumen de Barr, la ira demócrata ¿Qué está pasando?

El informe de Robert Mueller es todo para algunos y casi nada para otros.

(Mayo 6, 2019 – Javier Brassesco).

Después de casi dos años de investigación, el público pudo por fin pudo conocer el pasado 24 de marzo las conclusiones del informe del fiscal especial Robert Mueller sobre la posible colusión del equipo de campaña de Trump con el gobierno ruso para influir en las elecciones presidenciales de 2016. El resultado fue un triunfo para el presidente, y así lo gritó Trump a los cuatro vientos. Pero el tiempo ha pasado y las cosas no resultaron ser tan sencillas.

Solo un resumen. Primero que nada hay que dejar claro que lo que el público pudo conocer fue un resumen de 4 páginas sobre un documento original que tiene casi 400. El resumen fue redactado por el fiscal general William Barr, un republicano de línea dura que ocupa ese cargo desde diciembre tras el sorpresivo despido de Jeff Sessions. Barr y Mueller, por cierto, son amigos, al punto que este último ha asistido a las bodas de los hijos de Barr.

La carta de Mueller. El 27 de marzo Mueller envió una carta a Barr (aunque esto no fue hecho público hasta casi un mes después) en donde se queja de que en su resumen tergiversó la naturaleza del informe, pues “no capturó completamente el contexto, la naturaleza y la sustancia” del mismo. En su resumen Barr habría así minimizado deliberadamente estas pruebas presentadas en el informe original. Mueller aclara que no puede pronunciarse sobre si Trump obstruyó la justicia, pero que presentó evidencia al respecto y sugirió una investigación al respecto por parte del Congreso. Tras la publicación del resumen de Barr, afirmó Mueller, “existe una confusión pública sobre los aspectos oficiales de nuestra investigación”.

Habla Barr. El fiscal general se presentó ante el Congreso dos veces (10 y 18 de abril) y afirmó que no tenía conocimiento de ninguna crítica de Mueller contra su informe, a pesar de que había ya recibido la mencionada carta y de que el 4 de abril el New York Times y el Washington Post habían reportado la inconformidad del equipo de Mueller ante el resumen de Barr. Ante el Senado la pasada semana dijo que la carta de Mueller era “maliciosa” (snitty) y probablemente escrita no por el propio Mueller sino por gente a su cargo.

-Molestia en las filas demócratas. A mediados de abril Barr publica el informe casi completo (pues contiene partes clasificadas que no pueden hacerse públicas), y los demócratas insisten en que en su resumen original tergiversó la naturaleza del mismo. La presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, lo acusó de mentir. El senador Dick Durbin de “lavar” el informe y de actuar como el abogado de Trump y no como el fiscal de la nación. El congresista demócrata Adam Schiff dice que Barr debe renunciar.

-La parcialidad viene de antes. La parcialidad de Barr en favor de Trump ha sido señalada en múltiples ocasiones, y en favor de este argumento suele citarse el hecho de que el año pasado, sin que nadie se lo solicitara y cuando aún no ocupaba el cargo que hoy detenta, ya había escrito un informe para el Departamento de Justicia en contra de la investigación que por entonces llevaba a cabo Mueller.

Un deseo común. Demócratas y republicanos coinciden en algo: quieren que se haga público el informe completo. La Cámara de Representantes aprobó la semana pasada por 420 votos a favor (¡y cero en contra!) una moción expresando el deseo de que Barr les entregue el informe completo para que ellos determinen qué puede ser mostrado al público.

Barr deja su silla vacía. Barr se negó a atender la última citación del Congreso para el pasado jueves y no se presentó. Ante una silla vacía, el congresista Jerry Nadler dijo que el propio sistema, “que nos permite tener un presidente y no un dictador”, es lo que está en juego.

 -Trum satisfecho. Trump por su parte siempre ha alabado el trabajo de Barr y el fin de semana escribió un par de tweets en donde afirma que Mueller no debería testificar ante el Congreso.

-Lo que viene. Los demócratas han anunciado que seguirán investigando si Trump obstruyó la justicia en el caso de la investigación sobre la trama rusa, que sería un motivo para intentar un impeachment, lo cual luce improbable en la práctica con un senado controlado por los republicanos. En cuanto a Barr, tras su negativa a atender una citación del Congreso, Nadler anunció que el comité que preside podría activar un poco común procedimiento de agravio contra la institución, y eso podría acarrearle sanciones al fiscal general.


Imagen inicial: VK

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

14 + 14 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Las sanciones son responsables de 40 mil muertes en Venezuela?

¿Las sanciones son responsables de 40 mil muertes en Venezuela?

Sección de VerifiKado en el portal La Patilla con análisis que refutan noticias y  afirmaciones que el aparato comunicacional chavista distribuye como ciertas, pero no lo son. Aquí entrega # 7, sobre un informe co-creado por Jeffrey Sachs sobre supuestos efectos de las sanciones estadounidenses.

(Mayo 5, 2019 – Fernando Núñez-Noda, publicado en La Patilla en Abril 28, 2019). Hasta diciembre de 2018, en Venezuela morían unas +23 mil personas al año por violencia (81 de cada 100 mil habitantes, la mayor tasa del mundo) y una cantidad similar por falta de medicinas o atención médica. Desde 2010 Venezuela  –presidencia Hugo Chávez 1998-2012- se convirtió en el país más violento del mundo y el más desatendido en términos de sanidad pública.

Es decir, los decesos por causas no naturales han sido responsabilidad de la administracion chavista que controla: los servicios públicos (electricidad, agua, +70% de la conexión de internet y otras utilidades públicas); la red pública de hospitales; proveedurías y canales de distribución de equipos médicos y medicinas. No hay grandes operadores privados.

Pero según reporta Sputnik, la agencia del régimen ruso: “Alrededor de 40.000 venezolanos murieron en menos de dos años como resultado de las sanciones ilegales de EEUU diseñadas para efectuar un cambio de régimen, reveló un estudio en coautoría por el reconocido economista, Jeffrey Sachs.” Para el estudio, estas 40 mil muertes ocurren desde agosto de 2017. Pongámosle una lupa a este reporte, hecho público en abril de 2019.

Sobre Sachs                   

Antes de analizar el contenido es necesario comentar algo sobre Jeffrey Sachs, no por afán de promover el argumento ad hominem, sino de advertir que no es un académico neutral. Sin duda es un prestigioso economista estadounidense, pero hacen levantar cejas dos circunstancias: su estrecha relación con el multimillonario George Soros y oposición a Donald Trump (y viceversa).

Soros, como es bien conocido, ha dedicado miles de millones de dólares capitalistas a promover muchas actividades políticas anti sistema y reaccionarias. Sus críticos señalan que “su dinero financia a grupos extremistas” y que su agenda anti establishment (léase, “potencias de occidente”) no puede ser otra cosa que radical. Y su relación con Sachs es pública y notoria. Por ejemplo, en 2006 Soros donó $50 millones al proyecto Promesa del Milenio de Sachs. Perfectamente legítimo, pero deja ver el compromiso de una agenda geopolítica muy concreta y no favorable precisamente a la oposición venezolana, apoyada vigorosamente por la Administración Trump.

A Soros y a Sachs (a la derecha, en foto de la Open Society Foundation) los une este aspecto tan poderoso: una antipatía sin igual por Donald Trump que, según quien escribe, podría ser la principal causa de un reporte tan parcializado por el régimen chavista. No hay duda de que Trump polariza a sus enemigos como pocos y, al no ser precisamente el rey de las noticias verificadas, lo atacan con las mismas armas.

Un asunto político, no legal

El reporte es sumamente ambiguo a la hora de separar la responsabilidad chavista en el colapso general de Venezuela y las supuestos efectos concretos de las sanciones desde 2017. Repite que “nunca podemos saber cuál habría sido el dato contrafactual”, es decir, qué hubiera pasado con los indicadores sin las sanciones. Pues le ayudamos con esto: ¡nada! Los números sería prácticamente los mismos y enteramente responsabilidad de un régimen que ya se define como “dictadura”.

El argumento fundamental es que las sanciones son “ilegales”, según sus propias palabras. Desde esa perspectiva puede contabilizar la cantidad de fallecidos que le plazca y atribuirlos a las sanciones como efectos que no se explican suficientemente. Es decir, no se señala con mucho detalle la correlación directa entre sanciones y efectos económicos negativos.

Pero respecto a la ilegalidad de las mismas, ocurre que desde la perspectiva de +55 países democráticos, como EE. UU., el Parlamento Europeo, Argentina, Colombia y Brasil y organizaciones como la OEA o el BID, que apoyan a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, el “ilegal” es el régimen chavista. Desde ese punto de vista, hasta el 4 de enero de 2019 -cuando fue nombrado presidente de la AN- las muertes son responsabilidad primaria y casi total de un régimen ilegítimo.

Y después del 5 de enero más aún, porque el régimen de Maduro no deja a Guaidó ejercer el gobierno, de modo que son doblemente culpables de todas las muertes causadas por fallas del Estado: las anteriores y posteriores al 5 de enero. Y las sanciones, más bien, son un esfuerzo por remover un régimen ilegítimo.

Ahora, según el criterio de las mayores dictaduras del mundo: China, Rusia, Corea del Sur o pequeñas pero tiránicas, como la turca o la cubana, las sanciones son en efecto “ilegales”, no Maduro usurpando la presidencia. Es pues una cuestión política y no legal. Sachs obviamente se basa en el criterio ruso, chino y cubano. Y todo lo que confronte a Trump.

Es una falsa atribución de culpas a un gobierno (i) que no controla el país todavía y un régimen que sí y que ha fallado en todos los terrenos de gestión pública. Con represión y propaganda se defienden como pueden y también con estos “estudios” que son en esencia atajos para lavarle la cara a un régimen repudiado por la comunidad democrática mundial.

Argumentos adicionales

Resulta curioso que una búsqueda en Google del informe de Sachs, hecha el 28 de abril de 2019, arroja resultados muy peculiares. Los primeros 7 resultados son de medios chavistas o propios de la esfera de izquierda radical pro rusa: Aporrea, RT (medio oficial del régimen ruso), Guerrillero (de Cuba), portal Alba. No está reseñado por El País, CNN, O Globo o BBC. Parece una matriz de opinión apoyada, premeditadamente o no, por el circuito de medios propagandísticos de la órbita rusa.

Ya para 2015 se hablaba de “El legado de la revolución en Venezuela: 252.073 muertos en 16 años de régimen chavista. (…) En el primer año de gobierno del fallecido Hugo Chávez, se registraron casi 6.000 muertes violentas. Cuando falleció, entregó un país con más de 21.000 víctimas fatales al año. Maduro lo hizo aún peor”. El chavismo es, sin duda, la mayor máquina de muerte que se ha visto en el mundo contemporáneo.

Se ha insistido hasta la saciedad en que las sanciones, hasta 2018, fueron dirigidas casi exclusivamente a individuos, no al país. Muy poco impacto pudieron haber tenido hasta enero de 2019 cuando Juan Guaidó pasó a ser presidente interino (obviamente no reconocido por la órbita rusa y por Sachs). Solo a partir de entonces, cuando las sanciones apuntaron más agresivamente a frenar la liquidación  de los activos de Venezuela en exterior por parte de la Administración de Maduro, podría hablarse de efectos, que jamás justificarían 40 mil decesos los cuales, evidentemente, venían de las lamentables condiciones generadas por el chavismo.

En 2017 (sin sanciones al régimen) The New York Times titulaba “Venezuela colapsa y sus niños mueren de hambre” y señala: “Durante cinco meses, The New York Times dio seguimiento a veintiún hospitales públicos donde los doctores dijeron ver cifras récord de niños con desnutrición severa, cientos de los cuales han muerto. (…) El gobierno venezolano lo sabe, pero no lo reconoce.”

Ya para 2018 un reporte del medio mexicano Debate afirmaba: “Faltan 88% de medicamentos en hospitales venezolanos. Según la investigación, 21,9% de las salas de emergencia están fuera de operación, mientras 70,7% tienen fallas”.

El chavismo ha convertido a Venezuela en el país más corrupto del mundo, según reporta DW sobre datos de Transparencia Internacional. Prácticamente todos los días se detectan, incautan o congelan propiedades y cuentas bancarias cuantiosas cuyo origen es dinero robado por el chavismo y sus asociados.

Algunos cálculos de la Asamblea Nacional señalan que solo bajo el régimen de Maduro se han robado cerca de 400 mil millones de dólares. Otra cifra de la AN indica que en Venezuela se han lavado unos 800 mil millones de dólares. Cifras y circunstancias que, por supuesto, el informe de Sachs no menciona. No hace falta explicar que con esos recursos en el Tesoro Nacional y la voluntad de invertirlo, la seguridad ciudadana y la sanidad pública habrían podido prevenir las decenas de miles de muertos bajo Chávez, Maduro y el chavismo en general.

Los cálculos de la AN cubren dinero presupuestado que fue malversado o redirigido. Pero hay otras cientos de formas de robar: empresas fantasmas, sobreprecios, “acuerdos internacionales”. Por ejemplo, solo en supuestos proyectos eléctricos, Hugo Chávez “donó” más de $20 mil millones a aliados como Cuba, Nicaragua y Bolivia. Extraño, porque esos países siguen teniendo serios problemas de infraestructura eléctrica. ¿A dónde se fue el dinero?

Las sanciones, por el contrario, han salvaguardado miles de millones de dólares que hubieran sido malgastados y robados por Maduro y su entorno. La recuperación de Citgo y el congelamiento de activos que le han sido o serán devueltos al gobierno de Guaidó, garantizan a futuro que ese dinero sea invertido y gastado como corresponde.

Conclusiones

El informe de Sachs es un ejercicio de malabarismo para desviar culpas al régimen de Maduro y atacar a Donald Trump. Es superficial, ambiguo y muy tendencioso. Acoge la narrativa ruso-cubana, acérrima enemiga de los EE. UU., por cierto. Maximiza causas poco sustentadas e invisibiliza culpas grotescas y dignas de la Corte Penal Internacional. Al menos es honesto al reconocer que no puede estimar qué hubiera pasado sin los supuestos efectos de las sanciones, ignorando voluntariamente la inocultable responsabilidad del régimen más corrupto de los últimos tiempos y quizá de todos los tiempos.


Imagen inicial: VK

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

1 + 7 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

#OperacionLibertad, 1° de mayo

#OperacionLibertad, 1° de mayo

Las noticias más relevantes del 1 de mayo de 2019 sobre Venezuela y la #OperacionLibertad convocada por Juan Guaidó para desalojar a Nicolás Maduro del poder. Protestas, represión, guerra de propaganda y movimientos dentro y fuera del país para demorar o acelerar la salida del régimen chavista.



Imagen inicial: VK.

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

2 + 7 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿El banco Chase se burló de quienes les preguntan por qué tienen un saldo tan bajo?

¿El banco Chase se burló de quienes les preguntan por qué tienen un saldo tan bajo?

Cuidado cuando una gracia se convierte en mueca desagradable. Esto le pasó al banco con un chiste que no gustó.

(Mayo 1, 2019 – Javier Brassesco). Quizá cansados de clientes que de manera recurrente les preguntan por qué su saldo es tan bajo, el Chase Bank escribió este lunes un tweet (que muy pronto borró) en donde se burlaba de quienes hacían esta pregunta.

Aquí el tuit citado por la cuenta @AlliedProgress:

En el tuit, que supuestamente es para motivar a los clientes (usaba el hashtag #MondayMotivation), se recreaba un diálogo entre un cliente y el banco:

Cliente: ¿Por qué mi saldo es tan bajo?
Banco: Haz el café en casa, come comida de tu nevera, no necesitas un taxi si estás solo a tres cuadras.
Cliente: Bueno, supongo que nunca lo sabré.
Banco: ¿En serio?

El banco recibió muchos reclamos por este tuit, por lo cual procedió a borrarlo y a excusarse diciendo que su motivación para ese lunes era mejorar en los tuits que utilizaban en los lunes de motivación:


Imagen inicial: VK

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

10 + 11 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.