fbpx
¿Se conocerán las pruebas del caso del Capitán Acosta Arévalo?

¿Se conocerán las pruebas del caso del Capitán Acosta Arévalo?

Probable. A menos que se filtren, pruebas forenses específicas del caso jamás serán presentadas por el Ministerio Público de un régimen con un récord de Derechos Humanos como el de Nicolás Maduro. Los indicios dejan poco espacio a dudas de que el capitán Acosta Arévalo fue torturado hasta la muerte. Pero en un país con opacidad procesal y justicia controlada desde el partido de Maduro, no hay posibilidad de que tales evidencias sean debidamente presentadas. La K amarilla representa la posibilidad de que tales pruebas aparezcan por caminos extraoficiales.

Actualización de Julio 2, 2019 – 9:45 am EST: Sobre el punto de las pruebas forenses de la muerte del Capitán Acosta Arévalo, la periodista Ibéyice Pacheco publicó un tuit:

Y luego un hilo que proporciona más detalles:

1. El caso del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo está registrado como el 242-19. La autopsia la hizo en la madrugada de su ingreso la supuesta anatomopatóloga Yannuacelis Cruz. El cuerpo se encuentra en una cava aparte, separado de otros que están en la morgue. Voy con hilo.

2. La orden es solo dar acceso a enviados del Ministerio Público. Hasta esta tarde ningún Fiscal había acudido por el caso a la morgue. Hay desconcierto y miedo en esa instalación.

3. La evaluación macroscópica, a simple vista, del cuerpo del capitán, muestra un gran morado en uno de sus hombros que probablemente sea una luxación. Típica lesión de un cuerpo que ha sido guindado. También es evidente una importante lesión en su nariz.

4. En la morgue se comenta que están demorando al máximo la entrega del capitán para que el cuerpo se descomponga y lograr ocultar así, la cantidad de hematomas que tiene.

5. Evidentemente este proceso se está llevando a cabo bajo las instrucciones de los mismos responsables de este crimen. No hay dudas de que el capitán fue torturado. Mensaje para

Vea el hilo original de Ibéyice Pacheco

La plataforma de tortura

La periodista Sebastiana Barráez publicó en Infobae un artículo en el que explica cómo funciona el aparato represor que tortura prisioneros políticos:

En la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) se fue imponiendo desde hace tiempo, pero con mayor énfasis durante 2018 y lo que va del 2019, una estructura de poder para liquidar, por vía física pero sobre todo psicológica, a quienes caen detenidos por sospechas de conspiración. No son cubanos, son militares y policías venezolanos quienes lo hacen.

.

El Jefe de la DGCIM es el mayor general (Ej) Iván Hernández Dala, que ha tenido una acelerada carrera de ascenso en la Fuerza Armada como hombre de confianza de Nicolás Maduro, no sólo como jefe de Contrainteligencia Militar sino de la Guardia de Honor Presidencial.

.

La juez a través de subterfugios hace que los imputados sean asistidos por defensores públicos militares que por supuesto nunca los defienden, porque obedecen a sus jefes superiores.

.

El otro elemento a considerar es un grupo de médicos forenses del Hospital de El Llanito, quienes se limitan a firmar las certificaciones sobre la situación de salud de los detenidos. Ellos omiten las marcas, moretones, golpes, heridas y cicatrices recientes de los militares presos.

Lea el resto del artículo en Infobae

(Julio 1, 2019 – Javier Brassesco / Fernando Nunez-Noda). El capitán de navío Rafael Acosta Arévalo fue detenido por las fuerzas de seguridad del régimen de Nicolás Maduro el 21 de junio junto a otros tres militares y dos policías judiciales, acusados de estar involucrados en un complot para asesinar a Maduro y otros altos funcionarios.

El activista Alonso Medina Roa, miembro del equipo de defensa de este grupo de militares, informó que Acosta murió en la madrugada del viernes, y que en su última aparición pública ante un tribunal militar estaba en silla de ruedas, con dificultades para hablar, el cuerpo lleno de marcas, las uñas con sangre y los ojos morados de tantas torturas que había recibido.

Su estado era tal que una juez militar ordenó que lo trasladasen a un hospital, y fue llevado a uno que está dentro del Fuerte Tiuna (una instalación militar en la capital), donde murió.

Por parte del régimen de Maduro hubo en principio un hermetismo total sobre este caso, y finalmente se pronunció el ministro de información Jorge Rodríguez el sábado por la noche, afirmando que el Ministerio Público realizaría una investigación sobre este “lamentable suceso”.

El propio Rodríguez había presentado el miércoles 26 un video en el que supuestamente (pues el mismo no pudo ser verificado de forma independiente) aparecía Acosta discutiendo un golpe de Estado en una llamada grupal.

De BBC

Hay un reporte sobre sus últimos momentos:

El pasado 29 de junio, Pérez recurría otra vez a las redes sociales para exigir al gobierno una «fe de vida» de su esposo. «Ni nos han confirmado dónde está detenido. Tememos por su integridad física», escribió en Twitter.

.

Según contaría luego a Angola, Acosta había sido presentado el viernes ante una corte: «Estaba sumamente golpeado, en silla de ruedas, no podía hablar, nada. No se valía por sí mismo».

.

«La jueza vio el estado en que estaba, lo llevaron al hospitalito allá en el Fuerte Tiuna (Caracas)», afirmó. «Tanto lo torturaron que lo mataron».

.

Según dijo en un comunicado la Coalición por los Derechos Humanos y la Democracia, cuando el capitán acudió a la corte estaba «en silla de ruedas, con la mirada absolutamente perdida y con evidentes signos de fuertes torturas».

.

Según esta ONG, su condición «era tal que le era prácticamente imposible hablar, solo pudo pedirle ‘auxilio’ a su abogado defensor, también se denunció que no tenía coordinación motora y no podía levantarse de la silla».

Su abogado, Alonso Medina Roa, quien confirmó su muerte informó por Twitter el 29 de junio que su fallecimiento fue “producto de las salvajes torturas de las que fue víctima. Estas conductas las venimos denunciando, pero la complicidad de las instituciones permitió que llegáramos a ese extremo”.

Carla Angola, de EVTV, entrevistó a Waleska Acosta la esposa del capitán, quien apoyó la versión de muerte por maltrato físico producto de tortura:


Waleska Pérez, esposa del capitán, pidió este lunes en Twitter «apoyo internacional» para realizar un «examen forense independiente de la ONU» para determinar la causa de muerte de Acosta.

 

Nuestra validación

Así como las pruebas que presentó Rodríguez no pudieron verificarse, tampoco existe ninguna garantía de que el Ministerio Público, órgano afecto al oficialismo y con un fiscal general -Tarek William Saab- que fue impuesto por una Asamblea Constituyente sin legitimidad, realice investigación alguna. Cuando el concejal Fernando Albán murió en octubre del año pasado mientras estaba bajo custodia de funcionarios militares, también se prometió una investigación, pero más nunca se volvió a tocar el tema. Hay algo que no tiene discusión: el capitán Rafael Acosta Arévalo murió cuando estaba en custodia del régimen. Ergo, fue asesinado y seguramente de forma brutal tras ser sistemáticamente torturado. El estado en el que se presentó  el 28 de junio no dejaba lugar a dudas del maltrato recibido.

Y mientras este militar era torturado, Maduro estaba reunido con la alta comisionada de la ONU para Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien declaró al concluir esta reunión que había acordado con el régimen venezolano evaluar medidas para prevenir torturas.


Imagen inicial: Google Images.

Noticias Relacionadas

Artículos Relacionados


¿Tiene información sobre esta noticia?

8 + 13 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.