MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

En el marco de la corona mundial de ajedrez, que se define hoy,  parece propicia la oportunidad para hablar de algunos de los mitos más persistentes que rodean al juego ciencia.

Javier Brassesco

(Noviembre 28, 2018). La corona mundial de ajedrez se define hoy. Luego de doce empates en partidas a ritmo clásico entre el campeón mundial Magnus Carlsen y el aspirante Fabiano Caruana,  este miércoles se sabrá si el noruego Carlsen retiene la corona o Caruana se convierte en el primer campeón mundial estadounidense desde Bobby Fischer.

Se disputarán cuatro partidas rápidas (25 minutos por jugador más un incremento de diez segundos por jugada) entre ambos, y en caso de persistir la paridad se jugarán cuatro minimatches de dos partidas a ritmo “blitz” (5 minutos más un incremento de tres segundos por jugada). Si incluso así no se rompe la igualdad entre ambos, todo se decidirá en una partida “armagedon”: cinco minutos para las blancas y cuatro para las negras, pero a las blancas solo les sirve ganar, pues en caso de tablas la victoria será para el que conduzca las piezas negras.

La ocasión parece propicia para hablar de algunos de los mitos más persistentes que rodean al juego ciencia.

Jugar ajedrez te hace más inteligente

El Instituto de Educación del University College londinense realizó una concienzuda investigación en donde comprobó los efectos de enseñar ajedrez a 4 mil niños, tratando de determinar si haber adquirido conocimientos sobre este juego les daba un mejor rendimiento académico.

Los resultados, publicados el año pasado, fueron decepcionantes, y se determinó que el ajedrez no ayuda a un mejor rendimiento en matemáticas, capacidad lectora o ciencia.

Sin embargo, la metodología de este estudio fue cuestionada en gran parte del mundo ajedrecístico, y hay que decir que existen otros estudios más optimistas sobre esta materia.

Pero incluso estos otros estudios hablan de una mejoría muy pequeña en la capacidad cognitiva general.

El propio excampeón mundial Viswanathan Anand lo dijo cuando le preguntaron para qué servía estudiar ajedrez: “Para jugar mejor ajedrez”, fue su respuesta.

El ajedrez no es un deporte

La ajedrecista estadounidense Alexey Root, en el libro Children and Chess, explica que los jugadores que se sientan frente a un tablero en un torneo experimentan una aceleración de las pulsaciones y un aumento de la presión sanguínea similares a la que viven  otros atletas en deportes más físicos.

El buen estado de forma es hoy una condición importantísima para los jugadores de élite, y el campeón Magnus Carlsen es un buen ejemplo de ello: juega fútbol, basketball y tenis. Caruana también juega basketball y tenis y además es escalador aficionado.

Ayuda a evitar el Alzheimer

Aunque es algo que se afirma de manera reiterada, lo cierto es que no existen estudios concluyentes al respecto. Un estudio publicado por ABC News este año concluye que estudiar y jugar ajedrez, así como leer y armar rompecabezas, “podrían” ayudar a prevenir el Alzheimer, y que quienes realizan alguna de estas actividades con frecuencia tienen 2,5 menos probabilidades de contraer esta enfermedad. Sin embargo, no existe un estudio riguroso que vincule  específicamente al ajedrez con la incidencia del alzheimer. Los jugadores de ajedrez suelen esgrimir como prueba que muy pocos ajedrecistas connotados han contraído esta enfermedad, aunque hay algunas excepciones notables, como el ruso Lev Polugaievsky. 

Los jugadores de ajedrez son más inteligentes

Es un mito muy esparcido, pero no hay estudios serios que lo respalden. El problema de raíz con una afirmación semejante es que existen muchos tipos de inteligencia: analítica, matemática, emocional, social, abstracta… Incluso hoy existe un gran debate sobre el concepto de inteligencia, y todos esos tests diseñados para medirla han sido cuestionados.

Caruana sería el tercer campeón mundial estadounidense

Quienes realizan esta afirmación piensan en Paul Morphy (campeón entre 1858 y 1859) y Bobby Fischer (1972-1975) como los primeros campeones mundiales de ajedrez estadounidenses. Pero habría que aclarar que Morphy no fue campeón del mundo oficial, pues existe el consenso en el mundo del ajedrez que el primero que ostentó este título de manera oficial fue el austríaco Wilhelm Stenitz a partir de 1886. Bobby Fischer fue el primer campeón mundial de ajedrez, y Caruana, en caso de imponerse a Carlsen, sería el segundo.

Los ajedrecistas tienen problemas para relacionarse socialmente

Como en cualquier ambiente, entre los ajedrecistas hay de todo. Una vez le preguntaron a Caruana de qué carecían los ajedrecistas su respuesta fue: “capacidad de relacionarse socialmente” (“social skills”). Pero de nuevo: no hay estudios que avalen esta afirmación. Y también hay connotados ajedrecistas y divulgadores muy carismáticos y extrovertidos como el estadounidense Yasser Seirawan o la húngara Judith Polgar, la mujer que ha llegado a lo más alto en este deporte.

Los ajedrecistas tienen una gran memoria

Muchos jugadores de ajedrez son capaces de jugar simultáneamente con varios contrincantes a la ciega, esto es, sin ver los tableros. También son capaces de recordar cientos de variantes y aperturas. Se dice entonces que tienen una gran memoria. Pero no es exacto: lo que pasa es que están familiarizados con configuraciones de piezas, patrones de posiciones, estructuras de piezas y las 64 casillas (que conocen según su ubicación según la fila y la columna que ocupan: h1, g3, b7…).


Imagen inicial: Pixabay.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

2 + 6 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Comentario de Facebook