fbpx
¿El oro del videojuego World of Warcraft vale 7 veces más que el bolívar fuerte venezolano?

¿El oro del videojuego World of Warcraft vale 7 veces más que el bolívar fuerte venezolano?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

Sí, si se calcula a la tasa oficial. Pero cuando se hace la equivalencia a la tasa del mercado libre la diferencia pasa de 7 BsF por una pieza de oro virtual a ¡68 BsF por pieza!

Distorsiones del país con la mayor inflación del mundo que no son juego.

(Mayo 12, 2018). En Agosto 1, 2017 Fortune publicó una curiosa cotización, que va de un mundo de fantasía a una realidad distópica. Se trata de piezas de oro falso de un juego de video, World of Warcraft (WoW), que se cotizaba entonces a dos piezas de “oro WoW”  por un bolívar de entonces (a tasa del mercado libre o paralelo).

Luego, el pasado Mayo 7, 2018 actualizó su tabla de intercambio oro-Wow-BsF a 7 veces más. Es decir, en 7 meses se necesitaban 350% más bolívares para comprar una pieza de oro-WoW.

Vale decir que el oro-Wow se adquiere como recompensa a ciertas misiones en WoW o simplemente comprándolos en dólares u otras monedas fuertes (el BsF ni por asomo, pero se hace la equivalencia cambiándolos por US$ y luego comprándo el oro). Con el oro en su posesión los jugadores de WoW pueden adquirir objetos o extender el tiempo de juego.

Con una sencilla matemática, pues, llegamos a la equivalencia mencionada. En Fortune compararon la equivalencia BsF-US$ y se contrastaron con la cotización del momento de los “tokens” de oro-WoW en US$. Esto dio que “el oro virtual de World of Warcraft valdría 6,8 veces más que el bolívar.” Eso a la tasa DICOM, un cambio oficial muy difícil de lograr y al cual está exento la mayoría de los venezolanos.

Pero si la equivalencia se hace con el “dólar libre”, por ejemplo, el de Dolar Today (usado por Fortune para el cálculo) el precio de una pieza de oro-WoW salta de 7 a ¡636.771 BsF por US$ para el momento del cálculo! Según ese salto se puede concluir que el oro-WoW vale en el mercado negro ¡62 veces más que el depauperado bolívar!

Son distorsiones del país con la mayor inflación del mundo que no son juego.


 

Un video de referencia, hecho por un jugador, sobre formas diversas de lograr las preciadas piezas de oro (por supuesto sin pagarlas a dólares comprados con bolívares fuertes).

¿Tiene información sobre esta noticia?

15 + 7 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

¿Es el chocolate la droga de la felicidad?

¿Es el chocolate la droga de la felicidad?

MENÚ: INICIO — MAPA — CONTACTO

María Magdalena Ziegler

(Mayo 12, 2018). Sí, en cierto sentido. Aunque no es una droga ni produce exactamente felicidad.

La filosofía de Forrest Gump es, sin duda, una muy dulce: “La vida es como una caja de chocolates. Nunca sabes que te va a tocar.” Y es que sin importar qué toque, sabemos que será siempre chocolate. Eso hace feliz a cualquiera, ni que decirlo. El chocolate es capaz hasta de resucitar a Audrey Hepburn para promocionarle en un comercial. Si eso no es felicidad, ¿entonces qué lo es?

El chocolate es uno de los alimentos que más historias y mitos ha generado. Su sabor característico y su capacidad de combinarse maravillosamente con otros le hacen un ingrediente excepcional. Es deseado por chefs y comensales en todo el mundo, pero ¿es realmente un detonante de la felicidad?

Comencemos por lo básico. El chocolate está compuesto por sustancias como la teobromina, la cafeína, la feniletilamina y anandamina, además de flavonoles, lípidos, proteínas, fósforo, calcio y vitamina B1. Con toda esa carga química, el chocolate actúa sobre la hormona cortisol, reduciendo la presión sanguínea y, consecuentemente, bajando los niveles de estrés.

El mejor tipo de chocolate para provocar estos efectos es el chocolate negro. Así lo ha determinado un estudio en la Universidad Tecnológica de Swinburne, en Australia. Después de someter a un grupo de individuos al consumo diario (por 30 días) de chocolate, aquellos que consumieron chocolate negro se mostraron más relajados y satisfechos que los demás.

Aunque este estudio provee evidencias científicas de cómo el chocolate posee propiedades que aminoran los síntomas de la ansiedad y la depresión. De allí a afirmar que se trata de la droga de la felicidad hay un gran trecho.

Sin embargo, sentir ese antojo súbito por un trozo de chocolate es muy común. Si el chocolate nos relaja, pues entonces es lógico que se nos antoje. Debemos agregar que entre los componentes de este alimento originario de América resalta la feniletilamina. Ésta desencadena una reacción química en nuestro organismo que se asemeja mucho a aquella que se desata cuando estamos enamorados.

En esa reacción química se liberan endorfinas que hacen que nuestro cuerpo se sienta bien, alegre y, sí, por qué no, feliz. Claro que, esto también está relacionado con la pureza del chocolate. Es decir, mientras más puro (o más negro), más efectivo será en provocar estas reacciones de felicidad.

Cuando la feniletilamina del chocolate inunda el cerebro nos llenamos de felicidad casi literalmente. Transmisores como la dopamina o la serotonina hacen el trabajo del chocolate mucho más eficiente. Así pues, cuando sufrimos del llamado “mal de amores”, el chocolate y su rica carga de feniletilamina se convierte en el alimento predilecto para devolvernos la sonrisa.

Aunque se habla del chocolate como una “droga” por sus efectos aparentemente adictivos, debemos dejar claro que no lo es. Nuestra adicción al chocolate es meramente psicológica y no fisiológica como sucede con el tabaco, la mariguana o la cocaína. Se puede sufrir emocionalmente por no consumir chocolate, pero no se pasa por un síndrome de abstinencia físico.

El chocolate no emula una experiencia de drogadicción. Sin embargo, sí es cierto que existen algunos químicos que el chocolate comparte con algunas drogas. Con el vino, por ejemplo, comparte la presencia de algunos neuroactivadores alcaloides; con el cannabis comparte la presencia de anandamidas, conocidas como las moléculas de la felicidad; mientras que con el opio comparte la presencia de encefalinas que ayudan a reducir el dolor y producir placer.

No obstante, los efectos del chocolate en nuestro cuerpo son puramente sensuales. Es por ello que sentimos esa sensación placentera al comerlo. Más aún, como ayuda a liberar las mismas endorfinas que nuestro cerebro produce cuando tenemos sexo, las sensaciones al comer chocolate pueden ser extraordinarias. De esta manera, aunque el chocolate no transforma nuestro entorno para crear felicidad, si nos hace sentir como si realmente fuéramos felices por un breve instante.

 


Imágenes de Pixabay.com.

¿Tiene información sobre esta noticia?

4 + 13 =

(Puede ser anónimo)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.

Intención de votos para Presidenciales 2018: 38% según Promedio de VerifiKado

Intención de votos para Presidenciales 2018: 38% según Promedio de VerifiKado

Un promedio de resultados de encuestas hechas entre Enero 7 y Mayo 2 arroja una de intención de voto de 36% a la fecha. El promedio de esa intención en encuestadoras oficialistas ronda 62%. El 36% de las independientes significa que solo un tercio de los votantes manifiestan su intención de participar en la cita de Mayo 20.

ACTUALIZACIÓN DE MAYO 19, 2018: Nuestro promedio de encuestas cambia por la incorporación de los resultados de Venebarómetro. Su medición de intención de voto para Mayo 19 fue de 59%. Esto deja el Promedio de Verifikado en 40% global, contando partidarios del oficialismo, de la oposición y no afiliados.

 


ACTUALIZACIÓN DE MAYO 12, 2018: Nuestro promedio de encuestas cambia por la siguiente razón: un resultado falso de la encuesta de Datanálisis de Abril 13, sobre una intención de voto de 59% circuló por redes y se tomó erróneamente como referencia, dando un resultado compuesto de 32%. Ese resultado es erróneo porque el dato en cuestión no fue emitido por la encuestadora. En declaraciones de Abril 16, el Presidente de Datanálisis señaló que la intención de voto medida en su encuesta de Abril 13 fue de 30%. A esto se agrega una encuesta de Atlantic Council cuyos resultados se anunciaron en Abril 6: 44,3% de intención de voto. Al corregir esta cifra el Promedio de VerifiKado queda en 36,3% redondeado a 36%. De modo que, según encuestadoras independientes (cuya confiabilidad no avalamos sino meramente su no asociación conocida con organizaciones y movimientos políticos) la intención de voto de 36% escasamente supera el tercio de los votantes. Vale decir que es un promedio simple no ponderado y no predictivo, que muestra el estado actual según las consultas citadas. Nuevos estudios, si los hay, lo harían variar. (¿Por qué no incluimos encuestadoras como Hinterlaces u otras que dan ganador a Nicolás Maduro por amplio margen? Porque todos los estudios independientes revisados señalan que Maduro no tiene más de 20% de intención de voto, de modo que observar a Hinterlace decir que tal intención por Maduro es de 52% nos confirma su tradicional sesgo y asociación con el chavismo. Otra encuestadora, sin tradición histórica en Venezuela, Consultores 30 ubica la intención de voto en 72% y es reseñada casi exclusivamente por medios asociados al chavismo, como Últimas Noticias. Tampoco la incluimos porque, a la luz de las cifras y los indicios, tal intención parece poco menos que imposible.)


ACTUALIZACIÓN DE MAYO 2, 2018: Meganálisis estima que 17,4% de la población votaría en las presidenciales de Mayo 20, 2018:

En un estudio realizado entre el 27 de febrero y el 4 de marzo por Meganálisis se determinó que solo el 17,4% de la población estaría dispuesta a participar en los comicios presidenciales.  El  61,7% no votaría y el 5,8 indicó no estar muy seguro. “La abstención es colosal, pocos están motivados,  se sienten burlados y con mucha rabia”, explicó la encuestadora.

Este resultado hace descender el Promedio de VerifiKado a 32% (redondeado) de intención de voto. Para ello se promediaron el acumulado anterior (de enero 7 a abril 13) y el último resultado de Mayo 2.  (Y así, el 42% para Marzo 29, baja a 32% con esta nueva encuesta.)


ACTUALIZACIÓN DE ABRIL 13, 2018: Datanálisis publicó a principios de este mes resultados estadísticos señalan que:

6 de cada 10 venezolanos (59,2%) está seguro de participar en las presidenciales. Un 31,4% de los entrevistados manifestó estar “muy seguro” de votar en los comicios” y 27,8% dijo estar “seguro“. Otro 16,6% afirmó estar “poco seguro” y 17,1% señaló que no irá a votar.

¿80% de los venezolanos quiere votar en las Presidenciales de 2018?

(Marzo 29, 2018). En principio habría que decir: Depende de a quién se le pregunte. El 80% ha estado en boca de los políticos o activistas pro voto en estas elecciones amenazadas por un espíritu de abstención. Veamos, pues, dónde y cuáles son los números.

¿Dónde está el 80%?

En Febrero 18, en el sitio wed del PSUV (partido oficial chavista) se señalaba que para “Hinterlaces: 66% de los venezolano desean participar en las elecciones presidenciales”. Es la cifra más alta que tiene una fuente, aunque se sabe que Hinterlaces es una agencia cautiva del chavismo y es notable por favorecer con sus números a su cliente. Para VerifiKado tiene muy poca confiabilidad y aún así dista del famoso 80%.

En Marzo 22, señaló El Venezolano News que según el diputado a la Asamblea Nacional (AN), Juan Requesens “más del 80% de los venezolanos quiere expresar su voluntad de voto y salir del gobierno de Nicolás Maduro. Sin embargo no señala la fuente de este porcentaje.

En Marzo 26, según dio cuenta NTN24 que Henri Falcón, candidato presidencial, afirmó que “70% de la población venezolana quiere votar”. Pero tampoco dio fuente de este porcentaje. Esto fue reafirmado por Pedro Pablo Fernández, su jefe de campaña, en entrevista con El Nacional, donde tampoco señala la fuente.

En Marzo 28, Open Democracy reporta que “el economista Francisco Rodríguez opina que (…) los datos que ofrecen varias encuestas de opinión y think-tanks indican que entre el 70 y el 80% de los venezolanos quiere votar.” Pero en este caso el origen de los números también queda en el limbo.

En la misma fecha, Debate de México señaló que: “El equipo de Falcón está convencido de que pueden llegar a motivar a votar en contra de Maduro al “80% de la población” que, en su opinión, se encuentra “desesperada” ante la situación que atraviesa el país, según dijo el coordinador político de esta campaña, Pedro Pablo Fernández.” Hay diferencias entre ambas declaraciones, pero el 80% está allí.

Resultados de encuestas

Enero 7. Reportó El Diario de Las Américas que “según el último estudio de la firma Datincorp, si la elección presidencial de 2018 mantiene las condiciones observadas durante los procesos electores de 2017, solo 56% de los ciudadanos están “totalmente decididos a participar”. Afirmó también que 86,6% de quienes se dicen chavistas están “totalmente decididos” a participar en los comicios presidenciales, pero todos los sondeos creíbles dan el apoyo a Maduro como no mayor de 20%, de modo que está muy lejos de comprender el 80% de los votantes.

Febrero 7. El Nuevo Herald reportó que solo 29% de los encuestados manifestó su intención de votar, según la encuestadora Meganalisis.

Marzo 15. El Diario de Las Américas indicó que “el 41 % de los venezolanos se muestra “muy dispuesto” a sufragar en los comicios presidenciales del próximo 20 de mayo, dijo este jueves el presidente de la firma encuestadora Datanálisis, Luis Vicente León.”

Conclusión

Damos como falsa la cifra de 80% de venezolanos inscritos en el REP que ha manifestado su voluntad de votar en las presidenciales de 2018, por lo menos hasta que aparezca una fuente confiable para ese número. Hasta ahora, ninguna. El porcentaje de los 3 resultados más confiables de encuestas en 2018 arroja 42% de intención de voto, casi la mitad del mítico 80%.

Lo único cercano al 80% es la proporción que adversa al Presidente Nicolás Maduro, pero eso no representa intención de voto sino mera oposición. De modo que el porcentaje de marras parece una fabricación para dar el estructura a un discurso electoral y no un dato científico producto de una consulta popular, según las metodologías de la industria de encuestadoras y medidores de opinión pública.

¿Tiene información sobre esta noticia?

2 + 14 =

(Puede ser confidencial)


NOTA LEGAL. 1. El grado de certeza asignado por VK a una información noticiosa no debe considerarse un dictamen forense, sino una conclusión experta basada en información y documentos públicos de fuentes consideradas confiables. 2. Las fuentes citadas y conectadas por direcciones URL pueden cambiar o desparecer y su comportamiento no está en control de VerifiKado. 3. La información de este análisis puede cambiar por alguna de estas razones: a) Se agrega nueva información verificada o b) Se retira información considerada inexacta o no confiable. 4. En todo caso, la información se entrega “AS IS”, como se presenta al momento de ser consultada. Más sobre nuestro proceso de verificación.