¿Sufre Trump un “golpe de Estado administrativo”?

¿Sufre Trump un “golpe de Estado administrativo”?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Hay demasiado prestigio en juego para que Bob Woodward, con su nuevo libro y The New York Times, publicando la carta de un funcionario de la Casa Blanca bajo anonimato, se arriesguen a difundir información falsa.

Nuestra K verde no significa que damos por hecho que hay caos administrativo en la Casa Blanca sino que: a) Woodward recibió esas impresiones de las fuentes que cita en su libro, incluso las de segundo grado (las que dicen que otro dijo) y b) La fuente anónima cuya carta publicó The New York Times está verificada por esa publicación. Esto hace la posibilidad de un metafórico “golpe de Estado administrativo” mucho más plausible.

(Septiembre 6, 2018). En el libro que el veterano periodista Bob Woodward escribió sobre Trump (saldrá a la venta el 11 de septiembre, pero ya CNN adelantó parte del mismo), se dice que gente dentro del propio gobierno le está propinando al presidente lo que define como un “golpe de Estado administrativo”.

En aras de la seguridad nacional (que muchos en su entorno creen que se pone en peligro con algunas decisiones de Trump) burlan sus órdenes e incluso le esconden documentos para cambiar o retrasar sus decisiones.

Este miércoles el New York times tomó una decisión que no es usual en el diario estadounidense: publicó una carta anónima de un funcionario del gobierno de Trump que confirma lo que dice Woodward y asegura que él mismo forma parte de lo que denomina “la resistencia”, aunque  aclara que no tiene que ver con la tradicional resistencia de izquierda: “Queremos que el gobierno tenga éxito y pensamos que muchas de sus políticas han convertido a Estados Unidos en un país más seguro y más próspero. No obstante, nuestro primer deber es con nuestro país, y también creemos que el presidente continúa actuando de una manera perjudicial para la salud del mismo”.

No se trata, según queda claro en la carta, de los esfuerzos solitarios de un idealista, pues allí se afirma que “muchos funcionarios designados por Trump nos hemos comprometido a hacer lo que esté a nuestro alcance para preservar nuestras instituciones democráticas y al mismo tiempo frustrar los impulsos más erróneos de Trump hasta que deje el cargo”.

Se dice que la raíz del problema es la “amoralidad” del presidente, y que aunque fue electo como republicano, no muestra aprecio por los valores de ese partido como libertad de pensamiento, libertad de mercado y personas libres. También critica la afirmación de Trump de que la prensa es “el enemigo del pueblo”.

Otro punto en el que coincide lo escrito por Woodward con lo que afirma este funcionario es que la conducta “errática” de Trump es la causa de mucha exasperación en su entorno más cercano, pues nadie sabe a qué atenerse con un presidente que cambia de opinión de un momento al otro.

Trata de tranquilizar al pueblo estadounidense diciendo que ellos saben lo que está ocurriendo y tratan de hacer lo correcto aun cuando Trump no lo haga. “Hay adultos a cargo”, dice.

Nuestra validación

El libro de Woodward aún no ha sido publicado y solo se puede opinar tomando como insumo lo que CNN decidió adelantar. Pero lo que allí se afirma es perturbador y muestra a un presidente que es enfrentado por parte de un grupo de colaboradores que él mismo designó.

Ni qué decir que Bob Woodward es de los periodistas más respetados y con una trayectoria más impecable en todo Estados Unidos: ganador de dos Pulitzer, ha escrito libros sobre ocho presidentes y sus investigaciones hicieron caer a uno (Nixon). Él asegura que tiene grabaciones y respaldo de todo lo que afirma en su libro, que allí no hay prácticamente nada que no esté sustentado. Y si a alguien se le puede creer cuando afirma eso es a Bob Woodward.

También el New York Times es uno de los periódicos más serios de ese país, y asegura que tomó la decisión (inusual y en contra de la línea editorial del propio medio) de publicar esa carta anónima por pedido del propio autor, un funcionario de alto rango cuya identidad es conocida por el diario. Y lo hizo luego de muchas investigaciones para corroborar que lo que allí se cuenta es cierto. El New York Times se está jugando su credibilidad y trayectoria, que no es poca cosa, haciendo pública esa carta sin firma.

Creemos que tanto lo que describe Woodward como lo que se relata en esa carta del New York Times es cierto: dentro del propio equipo de Trump se ha formado un grupo (qué tan numeroso es algo que todavía no puede saberse a ciencia cierta) que no está de acuerdo con muchas de sus decisiones y de su manera de conducirse y que por lo tanto se ha dedicado a sabotear muchas de las decisiones que, consideran ellos, ponen en peligro la seguridad de Estados Unidos.

 


Imagen inicial: Pixabay.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

11 + 11 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Se ha descubierto qué arma se usó el ataque sónico a la Embajada de EE.UU. en Cuba?

¿Se ha descubierto qué arma se usó el ataque sónico a la Embajada de EE.UU. en Cuba?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Nuestra validación es que la posibilidad de microondas es la más plausible, aunque no definitiva. 70 puntos, esa K amarilla está muy cerca del umbral hacia la certeza (75) y tiene tendencia al alza. Falta todavía un pronunciamiento concluyente y consensual de los científicos. 

(Septiembre 6, 2018). El de la Embajada estadounidense en Cuba en uno de los casos más extraños y misteriosos de los últimos años. En julio de 2015 se (re)inauguró el servicio diplomático en la isla antillana, una iniciativa de la Administración Obama.

Pero en 2016 comenzó a ocurrir una cadena de eventos que los observadores y científicos: el staff de la embajada y sus familiares comenzaron a mostrar síntomas muy extraños, como dolores de cabeza, mareos e insomnio. ¿La causa? Sonidos de alta frecuencia, difíciles de describir, una especie de “sonidos agudos, como zumbidos, zumbidos o pulido de metales”, como reporta LIve Science.

La causa de estos síntomas ha desconcertado a los expertos durante más de un año, pero ahora, las secretas “armas de microondas” están emergiendo como las principales sospechosas, según The New York Times. El problema es que, aunque todos están de acuerdo en que las microondas, extrañamente, pueden hacer que la gente escuche sonidos, dista mucho de estar resuelto si podrían causar el tipo de daño experimentado por los estadounidenses en Cuba.

 

“No está ni siquiera cerca de una teoría plausible”, dijo Kenneth Foster, profesor de bioingeniería en la Universidad de Pensilvania.

 

En marzo de 2018 un estudio, hecho a 21 de los 24 individuos que se creen expuestos a los sonidos, confirmó síntomas como problemas de balance, jaquecas, pérdida de la audición, de sueño y de concentración.

Ha habido una larga lista de posibles culpables, desde “armas sónicas hasta histeria masiva”. El FBI, incluso, consideró la posibilidad del efecto de ciertos insectos (cicadas u otros).

..

¿Qué piensan los expertos?

Explican en Live Science:

Sin embargo, varios científicos piensan que las microondas son las más probables culpables. El caso, como sostiene el investigador bioelectromagnético James Lin, profesor emérito de la Universidad de Illinois en Chicago, se basa en el descubrimiento de 1961 de que las personas pueden oír las microondas.
..

(…) La gente puede escuchar microondas que se enfocan en un rayo y pulsan rápidamente, un fenómeno descubierto en 1961 por un biólogo llamado Allan Frey. Funciona así: cada pequeño pulso de microondas, que dura 10 microsegundos más o menos, golpea los tejidos de la cabeza y los calienta en una cantidad infinitesimal, alrededor de una millonésima de grado Celsius. Los científicos han calculado matemáticamente este número, en lugar de medirlo directamente.

..

Estos micropulsos son bastante diferentes de las ondas casi continuas que calientan los alimentos en un horno de microondas, dijo. El cambio de temperatura extremadamente rápido, pero muy rápido que generan, expande el agua en los tejidos de la cabeza lo suficiente como para generar vibraciones, una onda acústica. Esta onda acústica viaja a través del tejido blando hacia el hueso más denso, que transmite la onda al oído interno. A partir de ahí, la onda de sonido se transforma en un impulso nervioso, de la misma manera que los sonidos acústicos típicos.

..

(…) Lin dijo que un haz de microondas lo suficientemente intenso, enfocado por un plato de radar, podría generar una onda acústica dentro de la cabeza lo suficientemente grande como para dañar el tejido cerebral o el oído interno.

....

“Para mí, en base a toda la información reportada, no creo que haya otra manera de que pueda suceder”, dijo Lin. “Las personas están en la misma habitación, [y] algunas personas no lo escuchan, algunas personas lo escuchan. ¿Cómo lo atacaría? Tiene que ser un rayo de microondas”.

No obstante

Señala Kenneth Foster:

“Tendría que aumentar la intensidad de cualquier cosa que haya experimentado con siete u ocho órdenes de magnitud, y luego el sujeto se convertiría en humo”, dijo Foster, quien investigó la posibilidad de que las armas de microondas comenzaran en la Marina de EE. UU. en los 1970s. El calor generado por los pulsos de microondas sería simplemente demasiado intenso, dijo.
….

Los militares han intentado desarrollar dispositivos de microondas para generar sonidos desagradables o irritantes a lo largo de los años, dijo Foster, pero no hay forma de obtener sonidos lo suficientemente intensos como para dañar físicamente a alguien con presiones sonoras excesivas sin dañarlo físicamente con el calor. Los militares tienen una arma electromagnética llamada Sistema de Negación Activa, que usa ondas de escala milimétrica en pulsos más largos para transmitir calor a los objetivos a distancia. Estas ondas calientan el agua en los tejidos, creando una sensación de ardor, pero el calor penetra solo una fracción de milímetro en la piel y se disipa rápidamente cuando el objetivo escapa del haz. El sistema fue utilizado brevemente por los militares de los EE. UU. En Afganistán en 2010, pero resultó difícil de manejar para el combate.

..
Nuestra validación es que la posibilidad de microondas es la más plausible, aunque no definitiva. 70 puntos, muy cerca del umbral hacia la certeza (75). Falta todavía un pronunciamiento concluyente y consensual de los científicos.

 


Imagen inicial: Composición sobre foto de la Embajada de EE.UU. en La Habana, Cuba.

Artículos Relacionados

Artículos Recientes


¿Tiene información sobre esta noticia?

13 + 11 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.