¿Estamos ante el fin de la era de la televisión?

¿Estamos ante el fin de la era de la televisión?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

En 2019 se estima que la televisión por broadcast sea superada en audiencia por la TV IP (por internet) en los EE.UU y en la mayoría de los países desarrollados. El Director de VerifiKado lo explica en este artículo republicado de su columna en Univision.

Fernando Nunez-Noda
Publicado en su columna de Univision

“Primero inventaron el cine mudo, luego el cine sonoro, luego el cine en colores…
Si siguen así, un día de estos inventan el teatro”.

Jacinto Benavente, dramaturgo español (1866-1954)

La televisión por antena o cable ha sido la fuerza dominante en el entretenimiento casero por al menos los últimos 60 años. Integró el cine, la fotografía, el sonido, el teatro en un solo tubo y le agregó la transmisión audiovisual de eventos en vivo.

Pero la TV del siglo XX se consumía en un solo tipo de aparato: un televisor (TV set) y recibía la señal por antena, por cable, permitía grabar, proyectar, pero la infraestructura era aparatosa, distinta y separada para cada formato.

Hasta que llegaron la computación personal e internet a cambiarlo todo con su computabilidad, ubicuidad, integración, movilidad y carácter multicanal.

Ocurrió, pues, una disrupción en el hogar del estadounidense promedio y, por extensión progresiva, del mundo desarrollado: los padres con su TV por cable y los hijos con una mayor variedad de dispositivos y servicios, todos por internet.

Pero ¿cómo se compara el alcance de internet con el de la TV?  Statista nos contesta en un reporte muy esclarecedor:

Con un promedio de casi 8 horas por día, las personas de todo el mundo dedican más tiempo a consumir medios que nunca. Eso es según datos publicados recientemente por Zenith, que también señala una tendencia interesante en el consumo de medios.

 

Durante décadas, la televisión fue el número uno indiscutible en términos de uso diario de medios, y todavía lo es.  Sin embargo, como el consumo de internet (tanto móvil como de escritorio) ha aumentado considerablemente en la última década, parece que el reinado de la TV pronto podría llegar a su fin”.

La brecha internet-televisión fue de 27 minutos en 2017 y las estimaciones para 2018 la ven reducirse a 13 minutos (casi la mitad) y “desaparecer por completo en 2019”.

Hasta el punto de que el gasto en publicidad en la web y móviles superó por primera vez al de publicidad televisiva el año pasado. Y la “regla de oro” es que quien tiene el oro pone la regla y ése parece ser internet.

 

El abismo generacional

No solo internet ha provocado cambios impensables hace unas pocas décadas, los ‘millenials’ (nacidos a partir de 1981) han impuesto sus patrones de consumo mediático. El más reciente Informe Total de Audiencia de Nielsen, en EE.UU., señala que:

En promedio, los mayores de 18 años pasan casi cinco horas al día viendo la televisión vs dos horas y 20 minutos interactuando con su teléfono inteligente en un día normal.

“Según los hallazgos de Nielsen (…) mientras que los mayores de 50 años pasan más de seis (entre 50 y 64) y siete horas (mayores de 65) al día frente al televisor, los jóvenes ven significativamente menos televisión”. Es decir: De 35 a 49 años ven 4 horas promedio y los de 18 a 34 mucho menos: 2:17 horas.

 

Nielsen reconoce que la permanencia en casa de muchos “senior citizens” (sobre todo jubilados) hace que dispongan de más tiempo para ver televisión, pero en el caso de los jóvenes el déficit no es por tiempo en casa sino por el uso de servicios de transmisión como Netflix y Amazon Prime Video”.

Esto es compatible con los resultados de 2017, que confirmaron la disminución del consumo de TV en el segmento de 18 y 24 años entre 2011 y 2017.

 

¿Y el futuro?

Pues me atrevo a vislumbrar (algunos elementos de) un futuro posible:

  • La televisión tal cual la conocemos desaparecerá en los países desarrollados, aunque tendrá todavía larga vida en los países más pobres.
  • Los servicios de cable, ya plenamente digitalizados, se “nexflixarán”. Es decir, se transformarán en ecosistemas donde los canales son apps de una especie de sistema operativo.
  • La televisión será multipantalla, siempre que sea digital.
  • Habrá más elementos “sociales” en estas pantallas, por ejemplo, espacios para comentar, compartir, etiquetar, poner puntajes o hacer anotaciones.
  • Se incorporarán entradas de datos a algunos aspectos de la acción en movimiento, por ejemplo, en un juego de beisbol hacemos clic o pulsamos sobre un jugador y se abre un menú (datos personales, promedio en la temporada, highlights) o, en una película, clic en una actriz (vemos, marcamos o nos enviamos su biografía o cinematografía).
  • El “multicast” (por ejemplo, cambiar el idioma de un programa, si está disponible) será la norma.
  • Habrá programas configurables, ello es, con distintos desarrollos, como juegos de video.
  • La TV 3D será una realidad, pero falta todavía.
  • La inmersión 3D será posible con los headsets adecuados.
  • En algún momento en los próximos 20 años, la TV se saldrá de las pantallas (así como toda la interacción de internet) y saltará a superficies debidamente preparadas y conectadas como paredes, mesas, pisos, ropa…
  • Habrá proyección 3D, es decir, programas selectos que, con el debido aparato, podrán verse en espacios con 360° de visualización e incluso participación del espectador. Y así, quizá se cumpla en serio la irónica predicción de Benavente al principio de este artículo.

Imagen inicial: Pixabay.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

9 + 12 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.