Algunas leyendas urbanas sobre el 11 de septiembre de 2001

Algunas leyendas urbanas sobre el 11 de septiembre de 2001

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 cambiaron la historia contemporánea y el alma misma de Estados Unidos. No es extraño que un evento tan trascendente no esté rodeado de innumerables mitos y leyendas urbanas que todavía hoy son creídas y discutidas.

Aquí les ofrecemos algunas que rodaron a partir de entonces, algunas desmontadas y otras resistentes al factchecking. 

(Septiembre 11, 2018). A 17 años del suceso que partió en dos la historia de EE.UU. y, en buena medida, del mundo, el 11 de septiembre ha sido fuente inagotable de noticias, opiniones, tópico de discusión… pero también de multitud de mitos, concepciones erradas o leyendas urbanas que han poblado el imaginario popular. Aquí dejamos algunas de las más resonantes, polémicas e inclus absurdas:

El ataque al Pentágono fue autoinfligido 

Fuente: Snopes

Vista aérea del punto del Pentágono impactado por uno de los aviones. Foto: Wikicommons.

Afirmación: Estados Unidos organizó el ataque aéreo contra el Pentágono.

Origen: “El autor francés Thierry Meyssan, quien propone la teoría en su libro “The Frightening Fraud”, afirma que el ataque al Pentágono fue obra del ejército de los EE. UU.

¿Por qué es falsa?: El terreno principal para el caso de Meyssan fue que solo el exterior del edificio fue dañado, pero CNN demostró que esto no era cierto, con fotografías y filmaciones que detallaban el daño interno.


Un turista fue fotografiado en la plataforma de observación de una de las torres y atrás se ve uno de los aviones a punto de impactarla.

Fuente: Snopes

Hecho: Circuló posterior a 2001 la foto de un turista en el tope de un de las Torres Gemelas y detrás un avión enfilando justamente hacia esa torre. Se distribuyó como “una de las fotos más espectaculares jamás tomadas”.

¿Por qué es falso?: Snopes la desmonta así:

Varios errores logísticos demostraron que es sospechoso más allá de la credibilidad:

  • El 11 de septiembre fue un día cálido y soleado al final del verano, no el tipo de clima en el que un turista hubiera sido vestido con un abrigo y un sombrero de invierno.
  • El avión que se muestra en la imagen se acerca desde el norte y, por lo tanto, habría sido el avión que impactó contra la torre norte del World Trade Center (WTC1), pero el WTC1 no tenía una plataforma de observación al aire libre. La torre sur (WTC2) incluía una plataforma de observación interior en el piso 107 y una terraza exterior sobre el piso 110, pero el WTC1 solo albergaba Windows on the World, un restaurante interior con una magnífica vista de la ciudad pero sin terraza exterior.
  • El horario de funcionamiento en septiembre para los observatorios WTC2 fue a las 9:30 a.m. a las 9:30 P.M., lo que significa que abrieron demasiado tarde para que un turista haya estado presente en uno de ellos el 11 de septiembre antes de que el primer avión llegara al WTC a las 8:49 A.M.
  • El avión que se muestra es un Boeing 757 que lleva las marcas de la American Airlines, pero el Vuelo 11, el único vuelo estadounidense que se estrelló contra el World Trade Center, era un 767. (El 767 es un avión de fuselaje ancho, el 757 es un body craft. Esta fotografía en Airliners.net, de la que probablemente se tomó la imagen del avión utilizado aquí, es de un Boeing 757.)

Oliver North advirtió sobre Osama bin Laden en 1987.

Fuente: Snopes

Origen: “En 1987 el Teniente Coronel Oliver North fue protagonista de las Audiencias televisadas ante el Comitédel Senado sobre Asistencia Militar Secreta a Irán y a la Oposición Nicaragüense y el Comité de la Cámara para Investigar Transacciones de Armas encubiertas con Irán (mejor conocidas como las “audiencias Irán-Contras”), por las que el Congreso quería determinar si la administración Reagan había vendido armas secreta e ilegalmente a Irán.” Hubo una polémica por un sistema de seguridad (de $16K) que North recibió de regalo y él “insistió en que necesitaba el sistema de seguridad porque el gobierno no había proporcionado una protección adecuada contra los terroristas internacionales para él y su familia.” La leyenda urbana posterior identificó este terrorista con ¿quién más? Osama bin Laden.

¿Por qué es falsa?: “El terrorista North mencionado en su testimonio no era Osama bin Laden. Bin Laden era conocido en el mundo occidental de 1987, no como un “terrorista” sino como uno de los “luchadores por la libertad” respaldados por los EE. UU. que participaron en la guerra contra la ocupación soviética de Afganistán. No se cree que el odio de Osama bin Laden hacia los Estados Unidos y su conversión a un estatus de “terrorista” se haya producido hasta la Guerra del Golfo de 1990-91.

Oliver North (…) afirmó que las amenazas contra su vida habían sido hechas por el terrorista Abu Nidal quien, según sus palabras, era para entonces “el asesino principal en el mundo de hoy. Él es un asesino brutal.”

La conspiración judía.

Fuente: The Guardian

Afirmación: Israel estaba detrás de los ataques del World Trade Center y se advirtió a los judíos que no se presentaran a trabajar.

Fuente: Una historia en un periódico israelí que decía que miles de judíos habían sido asesinados, y que se retractó al día siguiente. Esto fue ampliamente interpretado en el Medio Oriente como una filtración inadvertida de que los judíos en el World Trade Center recibieron una advertencia. El 17 de septiembre, la televisión al-Manar de Líbano afirmó que ésta era una prueba que vinculaba los ataques con el estado de Israel.

¿Por qué es falso?: A través de transmisiones de video, Osama bin Laden se atribuyó la responsabilidad de los ataques. No hubo advertencia. No hay evidencia de ninguna participación de nadie más que Al Qaeda y grupos asociados. Muchos judíos estaban entre los asesinados.


Osama bin Laden era dueño de una importante marca de jugos y de un banco en California.

Fuente: The Guardian

Afirmación 1:  “Osama bin Laden es dueño de los refrescos marca Snapple. En el New York Post se informó que algunos productos de refrescos Snapple fueron distribuidos en Arabia Saudita por una empresa que tenía una inversión del Saudi Binladin Group. Luego de la decisión de Snapple de cortar todos los enlaces con la compañía de distribución, se corrió el rumor de que Osama bin Laden era dueño de Snapple.”

¿Por qué es falsa?: Tan extendido fue este rumor que el director ejecutivo de Snapple, Michael Weinstein, emitió una declaración que lo negaba.”

Afirmación 2: “Osama bin Laden es dueño de Citibank, una de las instituciones financieras más grandes del mundo.” Eso circuló en centenares de websites posterior a 2001. Se cree que el rumor comenzó cuando se supo que el príncipe saudita Alwaleed bin Talal tenía un 4,8% de las acciones de Citibank.

¿Por qué es falso?: Talal no tiene ninguna conexión con bin Laden o cualquier otro grupo terrorista.”

Por otro lado, Citibank es una empresa de capital abierto, de modo que sabría si bin Laden fue accionista directo o a través de testaferros o representantes. Hubiera sido un escándalo de grandes proporciones.


En varias fotografías de las Torres incendiadas se ve el rostro de Satanás en el humo que se eleva.

 

Fuente: Snopes

Hecho: Algunas imágenes del incendio del World Trade Center revelan la cara de Satanás.

¿Por qué son falsas?: “Las imágenes anteriores provienen, respectivamente, de la cobertura televisiva de CNN y una foto del fotógrafo independiente Mark D. Phillips (que posteriormente vendió su fotografía a Associated Press) mientras las torres del World Trade Center de Nueva York ardían tras el ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001. Ninguno de los dos la imagen fue manipulada.

“Encontrar imágenes demoníacas en fotografías y otras representaciones visuales, especialmente aquellas que representan escenas de muerte y desastre, es un comportamiento humano ancestral empleado para atribuir catástrofes a fuerzas del mal que escapan a nuestro control, o (como en el siguiente ejemplo) para echarle la culpa a un objetivo de elección (en lugar de los perpetradores reales).

Pareidol es el término técnico para nuestra inclinación a encontrar imágenes específicas en medio de la aleatoriedad. Del mismo modo que las personas ven todo tipo de imágenes en las nubes, los espectadores pueden encontrar desde una simple bola de humo hasta la cara del propio Satanás en este tipo de imágenes. Pero, ¿realmente necesitamos encontrar el rostro del diablo aquí para saber que el mal estaba detrás de los eventos representados?”

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

12 + 1 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Quién es el funcionario de alto rango  que enfureció a Trump?

¿Quién es el funcionario de alto rango que enfureció a Trump?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Muchos sospechosos ¿habituales? pero pocos indicios firmes de que pueda ser del círculo más cercano o de algún outsider. El caso es que la búsqueda sigue y las quinielas engordan por acertar quién fue el informante que le dio el polémico material a The New York Times.

Por los momentos, la K amarilla indica que no hay razones para apuntar el dedo hacia este o aquel personaje del entorno presidencial.

Javier Brassesco

(Septiembre 11, 2018). Un funcionario de alto rango de la administración Trump escribió hace cinco días y en condición de anonimato un artículo en el New York Times que enfureció al presidente, quien exigió al diario que revelara la identidad de este misterioso personaje, hoy mismo el más buscado por el propio gobierno.

Incluso pidió a Jeff Sessions, fiscal general, que investigue quién escribió ese incendiario artículo, que ha sido calificado por Steve Bannon, ex funcionario de la administración Trump, como la prueba de un golpe de Estado en contra del presidente.

Se han lanzado todo tipo de teorías en cuanto a quién puede ser este “alto funcionario” (la única pista dada por el diario), y de las sospechas no escapa ni siquiera el vicepresidente Mike Pence, aunque éste ha hecho y dicho todo lo posible para deslindarse de esta posibilidad

No existe una definición precisa de lo que es un “alto funcionario”, y las posibilidades son muy grandes. Lo que sí está claro es que no debe tratarse de un burócrata de rango medio, pues es improbable que el NYT publicase algo tan grave si parte de un funcionario de peso en la administración.

La lista es larga. Pasen y vean

Mike Pence. Como dijimos, ni siquiera el vicepresidente está fuera de sospecha, al menos no para los analistas. Se resalta el hecho de que Pence defendió a Sessions cuando Trump atacó a este último por no poner fin de una vez a la investigación sobre la colusión entre el equipo de campaña de Trump y Rusia para interferir en las elecciones presidenciales de 2016. Aparte de ese, muy pocos otros puntos de desencuentro han existido entre Trump y su vicepresidente. Entre las pistas que vincularían a Pence con el artículo existe una palabra a veces utilizada por él y que aparece en dicho texto: “lodestar” (estrella polar, literalmente, pero utilizada cuando se quiere hablar de un punto de referencia).

James Mattis. En el libro que el periodista Bob Woodward (conocido por destapar en los 70 el escándalo de Watergate junto a su colega Carl Bernstein) escribió sobre la administración Trump se revela que el secretario de Defensa estaría muy inconforme con el desempeño de Trump al frente de la presidencia, y que llega a afirmar que su jefe tiene el nivel de entendimiento de un niño de quinto o sexto grado.

John Kelly. En el mencionado libro, el jefe de gabinete llega a llamar “idiota”y “desquiciado” a Trump (entre otras cosas), lo que le convierte en uno de los principales sospechosos.

Kellyanne Conway. Jefa de campaña de Trump y hoy una de sus principales asesoras, ha sido señalada como la culpable de que la versión del presidente no aparezca en el referido libro de Woodward (el periodista le pidió una entrevista con el presidente pero la misma nunca tuvo lugar, cosa que Trump lamenta). Además su esposo, el conocido abogado George Conway, es un acérrimo crítico de Trump.

Don McGahn. Consejero y asistente de Trump, tiene sus días contados en la Casa Blanca, y por eso algunos analistas lo han señalado. Por eso y porque ha sido una de las personas que más ha entrevistado el fiscal especial Robert Mueller, quien dirige la investigación sobre Rusia. McGahn conoce bien los intríngulis de esta administración.

Dan Coats. El director de Inteligencia se mostró molesto por la decisión de Trump de reunirse a solas con Putin en julio, solo con la presencia de traductores, pues consideró que podía ponerse en peligro la seguridad nacional. Precisamente la “seguridad nacional” fue invocada en el misterioso texto como un motivo de fuerza mayor para oponerse a las decisiones de Trump. Coats ha señalado además que la interferencia rusa en las elecciones de 2016 es “innegable”.

Jeff Sessions. Como dijimos, Trump instruyó a Sessions para que exija al New York Times que revele la identidad de este misterioso funcionario. Pero el propio fiscal general figura entre los sospechosos.  Sessions es uno de los funcionarios que más ha tenido que recibir críticas e insultos del presidente, sobre todo por su decisión de inhibirse de supervisar la investigación sobre la posible colusión con Rusia hace ya más de un año.

Kirstjen Nielsen. La secretaria del Departamento de Seguridad Nacional estuvo muy cerca de dimitir el pasado mayo cuando Trump le reclamó por la falta de resultados a la hora de impedir la entrada ilegal de indocumentados a Estados Unidos. ¿Qué medio filtró esta noticia entonces? Pues el New York Times.

Nikki Haley. Durante la campaña por la nominación republicana, la hoy embajadora de Estados Unidos en la ONU fue una de las principales detractoras de Trump. Su nombramiento el 25 de enero de 2018 fue muy sorpresivo, y desde entonces incluso se le ha ligado sentimentalmente al presidente.

 


Imagen inicial: VK.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

14 + 15 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.