fbpx
¿Dijo Trump que los molinos de viento causan cáncer?

¿Dijo Trump que los molinos de viento causan cáncer?

Trump se opone o, por lo menos, no es muy amigo de las energías alternativas. Para manifestar su oposición a las iniciativas eólicas acudió a una leyenda urbana que a nadie más se le ha escuchado.

(Abril 26, 2019 – Javier Brassesco). Es difícil de creer incluso para los estándares de Trump, pero es cierto: durante una reunión para recabar fondos en el Comité del Congreso Nacional Republicano, el presidente afirmó la semana pasada que el ruido de los molinos de viento causa cáncer.

Fue algo que dijo de pasada, en medio de uno de sus habituales ataques a la energía eólica: justo después de decir que si usted vive cerca de un molino de viento el costo de su propiedad se viene abajo 75%, afirmó lo siguiente (segundo 32):

“…y dicen que el ruido causa cáncer, dime eso, ok…” (y a continuación imita el sonido de un molino de viento y luego pasa a afirmar que generan a su alrededor un cementerio de pájaros).

Como se ve, Trump no lo asegura directamente sino que matiza su frase diciendo: “Dicen que…”. Pero la afirmación la hace, por difícil que resulte de creer que el presidente de la primera potencia mundial pueda llegar a ese punto.

Entonces cabría preguntarse quién dice que el sonido de los molinos de viento causa cáncer. Veamos

Nadie lo dice, solo Trump

No existe ninguna evidencia de que las turbinas eólicas generen problemas a la salud, aunque ciertamente esta sospecha no es nueva. Sin embargo, en general se habla de dolores de cabeza y problemas de sueño, así como problemas de concentración, taquicardia y zumbido en los oídos. ¿De cáncer? Nunca en la vida.

Y es cierto que muchos pájaros, murciélagos principalmente, mueren alrededor de los molinos de viento, al parecer porque los pulmones de los murciélagos son muy delicados a la baja presión que se genera alrededor de éstos.

Australia incluso formó en 2015 un comité de expertos para investigar todo lo relacionado con los molinos de vientos y los problemas de salud y el mismo no logró llegar a una conclusión rotunda; solo dejó escrito que necesitaban más evidencia para establecer alguna conexión entre una cosa y la otra. La existencia del llamado “síndrome del molino de viento” no ha podido ser probada científicamente.

En cualquier caso, la relación de los molinos de viento y el cáncer parece ser algo que se le ocurrió a Trump en el momento. No existe ningún estudio que avale dicha afirmación.


Imagen inicial: VK

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

14 + 5 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Están “vacantes” los principales cargos de seguridad nacional?

¿Están “vacantes” los principales cargos de seguridad nacional?

Muchos de los cargos «vacantes» están ocupados de forma interina y otros esperan confirmación del Congreso. Lo damos como una tendencia que se mueve a ser falsa en el corto plazo.

(Abril 23, 2019 – Javier Brassesco). En lo que va de mes se han presentado varios cambios (entre renuncias y despidos) en el gabinete de Donald Trump, todos ellos relacionados con la seguridad nacional: renunció la secretaria de Seguridad Nacional Kirjsten Nielsen el 7 de abril y al día siguiente fue echado el director del Servicio Secreto Randolph Alles.  El 9 de abril salió la número dos de Seguridad Nacional, Claire Grady y luego Ron Vitiello, director de Inmigración y Control de Aduanas.

Incluso antes de estas dos salidas, Adam Schiff, demócrata que preside la comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, había escrito el siguiente tuit, que ha sido compartido más de 120 mil veces:

Según él estarían “vacantes” todos los siguientes puestos: Secretario de Defensa, el Secretario de Seguridad Nacional  (DHS) y el segundo al mando, el embajador en la ONU, el director de la Agencia Federal para Manejo de Emergencias (FEMA), el director del Servicio Secreto y el director del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE). ¿Es tan grave la situación?

Decir “vacante” es exagerar

Ciertamente es inusual, incluso para los estándares de la administración Trump, la desbandada que ha tenido lugar este mes en cargos clave de la seguridad nacional, y tienen que ver con la insatisfacción del presidente en el tema migratorio.

Pero, como concluyó el portal Politifact luego de chequear uno a no los señalamientos de Schiff, decir que dichos puestos están “vacantes” constituye una exageración.

En el caso del director del Servicio Secreto, un cargo que no requiere la confirmación del Senado, ya James Murray fue designado y comenzará sus funciones en mayo. En muchos otros casos, estos puestos vienen siendo ocupados de forma interina, como es el caso del Secretario de Defensa, donde desde la salida de James Mattis en diciembre actúa de manera interina Patrick Shanahan.

Los cargos que nombró Schiff están ocupados, (salvo el de director del Servicio Secreto, como acabamos de explicar) solo que lo están de manera interina y muchos esperan la confirmación del Senado, pues Trump ya ha nominado a sus potenciales titulares.

Se puede aducir que no contar con funcionarios permanentes en cargos tan vitales puede ser un problema de seguridad nacional, pero afirmar que se encuentran “vacantes” es una exageración.


Imagen inicial: Pixabay.

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

7 + 14 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Existe una pugna interna en el partido demócrata?

¿Existe una pugna interna en el partido demócrata?

INICIO  MAPA  CONTACTO

Hay claros enfrentamientos entre la cúpula y algunas figuras nuevas pero muy populares. Malas noticias, si continúan, para las aspiraciones demócratas de rescatar la Casa Blanca el año que viene.

(Abril 14, 2019 – Javier Brassesco). En noviembre el partido demócrata recuperó la Cámara de Representantes tras ocho años de hegemonía republicana, pero ahora parece sacudido por fuertes tensiones internas entre los impetuosos jóvenes y los experimentados líderes de toda la vida.

Nancy Pelosi, quien sin duda pertenece a este segundo grupo y que hoy está encargada de liderar la Cámara de Representantes (única mujer que ha llegado hasta ahí), dejó clara la presencia de conflictos internos cuando en una entrevista con el USA Today esta semana le preguntaron cómo hace para liderar a un partido sobre cuya estructura y modo de funcionamiento sus jóvenes integrantes son tan escépticos. Su respuesta fue:

“Hay personas que tienen muchos seguidores en Twitter, pero lo que importa es que tengamos los votos en la Cámara de Representantes”.

No la nombró, pero sin duda se estaba refiriendo a Alexandria Ocasio-Cortez, congresista por Nueva York de apenas 29 años que es por lejos quien tiene más seguidores en Twitter entre sus colegas: 3,9 millones, millón y medio más que la propia Pelosi.

“El Pacto Ambiental”

Un roce entre estas dos congresistas demócratas, tal vez las más representativas de cada uno de los grupos en pugna, ya había tenido lugar en febrero, cuando a Pelosi le preguntaron sobre el pacto ambiental (“The green new deal”) que promueve Ocasio-Cortez.

Esto respondió Pelosi:

“El sueño verde, o como quiera que lo llamen, nadie sabe lo que es pero todos lo apoyan ¿cierto?”.

Esta afirmación fue hecha además en medio de una discusión entre el ala más liberal del partido (y más joven, y menos experimentada) y el “establishment” sobre la decisión del Comité Demócrata de Campaña del Congreso de no llevar adelante ningún negocio con consultores políticos que trabajen para aspirantes a cargos demócratas en las primarias del próximo año y que vayan a competir con funcionarios ya electos, un intento de preservar la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes  y una decisión fuertemente criticada por Ocasio Cortez, quien precisamente llegó a su cargo derrotando a otro demócrata en funciones. “Las primarias son la única manera en que gente de la clase trabajadora puede soñar con ocupar un puesto de elección popular”, aduce la neoyorquina.

Pero como escribió el analista político Chris Cillizza para CNN:

¿Qué mensaje está mandando Pelosi con sus comentarios? Fundamentalmente este: “Mira, yo he sido liberal por mucho más del tiempo que tú has estado sobre la Tierra (…) y lo más importante que hacemos no es marcar puntos ideológicos sino promulgar leyes como un partido unido, mostrándole así al país que hacemos nuestro trabajo, no solo jueguitos partidistas.

Lo cierto es que el partido demócrata está sacudido por una pugna entre dos facciones perfectamente definidas. Mala noticia si quieren enfrentar con éxito la posibilidad de que Trump sea reelecto el año que viene.


Imagen inicial: VK con insumos de Pixabay.

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

8 + 11 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿El padre de Trump nació en Alemania?

¿El padre de Trump nació en Alemania?

INICIO  MAPA  CONTACTO

Por más que se diga, los hechos hablan por sí solos y todos los caminos conducen a Nueva York.

(Abril 9, 2019 – Javier Brassesco). A principios de este mes, Donald Trump afirmó que su padre había nacido en Alemania:

“…Mi padre era alemán ¿correcto? Nació en un hermoso lugar en Alemania…”

No es la primera vez que hace esta afirmación: según Newsweek, esta sería al menos la cuarta ocasión.

Sin embargo, según han demostrado incluso biógrafos de la familia Trump como Gwenda Blair, autora del libro “Los Trump: tres generaciones de constructores y un presidente”, Fred Trump nació en Nueva York y sobre eso no existe ninguna duda.

El obituario del New York Times sobre Fred Trump, del 26 de junio de 1999,

también lo confirma, y curiosamente se cuenta allí que el padre de Trump solía mentir sobre sus orígenes, pues aseguraba que provenía de una familia sueca, no alemana. Esto era para no despertar recelo entre sus clientes judíos.

¿Concebido en Alemania? Puede ser

Blair, consultada por Politifact, abre la posibilidad de que Fred Trump hubiera sido concebido en Alemania: su abuelo, Friedrich Trump, emigró a la edad de 16 años a Estados Unidos en 1885, pero poco antes de que naciera Fred (octubre de 1905) él y su familia volvieron a Alemania por un breve período.

Pero en ningún caso existe la posibilidad de que hubiese nacido en Alemania, como ya han demostrado sus biógrafos y muchos portales de verificación de noticias.

Por qué Trump sigue diciéndolo es un misterio, pero lo cierto es que se trata de una mentira flagrante (consciente o no) por parte del presidente de Estados Unidos.


Imagen inicial: Google Images

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

2 + 13 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Cerrará Trump la frontera con México esta semana?

¿Cerrará Trump la frontera con México esta semana?

INICIO  MAPA  CONTACTO

Donald Trump puede ordenar ese cierre, pero hay muchos obstáculos económicos e incluso legales (el comercio bilateral, el Congreso, la Corte Suprema) para que lo haga.

(Abril 3, 2019 – Javier Brassesco). El pasado viernes el presidente Donald Trump amenazó, a través de su cuenta de Twitter, con cerrar esta semana la frontera con México, o largas secciones de la misma, si su vecino del sur no detiene a los inmigrantes ilegales que se dirigen a Estados Unidos a través de su frontera sur.

Cerrar la frontera entre México y Estados Unidos traería tantos problemas a Trump que la verdad es que creemos que se trata de una bravuconada más que de una amenaza seria.

La frontera entre ambos países ha sido cerrada en algunas ocasiones, pero siempre se trató de medidas puntuales, con muy poca duración en el tiempo: tras la muerte de Kennedy, para evitar el tráfico de cannabis, un caso de secuestro con un agente de una patrulla fronteriza y luego de los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Trump podría invocar la seguridad nacional para hacerlo, pero encontrará muchos problemas legales y es probable que un tribunal le ordene reabrirla con una orden judicial. Para empezar estaría violando principios constitucionales como el libre tránsito a sus propios ciudadanos, o el derecho a reunión pacífica consagrado en la Primera Enmienda.

Seguramente enfrentaría además demandas de parte de compañías estadounidenses que adquieren en México algunas piezas y repuestos (cuando se cerró en septiembre de 2001 muchas compañías estadounidenses de automóviles sufrieron por una fuerte escasez de repuestos, por ejemplo).

Parar de golpe un comercio que diariamente mueve casi dos mil millones de dólares no es algo nada sencillo y tendría muchas repercusiones.

Nuestra validación

En octubre y noviembre del año pasado ya Trump había realizado esta amenaza de cerrar la frontera con México, y creemos que esta vez tampoco pasará de las palabras. Al menos por ahora.

Aunque la cerrara lo más probable es que muy pronto tuviera que reabrirla por una orden judicial, y eso podría ser visto como una derrota para el republicano.

Además que ya este martes Trump parece haberse reconciliado de alguna manera con las autoridades mexicanas, pues a través de un tuit

reconoció que por primera vez en años (o décadas) el gobierno mexicano está deteniendo a muchas personas, provenientes sobre todo de Guatemala, Honduras y El Salvador, en su frontera sur.


Imagen inicial: VK

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

6 + 5 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Jura decir la posverdad y nada más que la posverdad?

¿Jura decir la posverdad y nada más que la posverdad?

INICIO  MAPA  CONTACTO

La «verdad» forjada y creída por autoridad, no por ciencia, que se acepta sin cuestionamiento por fanatismo o conveniencia, es una seria enemiga de la democracia y de las sociedades libres. Un artículo de nuestro Director lo comenta.

(Abril 2, 2019 – Fernando Nunez-Noda). Nuestro «Pequeño Diccionario de Noticias Falsas» dice de «posverdad» que:

(También llamada política “post-factual” o “política post-realidad”) es una cultura política en la que el debate se enmarca [en las] emociones (…) y en [el rechazo a]  las refutaciones fácticas. La posverdad [relega] la verdad a una preocupación de importancia secundaria en relación con la apelación a la emoción. Típica de regímenes, movimientos o líderes autoritarios es un conjunto de contenidos, valores e interpretaciones que no se validan por la ciencia o los hechos forenses, sino por la autoridad de quien las emite.

La posverdad revela muchos aspectos, no solo de la sociedad de masas, sino de las nuevas figuras que ha traído internet. Recordemos qué es: Un conjunto de contenidos, valores e interpretaciones que no se validan por la ciencia o los hechos forenses, sino por la autoridad de quien las emite. Típico de regímenes, movimientos o líderes autoritarios o carismáticos.

Las religiones y movimientos seudoreligiosos han sido pioneros en este creer sin pruebas o incluso con evidencias en contra. El nazismo y el comunismo son dos ejemplos de lavado de cerebro, de adoctrinamiento que transforma al individuo en un dogmático que solo aceptar una verdad, sin siquiera considerar que puede haber alternativas.

Pero ahora la “posverdad” se ha hecho “mainstream”: súbitamente tenemos graduados universitarios creyendo en que la Tierra es plana, que hay una raza reptiliana de alienígenas infiltrados, que ante una verdad científica puede tener valor una “verdad alternativa” sin comprobación forense… ustedes me entienden. ¿No? A mí me cuesta entenderlo también.

Así que he investigado el asunto en decenas de posts y comentarios en blogs, Facebook, Twitter, Reddit y otras redes. Comparto algunos hallazgos.

La conversación en redes sociales rara vez es un intercambio de conocimientos. Casi en su totalidad, un ejercicio de poder, una forma de imponer las ideas propias.

Más de la mitad de las conversaciones revisadas parecen tener una idea fija, una opinión ya formada. Entonces, desde el principio, solo hay una danza de aprobaciones por un lado y refutaciones por otro. El moderador reafirma con los “aliados” y defiende (a veces ofende) a los “rivales”. Rivales de la idea. Por eso suele responden para aleccionar, preguntar como si quisiese aprender y luego refutar las respuestas, no leer a los demás molestanse si no lo leen. Y así. Me cuido de no hacer estas cosas pero algunas veces las he hecho.

El debate merece mejores prácticas

Les diré qué hago para navegar estos mares sin perder el juicio, ni la sonrisa. Ojalá algunos de estos puntos sean útiles para mis queridos lectores:

  • Trato (no es fácil) de no involucrarme emocionalmente en las discusiones y debates. Una cosa es la pasión y el entusiasmo por las ideas. Otra es tomarnos las discusiones como un enfrentamiento personal. Si me dicen: «Es como yo digo» o empiezan con el “ad hominem” (“es que tú”) contesto: «Ok, bien. Voy por un café, con permiso».
  • (Casi) siempre relaciono calidad de información con calidad de decisión. La mayoría prefiere irse por el barranco con una mala decisión basada de una información que le place, que llegar al paraíso con un dato que no le gusta. Eso obedece a la frase que abre este párrafo.
  • Antes de debatir un tema con opositores a mi causa o a mi idea, me doy una vuelta por Google, por la prensa independiente, para dotar a mis argumentos de datos concretos. Es muy diferente decir: “La represión ha provocado un montón de muertos y heridos” que precisar: “La represión ha provocado 39 muertos y más de 750 heridos según el Ministerio Público”. Precisión es credibilidad.
  • Entro en los foros de la gente que adversa mi idea, su causa o su pensamiento. Más de 70% de la gente que participa en airados debates jamás visita los foros o espacios de discusión donde la mayoría piensa distinto. Puede servir para dos cosas: para ver el otro lado de las cosas, cómo piensan los que difieren; pero también para conocer mejor a los rivales en la “batalla de ideas”. Gandhi o Von Bismarck. O ambos. Ustedes deciden.
  • No importa cuánto me tiente insultar a quien me ataca u ofende. Si lo hago pierdo la ventaja, la posición cimera. “Keep your cool”. Que uno mantenga la ecuanimidad, neutralidad y apego a los datos nos da una ventaja ética. (Y los saca de quicio, que solo por eso…).
  • Soy audiovisual o multimedia. Una cosa es decir: “Hay tiburones en South Beach” que reportarlo con fotos o videos anexos.
  • Soy, en la medida de lo posible, multiplataforma. Si tengo algo bueno que decir, mostrar o compartir agoto los espacios: blogs, Facebook, Twitter, Instagram, Whatsapp, Soundcloud, Youtube… No siempre todos, pero siempre a la mano y disponibles.
  • Me cuido de estar hablando con gente real y no con perfiles falsos. No es fácil, quizá la mejor forma es establecer algún tipo de relación a largo plazo. De tanto interactuar, las verdades y las mentiras salen.
  • Tomo en serio la responsabilidad que tenemos con lo cierto, lo científico, lo provechoso. Parte del éxito y la permanencia de la democracia y la libertad dependen de ello.
Resto del artículo

Cuando la verdad es el enemigo

La conversación en redes sociales rara vez es un intercambio de conocimientos. Casi en su totalidad, un ejercicio de poder, una forma de imponer las ideas propias.

Más de la mitad de las conversaciones revisadas parecen tener una idea fija, una opinión ya formada. Entonces, desde el principio, solo hay una danza de aprobaciones por un lado y refutaciones por otro. El moderador reafirma con los “aliados” y defiende (a veces ofende) a los “rivales”. Rivales de la idea. Por eso suele responden para aleccionar, preguntar como si quisiese aprender y luego refutar las respuestas, no leer a los demás molestanse si no lo leen. Y así. Me cuido de no hacer estas cosas pero algunas veces las he hecho.

En ambientes muy polarizados la verdad (sería mejor decir “lo verdadero») es el enemigo. Lo verdadero tensa los nervios porque es irremisible, excepto -por supuesto- cuando nos beneficia o da la razón. Pero estadísticamente lo cierto refuta y contradice la mayoría de las veces, y usualmente en temas sensibles. De modo que hay que eliminarlo, si no, alterarlo, y si se puede, ignorarlo.

Un ejemplo simulado:

-La industria X manipula el producto Y para explotar al país Z.

-La industria X no produce el producto Y y dejó de trabajar en el país Z en 1948.

-Esa es tu opinión, yo pienso distinto.

-Lo dice la BBC en un reportaje de ayer.

-BBC está quebrada y la financian los banqueros suizos.

-Tomó estos datos de un informe de la ONU.

-¿La ONU? ¡Peor! Ésa está en manos de un tal Keyser Söze.

La mayoría de las personas, como decía el General Jessup en la película «A Few Good Men» no «puede manejar la verdad.» Prefiere autoengañarse que tener el brío de vivir con aquello que la contradice o atormenta.

Si la búsqueda de conocimientos casi no existe. El show-off de conocimientos sí.

Sesgos

Hay varios sesgos identificados por la psicología que describen tales conductas. Está, por ejemplo, el “Sesgo de confirmación” que destaca lo que valida una idea pero ignora lo que la desmiente. El “Efecto Dunning Krugger”, que consiste en sentirnos menos seguros mientras más sabemos, en cambio a los ignorantes con actitud les hace creer que saben más. (Ocurre mucho con líderes políticos). O el “Backfire Effect”, que se expresa así: “Mientras más retan nuestras creencias medulares, más nos aferramos a ellas”.

Opinión rima con radicalización
La mayoría (+90%) prefiere moverse exclusivamente en el terreno de las opiniones, no de los datos. Las opiniones son fáciles, moldeables, no requieren mayor investigación, solo el «bully» necesario para transformarlas en proyectiles.

En general, los grupos que se radicalizan en posturas opuestas llegan a parecerse en niveles de autoengaño, agresividad y desvarío. Lo he observado con chavistas y opositores. Igual con seguidores y detractores de Donald Trump. También los pro y anti armas. Lo de «guerra de ideas» no es una metáfora, es el día a día en las redes.

El caso de Trump es emblemático: el fact-checker Politifact encontró que 51% de las declaraciones del candidato y luego el Presidente fue “mayormente falsas” o “completamente falsas”. Lo interesante (y realmente “post-verdadero”) es que eso no ha hecho mella en la credibilidad y apreciación entre sus seguidores.

La emocionalidad sobrepasa a la racionalidad en unos 9 de cada 10 intercambios de una muestra de foros de Facebook que evalué. Equivale a decir que gana el que grite más fuerte.

La posverdad no os hará libres

La posverdad puede doler, por el caos que crea, pero no debe verse como un fenómeno perverso. Después de todo es la consecuencia natural de que la gente común tenga exposiciones similares a las de los medios industriales y profesionales. ¿Por qué publica y transmite la gente en medios masivos digitales? Porque se puede.

Más de 3 mil millones de personas usan al menos una red social. Internet y los dispositivos móviles lo permiten. Son el escenario de la opinión pública y cubren todas las variedades: publicaciones, disertaciones, conversaciones, broadcast, medios… you name it! Hacia internet se ha movido la industria completa de las comunicaciones, o al menos todos los actores tienen un pie allí.

A veces lo falso ocurre por error del emisor o del receptor. Pongo un ejemplo: un líder político con buena intención muestra la foto de una violación de DD.HH. en su país hace un mes. Resulta que la foto es de otro continente hace tres años. Otro ejemplo: una revista satírica hace una extraordinaria imitación de la primera plana de un diario, la gente la comparte como auténtica… no hay mala intención pero sí caos, porque lo falso es esencialmente caos en el sistema informacional público.

Ahora, ocurre que en ocasiones (cada vez más) lo falso se fabrica, a propósito, con una agenda. La guerra por la hegemonía internacional (EEUU., Europa, Rusia, China, el G8, los No Alienados) y las batallas políticas regionales o locales han tomado internet como terreno de batalla para lograr hegemonía o eficiencia en la “guerra ideológica”. En la guerra política.

Se estima la campaña rusa de desinformación en 2016, según revelaciones del fiscal especial Robert Mueller, tuvo un alcance de 126 millones de estadounidense con, al menos, 200 páginas impostoras que llegaron directamente a casi 30 millones de usuarios que hicieron el resto compartiéndolas.

Ya publiqué en esta columna un artículo sobre noticias falsas. Creo que una segunda parte está en orden.


De un artículo de Fernando Nunez-Noda en Univision Noticias. Imagen inicial: FNN.

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

11 + 10 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.